Lunes, 22 de Mayo del 2017


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Mánchester City – Mónaco, dos nuevos ricos con modelos diferentes

Publicado el 20/02/17

El opulento Mánchester City se enfrenta este martes, en la ida los octavos de final de la Champions League, al acaudalado Mónaco. Si bien se trata de dos clubes ricos, ambos se sustentan en modelos económicos diferentes. Una diferencia que, a priori y dada la calidad técnica de los ingleses, también se da sobre el césped.

Desde que el jeque Mansour bin Zayed Al-Nahyan adquiriese el club en 2008, el City ha apostado por una proyección internacional y la compra de jugadores estrella.
Además, el club citizen supervisa las actividades del New York City, el Melbourne City y, en parte, del Yokohama F-Marinos. “El rol que cumplen estos equipos con respecto al City es de ‘reservas de jugadores’, pero sin ninguna relación con lo que el club de Mánchester ha construido en los últimos años”, apunta Rob Wilson, especialista en economía del fútbol en la universidad de Sheffield Halla.
“Eso les permite intercambiar jugadores de los diferentes centros de formación (…) Es como una multinacional bajo la dirección de una empresa matriz. Se trata de extender la ‘marca City’ atrayendo a patrocinadores internacionales”, apunta.
El dinero del jeque Mansour ha convertido al club de Mánchester en el sexto más rico del planeta, según los datos de la consultora Deloitte, y a la ‘marca City’ en la cuarta en términos de valoración según la firma Brand International.
Mónaco 
Por su parte el Mónaco protagonizó una completa transformación desde su vuelta a la primera división francesa en mayo 2013. Entonces el multimillonario ruso Dmitry Rybolovlev, al frente del club, tiró la casa por la ventana y se trajo a los colombianos Radamel Falcao (60 millones de euros) y James Rodríguez (45), al portugués João Moutinho (25), Geoffrey Kondogbia (20), Anthony Martial (5), Jérémy Toulalan (7), Isimat-Mirin (4).
Gracias a este dispendio, Rybolovlev consiguió su objetivo: devolver al club del Principado a la Copa de Europa.
Los fastos, sin embargo, le valieron al Mónaco una sanción del organismo ‘Fair Play Financiero’ (FPF) por lo que tuvo que desprenderse de algunos de sus futbolistas para equilibrar las cuentas. De ahí la venta de James Rodríguez al Madrid por 85 millones, que supuso un récord de ingresos para el equipo francés.
En ese escenario, el entrenador Leonardo Jardim aceptó, en junio de 2014, la nueva filosofía del club: promover nuevos talentos en el escaparate de la Champions para venderlos a buen precio.
Tras unos cuartos de final en la Copa de Europa de 2014/15, el equipo vendió a sus principales estrellas sacando, de cada venta, importantes beneficios sobre el precio al que las adquirieron.
Con la venta de Kondogbia (Inter Milan) obtuvieron una diferencia positiva de 20 millones; con la de Martial (Mánchester United), 55; con Layvin Kurzawa (PSG), 25; y con Aymen Abdennour (Valencia), 15.
Después de toda esta inversión, ambos equipos buscan perdurar en el tiempo como clubes ganadores e influyentes en la escena continental.
La mejor forma de hacerlo, según Rob Wilson, es formando jugadores. “No hay ninguna duda que formar es la manera más rentable de hacer funcionar un equipo. El Mónaco adoptó ese modela rápidamente. El City lo está haciendo pero más despacio”.
En esa parcela, el Mónaco cuenta con gran experiencia, pues se prodigó en el pasado moldeando estrellas de la talla de Thuram, Petit, Henry o Trezeguet, entre otros.
E incluso ahora, en la actualidad, sigue por la misma senda. De las categorías inferiores del club del Principado vienen jóvenes con gran proyección y talento como Abdou Diallo, Kevin Ndoram, Loic Badiashile y, sobre todo, Kylan Mbappé.
“La principal diferencia entre Mónaco y City son los derechos televisivos, que le permiten a los ingleses seguir invirtiendo en jugadores top”, afirma Rob Wilson.
Esta temporada, de hecho, el Mánchester City gastó 213 millones de euros en fichajes mientras que el Mónaco solo invirtió 47,5.