Sábado, 10 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

¿Conoces todos los rincones del Gran Teatro Nacional?: Explóralo ahora

Publicado el 23/02/16

Lima, feb. 23. El Gran Teatro Nacional es un bocado para las artes escénicas: tiene la tecnología acústica más desarrollada de estos espacios en América Latina. Este mes se inició el programa de visitas para el público en general.

– Foyer: la antesala a un mundo nuevo –
Al otro lado de los vidrios del Gran Teatro Nacional (GTN), la avenida Javier Prado es rutilante, bullanguera. Mas la tecnología acústica de las láminas translúcidas –separadas ambas por un espacio vacío imperceptible– hace que bocinazos de combis y cousters, gritos de jaladores y bocinas de heladeros, parezcan elementos de una película muda. En el foyer del GTN la vida es bella, como la película de Benigni, como una cantata de Mozart.
– Cada detalle tiene una razón de ser –
El enchapado rojizo es un homenaje a nuestro principal metal, el cobre; la balconada a desniveles que se aprecia se inspiran en los andenes incas. La construcción de este edificio tomó dos años, del 2010 al 2012. Se inauguró con dos espectáculos: uno a cargo de los seis elencos nacionales y un concierto del tenor español Plácido Domingo. El resto es historia.
Ernesto Ballardo es uno de los tres animadores culturales encargados de guiar a los visitantes por las diversas áreas del GTN. Nos dice que los colores tierra del alfombrado del segundo y tercer nivel son un tributo a la cultura Moche y los dibujos representan al spondylus, ubicuo molúsculo de las culturas precolombinas. Los techos de madera de los ambientes incluyen una capa de “lana de vidrio”, material que absorbe el sonido. 
Los visitantes nos familiarizamos con la terminología. La breve “esclusa”, previa a la sala principal, permite sacar el sonido y la luz. Ya acomodados en las butacas, Ernesto explica que la forma de herradura del espacio teatral favorece el viaje del sonido, igual que el “techo de barco”. 
Hay telas (acurolls) y paredes que se mueven, de acuerdo con las características del espectáculo, en busca del mejor ángulo para las reverberaciones, para limpiar los “excedentes” de sonido. Todo privilegia la acústica para el disfrute del espectáculo desde cualquier butaca (estas son distintas de acuerdo con su ubicación, son acolchadas y tienen pequeños agujeros en el espaldar para “matar” el eco).
– Del escenario a una gran sala de cine –
Despliega un ecran. Este escenario ya sirvió por dos años consecutivos para las ceremonias del Festival de Cine de Lima.Todos los ambientes de la sala son de madera amazónico-peruana shihuahuaco. El escenario tiene tres prolongaciones; el más amplio es el proscenio, que sube o se oculta 3.20 metros mediante un ascensor y puede albergar hasta 90 músicos.
 
– Acceso no restringido –
Los visitantes ingresan al área usualmente restringida al público: las salas donde ensayan de lunes a viernes los integrantes de los seis elencos nacionales, digo Orquesta Sinfónica Nacional, Ballet Nacional, Orquesta Nacional Juvenil, Elenco Nacional de Folclore, Coro Nacional y el Coro Nacional de Niños. Detrás del escenario en el backstage, conocen los cuatro camerinos estelares, el enorme patio de descarga y conocen del sistema que maneja 700 luces en escena. 
Los visitantes están satisfechos como Patricia Arias, quien estudia arquitectura, toma sus últimas fotos desde el frontis del GTN; la pareja de enamorados, Víctor y Shelmy, aprovecha para un selfie; las estudiantes de Antropología, Carla, Deysi y Carito, salen comentando, igual que las dos señoras que vienen de San Miguel. Apuramos en despedirnos de Ernesto, otro grupo ya espera.
– Escenario para todos –
El 2 de febrero el Programa Formación de Públicos del GTN inició sus visitas guiadas. Su menú anual incluye otras dos actividades: ensayos abiertos y funciones y conciertos didácticos.
“El programa está enfocado en el público escolar, para que niños y adolescentes de colegios públicos y privados, tengan la oportunidad de venir y tener el interés por consumir las artes escénicas”, explica Melissa Giorgio, coordinadora de este programa del GTN.
Desde 2012 hasta 2015, el GTN recibió a más de 60,000 niños y adolescentes de distintos colegios de Lima.
 El año pasado, recuerda Giorgio, iniciaron un piloto con el público en general, que a partir de este 2016 se abre formalmente.
“Hay un gran interés por conocer las instalaciones y distintos colectivos nos han pedido visitas guiadas, como los colegios de abogados o arquitectos, o universitarios de disciplinas no ligadas a las artes, participan activamente. Nosotros queremos que el público comprenda que el Gran Teatro es un espacio inclusivo, para todos”.
200 personas participan semanalmente de las visitas guiadas y gratuitas por el GTN. Las visitas están a cargo de tres actores/animadores culturales.
Las visitas para el público en general se realizan de martes a viernes y dos sábados al mes, en tres horarios: 14:00, 15:30 y 17:00 horas. Duran alrededor de 45 minutos.
Los colegios interesados en participar de las visitas pueden escribir a publicos.gtn@cultura.gob.pe o llamar al teléfono (01) 715–3663.
Formación de públicos, profesores y directores de colegios pueden asistir a las charlas informativas que ofrece desde este mes el programa. Click aquí para más información.
1,415 butacas es la capacidad máxima del Gran Teatro Nacional.