Miercoles, 8 de Diciembre del 2021
turismo


Maestro Iturriaga recibió merecido homenaje

Publicado el 13/02/12

MAESTRO ENRIQUE ITURRIAGA RECIBIÓ MERECIDO HOMENAJE

Un merecido homenaje recibió el maestro Enrique Iturriaga durante el concierto de clausura de la Academia de Verano que se realizó el pasado jueves en el Teatro Luigi Pirandello. Bajo la batuta del maestro mexicano Eduardo García Barrios, la Orquesta Sinfónica Juvenil del MINEDU fue la encargada de interpretar la Sinfonía Junín y Ayacucho, una de las piezas más reconocidas de Iturriaga. Tanto la Academia de Verano como el homenaje fueron posibles gracias al apoyo del Patronato Peruano de la Música.

SOBRE ENRIQUE ITURRIAGA
Enrique Iturriaga (1918) forma parte, como Celso Garrido Lecca, de un importante grupo de compositores peruanos formados bajo la tutela del músico de origen alemán Rodolfo Holzmann. En los años cincuenta animó junto a ellos un movimiento de renovación en el que destacaban las incorporaciones vanguardistas. Para entonces, ya había sido reconocido con el Premio Nacional Dunker Lavalle (1947) gracias a su obra para voz y orquesta Canción y muerte de Rolando, inspirada en el conocido poema de Jorge Eduardo Eielson. Iturriaga volvió a ganar dicho certamen en 1971 con su Homenaje a Stravinsky para orquesta y cajón solista.
En 1952, después de haber estudiado con Arthur Honegger en París, el compositor inició su larga carrera de docente y divulgador. Dirigió el Conservatorio Nacional de Música entre 1973 y 1976 y enseñó en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, de la cual es profesor emérito, hasta 1987. A su vez, se encargó de la sección de crítica musical del diario El Comercio entre 1953 y 1960. Su trabajo de divulgación se amplió con la publicación de los libros La música en el Perú (en coautoría) y Método de composición melódica, a los cuales hay que agregar sus ensayos acerca de la obra de Rodolfo Holzmann, Celso Garrido Lecca, Armando Sánchez Málaga y el maestro boliviano Mario Estenssoro.
La obra de Iturriaga, que incluye colaboraciones teatrales, ha sido apreciada en el extranjero. El Festival Latinoamericano en Caracas, presidido por Aaron Copland y Alberto Ginastera, otorgó a su obra Suite para orquesta el premio Juan Landaeta en 1957. Asimismo, en 1965 el Comité para el Tercer Festival Iberoamericano de Washington encargó a Iturriaga una obra sinfónica —Vivencias (cuatro piezas para orquesta)— que fue estrenada por la Orquesta Sinfónica de Buffalo bajo la conducción de Lukas Foss.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *







Carros Hyundai