Jueves, 8 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Miembro de la Academia sueca califica a Bob Dylan de “gruñón” y “arrogante”

Publicado el 22/10/16

El escritor sueco Per Wästberg, miembro de la Academia sueca, calificó de «rudo» y «arrogante» a Bob Dylan por no reconocer públicamente el premio Nobel de Literatura con el que ha sido distinguido este año, según publica hoy la televisión pública sueca SVT en su página en internet. «Creo que es justo decir que su reacción hasta el momento ha sido ruda y arrogante», dijo Wätsberg en una entrevista en el programa cultural «Kulturnyheterna», además de considerar de mal gusto la actitud del cantante.

Asimismo, dijo no haberse sorprendido de que Dylan retirara a las pocas horas de su página en internet la frase «Ganador del Premio Nobel de Literatura» que había incluido en una reseña publicada el miércoles para promocionar el libro «The Lyrics: 1961-2012», sobre las letras de sus canciones. «Fue poco sorprendente. Parece ser un hombre muy gruñón y no me pareció para nada sorprendente», afirmó.

La Academia sueca continuará manteniendo un perfil bajo, aseguró Wästberg, quien agregó que la pelota ahora está en el lado de Dylan. «Nos relajaremos y esperaremos. O bien aparecerá, en cuyo caso será bienvenido, o bien no aparecerá, y en ese caso organizaremos cualquier otra cosa para el banquete. En cualquier caso, sigue siendo uno de los premiados», zanjó.

Desde que la Academia sueca anunciara el pasado día 13 que Dylan, de 75 años, era el ganador del premio Nobel de Literatura de este año, ha habido numerosos intentos de contactar con el cantante para comunicarle formalmente la distinción. No obstante, Dylan no ha hecho ningún comentario al respecto a pesar de haber ofrecido un concierto ante miles de seguidores en Las Vegas el mismo día del anuncio.

La Academia sueca comunicó el martes que no dedicará más tiempo ni esfuerzos en dar con el notoriamente esquivo cantante, aunque también dijo que espera que Dylan acuda a la ceremonia de entrega de los premios en Estocolmo, a pesar de no haber respondido a sus llamadas de teléfono