Jueves, 24 de Septiembre del 2020
turismo


40 muertos en doble ataque suicida en barrio comercial en Pakistán

Publicado el 12/03/10

ISLAMABAD.-Un doble atentado suicida y una cadena de explosiones de poca intensidad causaron hoy al menos 40 muertos, la mayoría civiles, y un centenar de heridos en varios puntos de la ciudad oriental paquistaní de Lahore, el último de un año negro en la populosa urbe, cada vez más vulnerable a la violencia terrorista.

Dos suicidas a pie hicieron estallar sus cargas explosivas de unos ocho kilos casi simultáneamente en torno a las 12.45 horas locales (7.45 GMT), poco antes de la oración del viernes, en un céntrico barrio comercial del área militar de la capital de la provincia de Punjab, explicó a Efe una fuente policial.

Las acciones, que fueron reivindicadas por la insurgencia talibán, se registraron a apenas 60 metros de distancia la una de la otra en un área concurrida del conocido como Bazar R. A. de Lahore en la que muchos fieles se dirigían a la mezquita para ofrecer sus rezos.

Una de las explosiones ocurrió cerca del templo, por donde transitaban varios vehículos militares, y la otra frente a una parada de autobús.

“Tenían como objetivo la población civil. Querían causar el mayor impacto posible”, argumentó a Efe un portavoz militar, quien agregó que entre las víctimas hay al menos seis soldados muertos y ocho heridos, mientras que el resto son civiles.

Los heridos, veinte de ellos de gravedad, fueron trasladados a hospitales cercanos, al tiempo que las fuerzas de seguridad acordonaron el lugar.

La zona atacada se encuentra en el acantonamiento militar de Lahore, un área de amplia extensión con un gran número de edificios del Ejército y de otras agencias y cuerpos de seguridad, así como barrios comerciales y residenciales.

Horas después, poco antes de las 21.00 hora local (16.00 GMT), se inició una cadena de cinco explosiones de baja intensidad, que duró más de una hora, cerca de emplazamientos como una comisaría, oficinas de los servicios de rescate o un mercado del barrio de Allama Iqbal, explicó a Efe una fuente policial.

Estas detonaciones, que apenas causaron heridos, crearon momentos de mucha tensión en la ciudad, donde las autoridades hicieron un llamamiento a la población a permanecer en sus casas.

En declaraciones a la prensa, el jefe administrativo de Lahore, Khusro Pervaiz, se apresuró a apuntar hacia una posible implicación de potencias extranjeras en el ataque múltiple, en clara referencia a la vecina India, un extremo que los analistas consideraron poco probable.

En un tono distinto, el primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, condenó el atentado y aseguró que este tipo de actos de “violencia cobarde” no conseguirán “minar el compromiso del pueblo de Pakistán de acabar contra el terrorismo”, según un comunicado oficial.

El Ejército paquistaní ha emprendido varias ofensivas contra la insurgencia talibán en sus bastiones del cinturón tribal fronterizo con Afganistán y otros puntos del conflictivo noroeste, pero los integristas, asentados en todo el país, están llevando la guerra también a los grandes núcleos urbanos.

En el último año, la antaño relativamente tranquila Lahore, considerada capital cultural e intelectual de Pakistán, con más de siete millones de habitantes, ha sido objeto de al menos ocho potentes ataques.

Entre los objetivos de la violencia terrorista ha habido oficinas de los principales servicios secretos militares (ISI) y policiales (FIA) -dos veces, la última el pasado día 8-, academias de cadetes, comisarías, pero también un convoy de la selección de críquet de Sri Lanka o un concurrido mercado.

Además, las acciones no sólo han sido suicidas sino también de estilo “fedayín” (combatientes), con la participación de comandos de insurgentes que luchan hasta completar su misión mueran o sobrevivan, y han incluido en alguna ocasión toma de rehenes.

“Para los insurgentes, atentar en un ciudad tan poblada como Lahore sigue teniendo el mismo impacto mediático y es mucho más fácil que hacerlo en Islamabad, que desde el ataque contra el hotel Marriott (de finales de 2008) se ha blindado y es más inaccesible”, explicó a Efe una fuente de seguridad occidental.

Según esta fuente, Lahore ofrece un sinfín de posibles objetivos, ya que alberga un amplio abanico de instituciones políticas, militares o civiles.

La ciudad está en el corazón de la extensa y poblada provincia del Punjab, en cuyas partes más meridionales los analistas creen que tienen su base numerosos grupos yihadistas que convergen con la insurgencia talibán hasta el punto de que una de las facciones más activas de Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), el movimiento aglutinador de los talibanes, es la sucursal regional punjabí.

Más de 12.000 personas fallecieron en 2009 en sucesos violentos en el país surasiático, una cuarta parte de ellas en atentados terroristas, según un informe del Instituto de Pakistán de Estudios de Paz.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai