Sábado, 3 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Sabiduría budista para la vida diaria

Publicado el 09/05/16

 Conferencia para conocer las enseñanzas de esta antigua filosofía y sus usos prácticos en la vida diaria 

Día: Jueves 12 de mayo
Hora: 8:00 p.m.
Lugar: Auditorio Nueva Acrópolis/ Av. Javier Prado Este 465, San Isidro (costado de la clínica Javier Prado)

Organiza: Organización Internacional Nueva Acrópolis Perú

INGRESO LIBRE

Una de las corrientes filosóficas que ofrece muchas enseñanzas para vivir mejor es el budismo. Nacida en Oriente, en el actual Nepal, sus preceptos se han mantenido vigentes los últimos 2 mil años y se ha ido extendiendo por todo el mundo por la utilidad de sus enseñanzas sobre el manejo de la mente, sus explicaciones sobre el dolor, sus reflexiones sobre la verdadera felicidad y la serenidad interior.

Buda es una palabra de antigua lengua sánscrita que significa “el iluminado”. Con este término se calificó al príncipe Shidarta Gautama (Kapilavastu – India, 563 a.C.), fundador del budismo, quien tras largas reflexiones y una vida enfocada en la búsqueda de respuestas profundas sobre la existencia, se dice que alcanzó un estado de perfecta sabiduría. A este estado se le denomina “Iluminación” y es la esencia de la enseñanza budista. Las enseñanzas del budismo pretenden ayudar al ser humano, hombre o mujer, a llegar a su propio potencial de sabiduría.

Las principales enseñanzas del Buda fueron recopiladas en el Dhammaphada o Senda de la Ley. Estas son algunas de ellas:

(Capítulo “Versos gemelos”)

  1. Las circunstancias en las que nos encontramos tiene su origen en la mente: quedan fundadas en la mente, son forjadas por ella. Si uno habla o actúa con un pensamiento impuro, entonces el sufrimiento le sigue de la misma manera que la rueda sigue la pezuña del buey…
  2. Las circunstancias en las que nos encontramos tiene su origen en la mente: quedan fundadas en la mente, son forjadas por ella.
    Si uno habla o actúa con un pensamiento puro, entonces la felicidad le sigue como una sombra que jamás le abandona.
  1. “Me maltrató, me golpeó, me derrotó, me robó”. El odio de aquellos que almacenan tales pensamientos jamás se extingue.
  1. “Me maltrató, me golpeó, me derrotó, me robó”. Quienes no albergan tales pensamientos se liberan del odio.
  1. El odio nunca se extingue por el odio en este mundo; solamente se apaga a traves del amor. Tal es una antigua ley eterna.
  2. Así como la lluvia penetra en una casa mal techada, la avidez penetra en una mente no desarrollada.
  3. Así como el agua no penetra en una casa bien techada, la avidez no penetra en una mente bien desarrollada.

Para conversar sobre la aplicación de esta y otras enseñanzas para beneficiar la vida diaria, Nueva Acrópolis invita a esta conferencia de ingreso libre.