Jueves, 20 de Julio del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Sampaoli es candidato de fuerza para dirigir al Barcelona

Publicado el 02/03/17

La decisión del técnico del Barcelona, Luis Enrique, de no seguir la próxima temporada, aunque esperada, sorprendió por el momento de su anuncio justo en el día que tomó el liderato de la Liga y abre las especulaciones sobre su sucesor.

“Adiós de líder”, tituló este jueves en su primera el diario catalán Sport, mientras su competidor “Mundo Deportivo” optaba por acortar a un simple “Adiós líder”, tras el anuncio del técnico.
“No seré entrenador del Barcelona la próxima temporada. Es una decisión muy difícil para mí, meditada, muy pensada”, anunciaba el miércoles en rueda de prensa, tras golear 6-1 al Sporting de Gijón.
El técnico azulgrana, al igual que hiciera en su momento Pep Guardiola, justificó su decisión de no renovar en junio próximo por la presión y la exigencia que supone estar a los mandos de un equipo como el Barça.
“Necesito descansar”
“El motivo de mi decisión es por la manera que tengo de vivir esta profesión, intensamente y constantemente buscando soluciones. Eso significa pocas horas de descanso. Necesito descansar”, explicó en medio de la sorpresa general.
“Luis Enrique se va como es, fiel a sí mismo, imprevisible e indomable”, escribió este jueves el director de Sport, Ernest Folch.
La sorpresa ha sido más por el momento elegido que por el anuncio en sí, ya que los indicios apuntaban a que el técnico dejaría el equipo al final de temporada, especialmente tras el duro correctivo recibido en la ida de octavos de la Liga de Campeones frente al PSG (4-0), que hace complicado pensar en una remontada en Barcelona.
Para el diario Marca, se trata de una “decisión que rebaja la tensión”, despejando la incógnita de su futuro y tras los supuestos encontronazos con algunas vacas sagradas del vestuario azulgrana.
El capitán Andrés Iniesta y Sergio Busquets habían criticado su apuesta táctica en la debacle ante el PSG y ya en el inicio de su carrera al frente del Barcelona en enero de 2015, unas desavenencias con Leo Messi casi le cuestan el puesto apenas seis meses después de llegar a él.
“Puede que Luis Enrique, desgastado ya y sin la confianza de los futbolistas, haya buscado precisamente eso, que el equipo, sin la presión de su entrenador, se una y saque los títulos adelante”, afirmó Sport.
En sus dos temporadas y media al frente del Barcelona, Luis Enrique ha ganado ocho de diez trofeos posibles, algo que sólo han superado los dos grandes entrenadores azulgranas, Johan Cruyff y Pep Guardiola.
Su sustituto en verano
El técnico azulgrana podría despedirse con dos trofeos más si logra mantenerse líder liguero y gana la final de la Copa del Rey el próximo 27 de mayo en lo que probablemente sería el último partido de Luis Enrique al frente de un Barça, que ahora afronta su sustitución, aunque el presidente Josep Maria Bartomeu pidió tranquilidad.
“Con tranquilidad, normalidad, se trabajará con toda la discreción, a partir del 30 de junio ya anunciaremos quien será. Intentaremos el 1 de julio anunciar su sucesor. Ahora toca centrarnos en los títulos que tenemos en juego”, dijo Bartomeu.
Sin embargo, varios nombres han empezado a saltar ya a la palestra yendo desde el actual segundo de Luis Enrique, Juan Carlos Unzué, hasta el técnico argentino del Sevilla Jorge Sampaoli o el entrenador del Athletic de Bilbao, Ernesto Valverde, que parecen ser las principales opciones.
Valverde ha jugado en el Barcelona y conoce la filosofía del club, mientras que Sampaoli está sorprendiendo en su primera temporada en Europa con el Sevilla, al que tiene tercero en la Liga y a un paso de los cuartos de final de la Liga de Campeones.
Su estilo valiente y partidario acérrimo de la posesión de la pelota casan también con el estilo de toque azulgrana y Sampaoli no esconde que le gustaría dirigir a Messi.