Martes, 6 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

“Manuel Alzamora, primer pintor social del Perú”

Publicado el 07/01/16

Del 6 al 31 de enero

Galería Juan Pardo Heeren (Jr. Cuzco 446)

Retratista incansable del paisaje, Manuel Alzamora denunció a través de su obra la explotación del campesino, sin dejar de plasmar las fiestas patronales y el rico costumbrismo. La exposición que presenta el ICPNA en la Galería Juan Pardo Heeren da a conocer la obra de un pintor incomprendido y olvidado, a más de cuarenta años de su muerte.

El curador de esta antológica conformada por más de 40 pinturas Jorge Bernuy explica que la obra de este artista se caracteriza por “una pintura estilísticamente unitaria y una pupila ricamente dotada para captar la vivacidad cromática de la visión andina con su aire transparente de esplendor solar, frecuente sobre todo en los paisajes de Arequipa”.

Pero además Alazamora fue más allá de la pintura costumbrista, abordó el tema social de la explotación y abuso del campesino “siempre demostrando un dominio del oficio con juegos delicados de grises, azules y pardos, luminosidades andinas que hacen de la pintura de Alzamora el exponente más logrado de la imagen social de los tipos y costumbres de la sierra” explica Bernuy.

Realizó una obra riquísima en el mayor aislamiento, cargado de problemas sociales y familiares, su obra de protesta social, absolutamente propia, nacida del corazón empezó y terminó en este solo hombre. “Su caso es el de muchos pintores que no vivieron de la venta de sus cuadros, vendió muy poco, sobrevivió en el anonimato de su existencia rifando algunos cuadros al finalizar sus exposiciones en improvisadas salas de municipalidades y centros culturales de provincias como Cuzco, Puno y Arequipa” acota el curador.

La exposición “Manuel Alzamora, primer pintor social del Perú” se podrá visitar hasta el 31 de enero, de martes a domingo de 11 a.m. a 8 p.m. en Jr. Cuzco 446, Lima.

Manuel Alzamora Zamalloa (Canchis, Cuzco 1900 – Arequipa 1972)

Nacido en Cuzco, este pintor fue trasladado a Arequipa  por su familia a los 6 meses de edad. Allí vivió la mayor parte de su infancia y madurez. Realizó estudios secundarios en el Colegio Mercedario de Arequipa compartiendo carpeta con el poeta Alberto Hidalgo. Posteriormente, ingresó a la Universidad Nacional de San Agustín donde cursó dos años de Letras que luego abandonó para seguir su vocación, artística viajando a Chile para dedicarse a la pintura, aunque no se tienen datos sobre sus estudios en alguna academia o escuela de arte de ese país. Podría ser en consecuencia un auténtico autodidacta.

En Chile permaneció seis años y en el último año realizó una exposición que tuvo muy buena acogida por parte del crítico Santa María Cruchaga Silva. En 1925 retornó al Perú y ofreció su primera exposición en Arequipa con cuadros pintados en Chile. En esta ciudad desarrolló el tema social del campesino explotado. La defensa de las causas populares le trajo problemas judiciales y persecuciones. En 1927 partió a Argentina donde realizó una muestra de temática social que fue muy bien recibida por el crítico de arte Ricardo Rojas. En 1928 retornó a Arequipa y exhibió en El Ateneo. En 1931 abrió otra muestra de tema revolucionario por la cual tanto él como los organizadores fueron citados a la prefectura y perseguidos por el delito de “enjuiciamiento de los cuadros en exposición”. En 1932 se inscribió en el Partido Aprista. En 1933 Alzamora es deportado a Chile, en Santiago conocerá a los exiliados político Manuel Seoane y Luis Alberto Sánchez, quien escribió: “Alzamora es el único pintor que ha sabido expresar el sentido y pensar del pueblo”.

Realizó innumerables exposiciones en provincias y fue invitado a participar en la Exposición Internacional de París sobre las Artes y la Técnica en la Vida Moderna, en la cual participó con 5 cuadros. En 1974, Manuel Alzamora, el combativo artista de 75 años, el iniciador de la pintura social en el Perú, dejó de existir después de una grave enfermedad en Arequipa. Tuvo siete hijos y dejó más de 100 cuadros que se encuentran en manos de su hija Leonarda y su nieta Rosemary Zenker.