Viernes, 9 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Muere Jonah Lomu, la primera superestrella del rugby mundial

Publicado el 18/11/15

No era un jugador de rugby. Era un tanque, era un bulldozer, un búfalo mezclado con un bisonte, un camión de mercancías que venía sin frenos cogiendo velocidad desde una larga carretera de Nueva Zelanda. 1.96 metros y 120 kilogramos de músculo en su mejor momento, cuando deslumbró con su país en la Copa del Mundo de 1995 en Sudáfrica, primera superestrella del rugby, el grande, hercúleo, mítico Jonah Lomu ha fallecido a los 40 años de edad.

El ex integrante de los All Blacks que con sus memorables corridas se convirtió en una leyenda del rugby y la primera superestrella mundial de ese deporte, logró trascender el rugby gracias a su carisma.

Lomu, que jugó 63 partidos con los All Blacks y marcó 73 tries, dejó el rugby en el año 2002 después de disputar 73 partidos. La causa de su retiro fue un síndrome nefrótico, una enfermedad renal que le impidió seguir jugando con normalidad.

El enorme wing de Nueva Zelanda dejó una marca imborrable en el mundo del rugby. El mejor momento de su carrera fue entre los mundiales de Sudáfrica 1995 y Gales 1999, en los que demostró su potencial y su capacidad física, cualidad que lo destacó por encima de la media.

Hasta la última Copa del Mundo, donde el sudafricano Bryan Habana igualó su récord, Lomu ostentaba la mayor marca de tries en un mundial. Había convertido 15 try en tan solo dos competencias mundiales.

Lomu pudo seguir en la selección mayor de Nueva Zelanda hasta el 2002. A los 27 años jugó su último encuentro y luego tuvo que abandonar por los problemas renales que padecía.