Miercoles, 22 de Mayo del 2019
turismo

Areas Naturales en Ica

RESERVA NACIONAL DE PARACAS

Reserva creada el 25 de setiembre de 1975, es la única área natural protegida que comprende territorios y ecosistemas marinos además de los terrestres. Está situada a 250 km al sur de la ciudad de Lima (3 horas), en la provincia de Pisco, y abarca una superficie de 335 000 hectáreas, de las cuales 217 594 son ambientes marinos, y se caracteriza por la gran diversidad de aves, muchas de las cuales son migratorias. La comunidad de aves está compuesta por aves de orilla como son el playero blanco, el playero occidental, el playero semipalmado, el chorlo semipalmado y el flamenco, entre otras. También destacan las aves marinas como el piquero peruano, el guanay, el pelícano, el gaviotín peruano, el zarcillo, el gaviotín rea y el gaviotín elegante. Las islas San Gallán y La Vieja, ubicadas en la Reserva, son los únicos lugares de reproducción, conocidos en el Perú, del potoyunco, ave endémica de la corriente de Humboldt y del pingüino, ambos en peligro de extinción. También es posible ver al cóndor y al gallinazo cabeza roja, en los bordes de los acantilados cercanos a grandes apostaderos de lobos marinos, acechando la carroña de los lobos y otros animales muertos. Entre los mamíferos se puede mencionar a los lobos marinos como el lobo chusco o de un pelo y el lobo fino o de dos pelos, así como el gato marino o chigungo, que se encuentra en peligro de extinción. Y entre los mamíferos terrestres es el zorro costeño que ocasionalmente puede ser visto caminando por el desierto y cerca de las playas. También es posible encontrar murciélagos y algunos mamíferos menores, típicos de lomas, así como algunos reptiles característicos de zonas desérticas como la lagartija y el geko. Algunas tortugas marinas frecuentan las aguas de Paracas, mayormente en las estaciones cálidas y en eventos como El Niño, que es cuando aumentan su rango de distribución. Entre ellas están la tortuga dorso de cuero, la tortuga verde y la tortuga de mar pequeña. La flora en las orillas está representada por plantas halófitas. Asimismo existen ecosistemas de Lomas en Cerro Lechuza, Morro Quemado y San Gallán, en las que se encuentran especies como Oxalis spp., Solanum ferreyrae y Tetragonia pedunculata, entre otras especies típicas de estas formaciones. En el mar también hay una gran diversidad de flora representada por algas, como lechugas de mar, tales como Ulva fasciata y Ulva papenfussii.

La vegetación de la Reserva Nacional de Paracas se encuentra en las zonas más altas (entre los 400 a 600 msnm) como en la Isla Sangayán, en Morro Quemado y en el Cerro Lechuza. A este tipo de formaciones vegetales pertenecen las orquídeas, cactáceas y tillandsias, que sirven de refugio y hábitat a especies de invertebrados, reptiles, aves y pequeños mamíferos. Esta vegetación depende principalmente de la humedad generada por las neblinas, que condiciona su estacionalidad y distribución. En las depresiones salobres de la zona de Pisco y Paracas hay pastos, totora y matorrales, muchos de los cuales son característicos de humedales.

Mención aparte merece la denominada la denominada Catedral, que fue una gran formación rocosa erosionada por el viento y el mar, en cuyo interior se encuentran gatos marinos o chingungos, especie en vías de extinción, así como algunas aves marinas. Considerada Patrimonio de la Humanidad, fue una de las imágenes naturales del Perú más fotografiadas y difundidas. Su estructura se desplomó durante el violento terremoto de magnitud 7.9 Mw del 15 de agosto de 2007 que tuvo como epicentro en el Mar, al oeste de la ciudad de Pisco.2 Los restos de esta figura se encuentran entre las playas Yumaque y Supay.

Pero la Reserva Nacional de Paracas también cuenta con numerosos atractivos arqueológicos, como el Candelabro, ubicado al noroeste de la bahía de Paracas. Es un geoglifo de más de 120 metros de extensión que puede percibirse mejor desde el mar. También se le denomina Tres Cruces o Tridente. El Candelabro es grabado en roca de color crema, pero mayormente tapado con arena. La arena nunca llega a borrar por completo el Candelabro debido a los vientos que siempre están quitando el exceso de arena de los canales. Se cree que el Candelabro de Paracas tiene relación con las líneas y geoglifos de Nazca y de Pampas de Jumana

Museo de Sitio Julio C. Tello

 El Museo de Sitio Julio C. Tello de Paracas es un museo que está situado en el departamento de Ica. Está ubicado en la reserva nacional de Paracas, Ica, muy cerca al mar de Pisco, a 22 kilómetros al sur de la ciudad de Pisco.

El museo alberga 120 piezas entre cerámicas, tejidos y utensilios de la cultura Paracas que abarca desde los períodos iniciales hasta el año 200 d.C..4

Cuenta con una sala con proyección de material audiovisual y una Sala de Exposición

Las piezas del museo fueron recuperadas por Frederic Engel en la década de 1950. El museo fue fundado en 1964. Debido al terremoto ocurrido en el 2007 las piezas de la colección del museo fueron custodiadas por el Museo Regional de Ica Adolfo Bermúdez Jenkins.

Por los severos daños que sufrió estructuralmente el museo este fue demolido, y luego reconstruido a partir del 2012.6 El nuevo museo fue diseñado por los arquitectos Sandra Barclay y Jean Pierre Crousse. 

ÁREA DE CONSERVACIÓN REGIONAL LAGUNA DE HUACACHINA

La área de conservación regional Laguna de Huacachina abarca las dunas de la provincia de Ica, perteneciente al departamento de Ica en el Perú. Forma parte del ecosistema Ecoregión del Desierto del Pacífico y Zona de Vida Desierto Subtropical.

El área es administrada por el Gobierno Regional de Ica. El fin del área protegida es velar por la diversidad biológica, cultural y paisajística así como dar un uso sostenible de los recursos naturales del área.

Fue creado el 6 de junio de 2012 mediante R.M.Nº 141-2012-MINAM como zona reservada. En el 2014 fue convertida en área de conservación regional mediante el decreto supremo N° 008-2014-MINAM. Tiene una extensión de 2,458.25 hectáreas.

RESERVA NACIONAL SAN FERNANDO 

Ubicada en parte de los distritos de Santiago (provincia de Ica), Changuillo, Nazca y Marcona(provincia de Nazca), la Reserva Nacional San Fernando tiene una extensión de 154,716.37 hectáreas. Comprende dos sectores muy diferentes entre sí. En el lado norte se encuentra una zona relativamente accesible, conformada por las desembocaduras de los ríos Ica y Grande, los cuales colorean el gran desierto iqueño con sus bosques ribereños. También se ubican algunas playas de arena donde se forman humedales estacionales cercanos a la Punta Caballas. La parte sur comprende la ensenada de San Fernando, las lomas costeras y los inaccesibles acantilados del cerro Huasipara. Este cerro es el más alto de la costa peruana (1790 m.s.n.m.), el cual es alzado por la placa de Nazca al chocar con la Continental.

La Zona Reservada San Fernando es la única zona de conservación para especies endémicas y típicas del mar peruano. A lo largo de todo el litoral, existen bahías, islas y ensenadas donde aún habita fauna marina en peligro de extinción, debido sobre todo a la sobre explotación de los recursos y la contaminación. Uno de estos lugares es la ensenada de San Fernando, a 470 km al sur de Lima, en el distrito de Marcona, departamento de Ica.

En la península de San Fernando convergen tres clases de ecosistemas: el mar, el desierto y las lomas. Por lo tanto, es una zona donde se han formado cadenas de alimentación entre la biodiversidad de especies que pertenecen a cada uno de estos ecosistemas. Por ejemplo, en la temporada cuando las hembras de lobo marino chusco (Otaria byronia) y fino (Arctocephalus australis) alumbran, se observan cóndores (Vultur gryphus) sobrevolando la península para alimentarse de las placentas que avistan. La especie Arctocephalus australisestá considerada como especie en vía de extinción y las especies Otaria byronia y Vultur gryphus están consideradas como especies en situación vulnerable (INRENA, D.S. No 013-99-AG, 1999); sin embargo, en San Fernando aún habitan dentro de un sistema de vida que logra mantener su equilibrio.

Entre los acantilados y riscos se encuentran anidando las inmensas bandadas de aves endémicas, residentes comunes y migratorias. Por ejemplo, chuitas (Phalacrocorax gaimardi), guanayes (Phalacrocorax bougainvillea), pelícanos (Pelecanus thagus), gallinazos de cabeza roja (Cathartes aura), zarcillos (Larosterna inca) y marisqueros (Cinclodes taczanowskii). Los lobos marinos y el pingüino de Humboldt (Spheniscus humboldti), propio sólo del litoral peruano por la Corriente de Humboldt, viven en las islas y playas de la zona. Este último también está considerado como una especie próxima a desaparecer

RESERVA NACIONAL SISTEMA DE ISLAS, ISLOTES Y PUNTAS GUANERAS


El área de la Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras es un área protegida del estado peruano que comprende 22 islas, islotes y grupos de islas además de 11 puntas a lo largo de la costa peruana desde Piura hasta Tacna. Tiene una extensión de 140.883,47 ha.

La idea de su formación es para proteger las poblaciones de aves, y demás especies marinas, y promover el manejo sostenible de los recursos naturales (guano, peces e invertebrados marinos), y la investigación científica y educación ambiental. De norte a sur comprende:

  • Isla Lobos de Tierra;
    • Islas Lobos de Afuera;
    • Islas Macabí:
    • Islas Guañape;
    • Islas Chao;
    • Islote Corcovado;
    • Isla Santa;
    • Punta Culebras;
    • Punta La Litera;
    • Punta Colorado;
    • Islote Don Martín;
    • Punta Salinas, Isla Huampanú e Isla Mazorca;
    • Islotes Grupo de Pescadores;
    • Islas Cavinzas e Islotes Palominos;
    • Islas Pachacámac;
    • Isla Asia;
    • Islas Chincha;
    • Islas Ballestas;
    • Punta Lomitas;
    • Punta San Juan;
    • Punta Lomas;
    • Punta Atico;
    • Punta La Chira;
    • Punta Hornillos;
    • Punta Coles.