Miercoles, 23 de Octubre del 2019
turismo

Huánuco Arqueológico

CUEVAS DE LAURICOCHA 

Resto arqueológico del Periodo Lítico que se encuentran ubicadas en el distrito de San Miguel de Cauri, cerca de la Laguna de Lauricocha, en la provincia de Lauricocha, dentro del departamento y región de Huánuco; a una altura de 3 900 metros sobre el nivel del mar, aproximadamente, en lo que en tiempos remotos habría sido un valle glacial.

Lauricocha es uno de los más antiguos testimonios de la presencia de grupos de pobladores en América. Está formado por varias cuevas y un asentamiento al aire libre. En éste Augusto Cardich halló en 1959 los más antiguos restos humanos de esta fase. En la cueva de Chaclarragra se puede observar la pintura rupestre donde se muestra a los antiguos huanuqueños cazando guanacos mediante la técnica del chaco (encierro en forma de anillo).

El descubrimiento de Lauricocha es importante, porque es el primer lugar en del país en el que se han encontrado restos humanos de tal datación, esto gracias a que los hombres de Lauricocha practicaban el enterramiento de sus muertos. Respecto a esto, hay quienes creen que esta práctica Lauricocha respondía a un objetivo propiciatorio. Las tumbas encontradas en Lauricocha son tanto de sujetos niños como adultos. Es significativo el modo de enterramiento de los niños por sobre el adulto, los cuales eran muy sencillos, ya que en el caso de los infantes se encontraba presente un ajuar funerario (entre los que se incluían collares), del mismo modo es central la ubicación de enterramiento de los pequeños, ya que se encontraron sus restos debajo de fogones, lo que advertiría alguna posible creencia en poder reanimar sus cuerpos con el calor.

KÓTOSH O TEMPLO DE LAS MANOS CRUZADAS

Perteneciente al período Formativo, el sitio arqueológico tiene más 2000 años de antigüedad y está considerado uno de los primeros vestigios de civilización humana del Perú, y sin duda, uno de los más antiguos de América. Estos se encuentran localizados en el distrito de Huánuco, en la provincia y departamento del mismo nombre, a unos 2,100 metros sobre el nivel del mar.

Kótosh ha pasado por diferentes periodos de construcción, siendo el más antiguo el que presenta una datación de 2000 años antes de nuestra era, y son estructuras que desde la base pertenecen a la Tradición Mito. Esta construcción se caracteriza por representar en sus edificaciones dos elementos, una física presentada en el templo y una abstracta: el fuego sagrado.

A nivel estructural, los templos se encuentran superpuestos y hechos con piedras canteadas que han sido cuidadosamente unidas gracias a la ayuda de argamasa de barro. Su forma es la base cuadrada con vértices redondeados y en general los templos no ocupan un gran espacio, tan solo de 20 m2. Los templos comparten la orientación frontal hacia el sudeste y entre ellos podemos reconocer a: El Templo de los Nichitos, el Templo Blanco y, el más conocido e importante, el Templo de las Manos Cruzadas.

El Templo de los Nichitos se encuentra situado sobre el Templo de Kotosh. Se llama así por la presencia de nichos en su estructura y pertenece al periodo más tardío de las construcciones. Este fue descubierto por un grupo de arqueólogos japoneses y es importante, porque permitió entender los métodos de construcción utilizados por los hombres de este pueblo. La construcción seguía el siguiente patrón: Primero la elaboración de un piso, segundo, la edificación de un fogón con distintos ductos de ventilación, en tercer lugar se terminaron los pisos y los nichos para enlucir finalmente las paredes.

TANTAMAYO Y SUS “RASCACIELOS”

Ubicado en el distrito del mismo nombre, dentro de la provincia de Huamalíes en el departamento de Huánuco, se trata de un sitio arqueológico conformado por una docena de ruinas dispersadas en un área de 50 Km.2, ubicado a 3 400 m.s.n.m. a la margen derecha del río Marañón, Humalíes.

Según las investigaciones de Bertrand Flornoy y otros arqueólogos, el sitio habría sido habitado por la cultura Yarowilca durante los siglos X al XIV. Se cree que la ubicación de estos edificios, así como su tamaño y disposición responderían a un fin defensivo contra los ataques de los hombres selváticos.

Dentro del complejo estudiado por el francés Bertránd Flornoy destacan Jipango, Piruro, Celmín Granero, Rapallán o también llamado Japallán.

El Complejo de Jipango está conformado por un conjunto de castillos de dos y tres niveles ubicados en las faldas del cerro Susupillo. Piruro, otro vestigio de los Yarowilcas. Se caracteriza por presentar en sus construcciones una edificación amurallada con forma de aros. En esta se observa la presencia de torreones también de dos o tres niveles. En la zona llamada Piruro II es significativa la presencia de una edificación de planta circular que alcanza los cinco pisos, donde en el primero destaca un mausoleo destinado a la nobleza del pueblo.

Celmín Granero, un tercer complejo, se encuentra a hora y media. Son construcciones, en específico colcas (depósitos) consecutivas, distanciadas por dos metros entre sí; estas son conocidas por los pobladores como el “trencito de Celmín” y cada colca tienen una altura promedio de dos metros y medio y se encuentran sin techar. Cercano a estos se hallan recintos habitacionales que se aprecian amuralladas.

TÍNYASH

Ubicado dentro del distrito de Pinra, de la provincia de Huacaybamba, en el departamento de Huánuco, el Complejo Arqueológico de Tinyash  se halla asentado en la puna peruana, sobre los 4,100 metros sobre el nivel del mar, en un espacio bastante agreste, donde ocupa un territorio de  casi 20,000 m2.

Se cree que las construcciones de Tinya fueron hechas entre los siglos XI  y XIV de nuestra era, y que posiblemente, tiempo después, fuera uno de los territorios conocidos por los Incas.

Las estructuras que conforman el complejo arqueológico de Tinyash y que se encuentran a gran altura, son: un canal, que se halla conformado por un total de cuatro terrazas que, en la época de apogeo del complejo, sirviera para el transporte del agua hacia la ciudadela.

Al canal, le sigue un torreón central cerca al cual también es posible hallar estructuras funerarias. En el torreón, las investigaciones del sitio han logrado descubrir la presencia de un ídolo conocido como la Estela de Tinyash. Asimismo, se nota, todavía hoy, la presencia de una línea blanca en la parte superior del torreón, que todavía en nuestros días es motivo de estudio.

HUÁNUCO PAMPA 

Localizado en el distrito de La Unión, dentro de la provincia de Dos de Mayo, en el departamento y región de Huánuco, el Sitio Arqueológico de Huánuco Pampa se encuentra ubicado, a una altitud de 1 697 metros sobre el nivel del mar.

El sitio es conocido también con los nombres de Huánuco Marka, Huánuco Viejo y Wanuco Marka. Es un legado incaico tardío –el más importante de la región-, cuya construcción se iniciara en 1460 y se viera interrumpida en 1536 a causa de la invasión hispana en tierras incas y que habría tenido la finalidad de ser un centro administrativo así como un pueblo productor de textiles de fina calidad.

En Huánuco Pampa tenemos la presencia de una Kancha frente a un Ushnu. Según las investigaciones de Morris y Thompson, la presencia de esta dupla tenía una finalidad, y esta era la de respaldar el poder Inca en las provincias dominadas; esta dualidad también hacía de estos lugares, puntos clave donde se realizaban distintas ceremonias y festividades mediante las cuales los incas aseguraban la lealtad y apoyo tributario de los pueblos dominados.

El Ushnu que encontramos en este sitio presenta base rectangular y ocupa un área de 1536 m2 y tiene muros que alcanzan una altura de más de tres metros. En esta podemos observar la presencia de escalinatas que se encuentran direccionadas hacia la parte superior del mismo. Como conectores entre esta construcción y la plaza podemos observar algunas portadas de forma trapezoidal, en la que pueden apreciarse algunos motivos felinos.

A nivel arquitectónico encontramos en Huánuco Pampa la presencia de las llamadas kallancas, que eran recintos grandes destinados a finalidades estatales; también es considerable la presencia de colcas, que eran depósitos en los que se almacenaban alimentos como el maíz y tubérculos, así como algunos bienes. Las colcas encontradas en este Sitio Arqueológico son de dos formas: circulares y rectangulares y Huánuco Pampa comprende al menos 500 de ellas.

COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE ATASH

Declarado Patrimonio Cultural de la Nación, el Complejo arqueológico de Atash, forma parte de los atractivos turísticos con los que cuenta el distrito de Huacar, que se encuentra en la provincia de Ambo, departamento de Huánuco. Se halla a una considerable altura: 3,000 metros sobre el nivel del mar.

Este lugar, que fuera edificado promediando el Intermedio Tardío,  cuenta con una superficie total de entre 10 a 15 hectáreas que se encuentran divididas en dos sectores reconocibles. El primer sector pertenece a las zonas propiamente agrícolas, es decir los espacios destinados a sistemas de andenerías, así como también terrazas agrícolas con canales que permitían la irrigación. Aquellas se encuentran en los cerros próximos al segundo sector de Atash: la zona poblada. La zona agraria  del Complejo Arqueológico de Atash puede ser observada desde la plaza que se encuentra en el espacio urbano de la ciudadela, un lugar también ideal para conseguir la mejor toma fotográfica de los alrededores.  

Esta segunda zona que conforma el complejo arqueológico, se caracteriza por presentar en su espacio un complejo habitacional o residencial, cuyas edificaciones se encuentran hechas con el uso de piedra canteada, aunque no a la perfección, y que se ve necesitada de la utilización de argamasa de barro para conseguir la unión entre las rocas.

Se cree que en esta segunda zona se Atash habría vivido el pueblo que se asentara en el sitio de forma permanente. Entre las edificaciones de esta área, además de las casas de los pobladores, se halla asimismo la presencia de un torreón, así como también estructuras en este, que harían pensar que Atash habría sido una ciudad en la que se albergara un observatorio.









Carros Hyundai