Lunes, 28 de Septiembre del 2020
turismo


Cura holandés fue suspendido por dedicar misa a su selección de fútbol

Publicado el 16/07/10

La liturgia católica admite una amplia gama de colores, pero no las decoraciones naranja. Tampoco quiere en sus templos objetos profanos como banderines, balones o guirnaldas con la bandera holandesa. Pues bien, Paul Vlaar, un sacerdote del norte de Ámsterdam, decoró de esta guisa su parroquia el pasado domingo, poco antes de la final del Mundial de fútbol ganada por España contra Holanda.

Con casulla naranja, dirigió cánticos y lecturas dedicados al amor al prójimo y animó a la selección nacional a ganar con deportividad. Un deseo este no atendido por los jugadores oranje a tenor de las tarjetas, naranja y roja, que recibieron. Pero el afán futbolero del párroco fue aun más lejos. O tal vez sucumbió a una pequeña tentación. Colocó una pequeña portería junto al altar. En un momento dado, un feligrés se dispuso a lanzar el balón. Para regocijo general, el propio Vlaar ofició, ufano, de portero. La congregación abandonó la iglesia feliz y encantada. El obispado, por el contrario, deplora lo ocurrido y ha suspendido al cura.

Temas:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai