Jueves, 8 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Perú mantiene Fortaleza Fiscal y es un país amigable para las Inversiones, dijo Fitch Ratings

Publicado el 14/07/16

El director de calificación soberana para Latinoamérica de Fitch Ratings, Erich Arispe, resaltó las fortalezas fiscales de Perú y su apertura para los capitales. Destacó, asimismo, el perfil económico de los profesionales que conducirán el país en los próximos cinco años, liderados por el presidente electo Pedro Pablo Kuczynski Godard.

“Valoramos las fortalezas del marco de políticas fiscales de Perú sin analizar mucho los ministros o el presidente del Banco Central de Reserva (Julio Velarde Flores, quien ha sido ratificado en su cargo por Kuczynski), sino un historial basado en una política consistente y creíble, en línea con mantener una inflación baja, una sostenibilidad fiscal y una apertura a la inversión privada como motor de crecimiento. Bajo nuestras expectativas creemos que esto va a continuar, más allá de los nombres y los cambios que pueden haber”, indicó.

Sobre el gabinete económico que acompañará a Kuczynski Godard, Erich Arispe dijo que “todos tienen una reputación importante, al igual que el presidente del Banco Central de Reserva, pero más allá de evaluar su capacidad técnica, que está demostrada ampliamente, estaremos atentos al plan que van a presentar para los próximos años y sus objetivos macroeconómicos. Va a ser importante que el próximo gobierno pueda avivar o reforzar la confianza en la economía para así impulsar la inversión privada, especialmente en sectores competitivos del país”.

“Por un lado está el ambiente macroeconómico que esperamos se mantenga, y por otro lado está saber cuánto puede Perú avanzar en reducir los cuellos de botella para dar ambiente a las inversiones. Esos dos puntos serán la clave más allá de los nombres. Otro tema a tomar en cuenta es que el actual gobierno adoptó una serie de medidas para reducir los llamados ‘cuellos de botella’ y luchar contra la tramitología. Entonces, es necesario que la próxima administración siga por esa senda, para facilitar la inversión y con ello apuntar a un crecimiento más elevado, en un ambiente post ‘boom’ de las materias primas”, agregó.

“Las políticas fiscales aplicadas en los últimos años y que seguirán, según el Marco Macroeconómico Multianual de abril último, hacen que las finanzas públicas sean una de las principales fortalezas de Perú, pues presenta una carga de deuda baja y activos financieros de los que destacan depósitos y el Fondo de Estabilización Fiscal (FEF), lo que le da aún una capacidad para aplicar una política contracíclica. Además, su deuda es más baja que las que presentan países de la región con similar calificación”, expresó el representante de la calificadora Fitch Ratings.

“Estamos esperando la propuesta de política fiscal de este gobierno. Tenemos entendido que hay una intención del futuro gobierno de aplicar otro estímulo fiscal en los próximos años (reducción del IGV). Tendríamos que analizar los impactos del estímulo en los niveles de déficit, de deuda y en los activos. Reitero que Perú tiene espacio para hacer política contracíclica, pero hay que tomar en cuenta que ya la viene aplicando desde el 2014 y el tema ahí es determinar si es que después de más de dos años de política contracíclica se debe seguir implementando”, comentó Arispe.

Dijo que Fitch Ratings tiene para Perú una calificación de BBB+, con perspectiva estable. “Para una recalificación, esperamos una mejora en los indicadores de finanzas externas y fiscales, dado el contexto internacional y las posibilidades de Perú del lado de las inversiones. Otro factor a mejorar es la fortaleza institucional, porque justamente uno de los problemas que enfrentó el gobierno de Humala al momento de implementar su política fiscal fue el tema de la ejecución de inversión pública, porque los niveles subnacionales no tuvieron la capacidad para aplicar el programa de inversión del Gobierno”.

Finalmente, Erich Arispe precisó que si hay un fortalecimiento institucional que permita implementar las políticas de gobierno de forma más efectiva y mejorar los indicadores sociales a través de una mayor presencia del Estado, “podría elevarse la inversión y con ello los recursos fiscales”.