Martes, 6 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Colombia: Recuperan terreno más grande que Bogotá de manos de las FARC

Publicado el 26/11/16

Bogotá, nov. 26. Las autoridades de Colombia recuperaron un terreno de unas 186.000 hectáreas, más grande que todo el distrito capital de Bogotá y que estaba en manos de la guerrilla FARC, informó este viernes el fiscal general, Néstor Humberto Martínez.

En rueda de prensa, Martínez dijo que su despacho logró esta semana “reintegrar al patrimonio de la nación baldíos equivalentes a 186.336 hectáreas, un territorio más grande que el departamento del Quindío (centro) y que el distrito capital de Bogotá“.
“Estos predios estaban en manos del Bloque Sur del Frente 14 de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)”, primera guerrilla del país que la víspera firmó un acuerdo de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos, precisó el fiscal.
Los terrenos están ubicados en el departamento de Caquetá, en el sur de Colombia, y su valor es “equivalente a 372.000 millones de pesos”, unos 117 millones de dólares, según Martínez.
En la zona las autoridades encontraron la presencia de cultivos ilícitos.
También en Caquetá, las autoridades incautaron dos fincas de 216 hectáreas que, “según evidencias que obran en la Fiscalía”, habrían sido adjudicadas por el Incoder (Instituto Colombiano de Desarrollo Rural) a “personas vinculadas a las FARC”.
El director de la Agencia Nacional de Tierras, Miguel Samper, quien recibió los terrenos recuperados de parte de la Fiscalía, dijo que “con estos baldíos vamos a garantizar que haya un acceso equitativo a la tierra para los campesinos”.
El conflicto armado de más de medio siglo en Colombia, del que han participado guerrillas, paramilitares y agentes estatales,dejando al menos 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados, ha tenido como tema de fondo el acceso a la tierra.
En el acuerdo de paz que negociaron las FARC y el gobierno hay un capítulo dedicado a la reforma rural y, además, el pacto contempla que la guerrilla entregue un inventario de sus bienes para reparar a sus víctimas.