Viernes, 9 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

La tartamudez puede aparecer como resultado de una emoción muy intensa

Publicado el 10/08/16

La tartamudez no distingue edad y puede aparecer como resultado de una emoción muy intensa, miedo constante a una situación o persona, un hermano abusivo, un padre demasiado exigente o un profesor duro que inspire miedo, afirmó especialista de EsSalud.

María Elena Santiago, psicóloga del Hospital Rebagliati, mencionó que los dibujos llamados “anime” propician la tartamudez, debido a que hay mucha rapidez en los cuadros y explosiones súbitas.
“También tiene causas neurológicas y puede aparecer como síntoma de otras enfermedades, pero generalmente es de origen emocional y va acompañada de la ansiedad, sudor de manos, dificultad en la respiración, entre otros”, agregó.
Señaló además que la tartamudez es una alteración de la fluidez del habla en la que se altera el ritmo, el discurso no es continuo, además de existir una falta de coordinación del tono muscular que es más común en los hombres que en las mujeres, porque cerebralmente hay un mayor desarrollo de las áreas del lenguaje en el sexo femenino.
Cabe señalar que a los tres años la tartamudez aparece como parte del proceso del lenguaje en algunos niños, pero si persiste hasta los cuatro años se tendría que realizar mayores estudios.
“Existen  dos tipos de tartamudez: la tónica, cuando es más difícil de emitir el discurso, esforzando los músculos y bloqueando el habla y, la tartamudez clónica cuando hay una repetición parcial de las palabras y emisiones rápidas de voz”, explicó la especialista.
Indicó que la tartamudez produce un sentimiento de minusvalía, temor de no ser aceptado en el grupo, ansiedad, a veces le invade el pánico, tristeza e incluso depresión y ser sujeto de bullying.
“Sus compañeros se burlan y colocan sobrenombres, lo cual repercute en el desempeño académico”, añadió.
Santiago recomendó como posibles tratamientos, la relajación muscular, regulación de los ritmos de respiración, el canto, terapia del lenguaje y la psicoterapia, así como también el cambio del contexto social o de las situaciones que producen la tartamudez.
“La mejor actitud del receptor ante la persona que tartamudea es obviar el impacto que produce la dificultad, darle confianza, hacer de cuenta que le entendemos a pesar que a veces esto no sucede. Por ello, es necesaria la empatía y comprender su situación”, finalizó.
(FIN) NDP/LIT