Sábado, 10 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Secta que espera apocalipsis permanece en Chorrillos

Publicado el 26/08/16

Gloria y María del Pilar Quiroz Santana son dos de las cuatro hijas de Antonieta Santana y Francisco Quiroz, conocidos en Santa Leonor desde hace más de 30 años. Para subsistir, la familia dividió su casa en pequeños cuartos para alquilar.

Tras la llegada de Kirian, quien sería de Nepal, las hermanas se fueron aislando y, al cabo de unos días, persuadieron a sus inquilinos para encerrarse en la propiedad. Gloria era ‘María’ y Pilar, ‘Jesús’. Su misión era prepararlos para la otra vida.

Como entre los ocupantes de la casa había niños, hijos de las inquilinas, agentes de la Comisaría de Villa, representantes del Ministerio Público y de la Dirección de Investigación Tutelar–adscrita al Ministerio de la Mujer– ingresaron el miércoles por la fuerza y retiraron a dos hermanas, de 9 y 14 años, Wah Watusi y un bebe de 7 meses. Sus mamás, los Quiroz y otros dos adultos optaron por quedarse.

Fuentes del Programa Integral Nacional para el Bienestar Familiar (Inabif) informaron a El Comercio que el bebe está bien de salud, en un centro de atención privado. Hoy iría a un albergue. Los otros menores fueron entregados a su padre.

“Hablan del fin del mundo, pero parece que solo es el final de ellos”, insisten los vecinos, alarmados porque nadie sale por comida. Detrás de su puerta, donde cuelgan tres medallas de la Virgen, ‘María’ y ‘Jesús’ guardan silencio.

Fuentes del Ministerio de la Mujer evalúan una nueva visita a la casa para verificar el estado de salud de los adultos mayores.

De acuerdo con Migraciones, ningún ciudadano nepalí llamado Kirian ingresó al país recientemente.