Lunes, 5 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Europeos y africanos buscan soluciones comunes en cumbre sobre migración

Publicado el 11/11/15

La Valeta, Malta, nov. 11. La UE, desbordada por el flujo de migrantes, va a pedir a África que acepte más retornos de sus migrantes irregulares, a cambio de una mayor ayuda al desarrollo, en una cumbre este miércoles en Malta.

Los Estados miembros de la UE y unos 30 países africanos acordaron abordar conjuntamente en La Valeta las “causas profundas” que impulsan a tantos africanos a dejar sus países.
“Ésta es una cumbre para actuar”, declaró el martes el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ante el parlamento de la pequeña isla mediterránea.
La cumbre se inicia el miércoles por la tarde y se prolonga el jueves. Después habrá una reunión informal solamente entre los dirigentes europeos sobre la incesante crisis migratoria, ante la llegada del invierno boreal.
Los jefes de Estado y gobierno europeos evaluarán entre ellos, en particular, la situación de las negociaciones con Turquía, país al que se pide que frene el flujo de refugiados sirios hacia Grecia.
El miércoles al alba, 14 migrantes, entre ellos siete niños, murieron ahogados frente a las costas occidentales de Turquía al naufragar su embarcación que se dirigía hacia la isla griega de Lesbos.
El mismo día, Eslovenia comenzó a instalar una alambrada de espino en su frontera con Croacia, 24 horas después de haber anunciado que pondría “obstáculos técnicos” para controlar mejor la llegada de migrantes.
– 1,2 millones de entradas ilegales-
“Este año, según las estadísticas más recientes, 1,2 millones de personas entraron ilegalmente en la UE, principalmente por mar”, recordó el martes Tusk.
Esta reunión de La Valeta fue programada en la pasada primavera boreal, después de un dramático naufragio en el que 800 migrantes murieron ahogados en el Mediterráneo central, una “ruta” muy tomada por los migrantes africanos.
Luego, la atención y la tensión se han desplazado a la ruta de los Balcanes, tomada por cada vez más numerosos refugiados sirios, aunque el flujo procedente de África no ha cesado. Y los europeos quieren disuadir a los que no consideran como refugiados, a diferencia de los eritreos.
Éstos son los más numerosos entre los 140,000 migrantes llegados a Italia por mar, pero también hay miles de nigerianos, somalíes, sudaneses y gambianos.
Uno de los puntos más espinosos en La Valeta son los “retornos y readmisiones” en África de los migrantes irregulares, que la UE quiere acelerar.
Los países africanos están molestos por la diferencia de trato a sus ciudadanos con los solicitantes de asilo sirios, y piden a los europeos que no cierren totalmente sus puertas.
La cumbre debería generar un “plan de acción” con proyectos concretos a llevar a cabo antes de fin de 2016, y que supuestamente deben responder a las preocupaciones de ambas partes.
Para incitar a algunos países africanos a “readmitir” migrantes serán propuestas ayudas financieras y logísticas, con planes precisos de reinserción.
Los países africanos piden sobre todo que se desarrollen “canales de migración legal” (de turismo, estudios, trabajo) pero los dirigentes europeos, temerosos de sus opiniones públicas, son muy cautelosos al respecto.
La UE se propone asimismo ayudar al continente ante las migraciones internas, sobre todo a países que acogen a migrantes, como Sudán, Camerún o Etiopía.
“Las migraciones africanas se producen sobre todo en África: la emigración económica hacia Europa es bastante débil” constata un responsable africano, y añade que “el desempleo de los jóvenes es la mayor frustración y la mayor amenaza política y social”.
Un acuerdo específico de la UE con Etiopía será anunciado en La Valeta.
Amnistía Internacional teme precisamente la multiplicación de discretos acuerdos bilaterales en La Valeta. “La UE busca externalizar su problema migratorio” se lamenta ante la AFP Iverna McGowan, responsable de una ONG.
Para financiar las iniciativas que nacerán en Malta, la UE lanzará un fondo fiduciario para África. La Comisión contribuirá con 1,800 millones de euros y exhortó a los Estados miembros a hacer aportes, para duplicar esa suma.