Viernes, 9 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Marco Arenas y Fernanda Lora pasarán 20 años en prisión por crimen de empresaria

Publicado el 27/01/16

Lima, ene. 27. La Cuarta Sala Penal para Reos en Cárcel sentenció hoy a 20 años de prisión a Marco Arenas Castillo por el asesinato de su madre adoptiva, la empresaria panadera María Rosa Castillo, y a su exenamorada Fernanda Lora Paz, por ser su cómplice en el asesinato de la empresaria panadera.

Además, ambos sentenciados deberán pagar de manera conjunta 200,000 soles por reparación civil. 
La sentencia debe cumplirse en noviembre del año 2033, aunque se presume que si observan buena conducta y se acogen a beneficios penitenciarios podrían recuperar su libertad varios años antes.
Durante la lectura de sentencia en el penal de Lurigancho, que duró más de dos horas, se dijo que ambos jóvenes habían planificado la muerte de la empresaria y que además ayudó a bajar el cuerpo de la víctima del segundo piso donde ocurrió el asesinato y luego a prenderle fuego.
 
Tras conocerse el fallo judicial, Arenas Castillo se declaró conforme con este, pero Lora Paz anunció que lo impugnará. Lo mismo dijo el representante del Ministerio Público por lo que el caso deberá verse en la Corte Suprema en última instancia.
La Fiscalía de la Nación había pedido los 35 años de prisión para Arenas Castillo por el delito de homicidio calificado – parricidio – y Lora paz por complicidad y encubrimiento real.
Pero finalmente, el colegiado B de la Cuarta Sala los sentenció solo por homicidio simple, luego que se determinara que Arenas Castillo no era hijo biológico dela asesinada empresaria sino de Isabel García Bobadilla.
Con ese argumento, la defensa de Arenas castillo logró que su patrocinado no sea juzgado por parricidio.
Hablan los abogados
Mientras Javier Horna, abogado de Arenas Castillo, dijo estar conforme con la decisión judicial pues logró que la sentencia fuera por homicidio simple y no por parricidio, el defensor de Fernanda Lora calificó la sentencia como una “barbarie”.
Humberto Abanto dijo que ya es hora que en el país se siga condenando a la gente sin pruebas y señaló que la Corte Suprema debe tener en cuenta eso.
María Rosa Castillo fue estrangulada en su casa de La Molina el 5 de noviembre del 2013. Su asesino, supuestamente en complicidad con su entonces enamorada Fernanda Lora Paz,  intentó quemar el cuerpo que luego abandonó en Manchay, Pachacámac.
Días después, en un interrogatorio policial, Arenas Castillo confesó el crimen por el cual es denunciado por el Ministerio Público por el delito de parricidio y Lora Paz por complicidad y encubrimiento real.