Lunes, 5 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

En Zaña veneraron imagen de San Isidro Labrador

Publicado el 16/05/16

Zaña (Brennan Barboza Bravo).- Con la quema de 21 camaretazos, repique de campanas y dianas entonadas por la banda de músicos “Diego Ferré”, de Reque, el domingo 15 de mayo, a las 6:00 de mañana, en la histórica ciudad de Zaña se anunció la aurora del solemne día central de la feria patronal en honor a San Isidro Labrador.

El programa continuó tres horas más tarde con el izamiento del pabellón nacional, que se realizó en la plaza de armas y, una hora después, los agricultores trasladaron a la sagrada imagen de San Isidro Labrador, desde su poza hasta la Iglesia Matriz, donde el párroco de Zaña, David Farfán Guerrero,  ofició la solemne misa de fiesta, que contó con la presencia del alcalde distrital, Marco Hernández Briones.

Al mediodía, los hombres y mujeres del campo trasladaron a la milagrosa imagen de San Isidro Labrador, de la Iglesia matriz a su poza; donde, luego de recibir el homenaje artístico de la asociación Sañap, le rindieron culto y pidieron la mediación del santo ante Dios para obtener milagros y, sobre todo, para que haga posible la precipitación de lluvias en la zona, necesarias para asegurar sus cultivos agrícolas.

Tras la retreta musical, que ofreció la banda de músicos “Diego Ferré”, a las 4:00 de la tarde, miembros del comité de fiesta y demás devotos arreglaron el anda de San Isidro Labrador, quien fuera canonizado el 12 de marzo de 1622 por el papa Gregorio XV y declarado por el papa Juan XXIII como santo patrón de los Agricultores.

Luego, caballos peruanos de paso del criadero equino de Manuel Apaéstegui Latas, ofrecieron una exhibición en la alameda “Santo Toribio de Mogrovejo”, la misma que mereció el reconocimiento y aplausos de los asistentes al espectáculo.

A las 8:30 de la noche, fieles católicos zañeros, así como de otros lugares, llevaron en procesión a la imagen de San Isidro Labrador por las principales calles de la denominada “Ciudad de manjares” y  reconocida por el Ministerio de Cultura como “Repositorio Vivo de la Memoria Colectiva”.

Durante el recorrido de la tradicional procesión se hicieron algunas paradas, durante las cuales los devotos ofrecieron su homenaje al patrón espiritual de los agricultores y también se leyeron algunos pasajes de la Biblia y entonaron canciones religiosas.

Inmediatamente después del arribo de la imagen de San Isidro Labrador, a su poza, se procedió a quemar vistosos fuegos artificiales de diez cuerpos y, enseguida, la escultura del patrón de los agricultores fue llevada a la Iglesia Matriz. Luego, los padrinos procedieron a bajar el quinto, repartiendo las ofrendas frutales entre la feligresía.