Sábado, 10 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

El Vaticano niega que papa Francisco tenga un tumor benigno en el cerebro

Publicado el 21/10/15

Ciudad del Vaticano, oct. 21. El Vaticano negó tajantemente el miércoles que el papa tenga un pequeño “tumor benigno” en el cerebro que, según un periódico italiano, le descubrieron hace unos meses.

“La difusión de noticias infundadas es gravemente irresponsable y no es digna de atención“, dijo el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi.
Ante un centenar de periodistas, Lombardi volvió a desmentir este miércoles la noticia de que el papa está enfermo y precisó que la “verificó” con el directo interesado.
“He hecho las verificaciones oportunas, inclusive con el Santo Padre, quien goza de buena salud”, aseguró Lombardi.
Según el Quotidiano Nazionale (QN), “una pequeña sombra” fue detectada en un examen médico del papa, efectuado hace siete meses por un especialistas japonés, el profesor Takanori Fukushima, en la clínica San Rossore di Barbaricina, cerca de Pisa (Toscana).
El profesor habría considerado inútil hacer una operación, considerando que el tumor era benigno, según QN.
“Usted no necesita ningún tipo de intervención porque el pequeño tumor se puede curar”, le dijo el especialista según un miembro de la clínica que cita el periódico.
Pese al desmentido del Vaticano, el director del diario Quotidiano Nazionale, Andrea Cangini reafirmó la veracidad de la información.
“El desmentido era esperado y es comprensible. Hemos retenido esa información durante mucho tiempo para efectuar verificaciones. No tenemos ninguna duda de que sea cierta”, dijo Cangini.
“Lo que se aplica a un jefe de Estado o de gobierno también se aplica a un Papa”, aseguró el director del diario.
La divulgación de la noticia en pleno sínodo, cuando más de 400 obispos y cardenales de todo el mundo han sido convocados por el papa para debatir sobre los retos de la familia moderna en el Vaticano, suscitó mucho revuelo y reacciones encontradas ya que para algunos forma parte de una campaña para debilitar la figura del pontífice argentino, empeñado en una serie de reformas.
Francisco, un papa incansable
El papa Francisco, de 78 años, desborda de actividad aunque por momentos muestra señales de fatiga, aunque en contadas ocasiones ha anulado compromisos a último momento.
“Como todos vemos, el papa continúa siempre sin interrupciones su intensa actividad en modo absolutamente normal”, recalca la nota divulgada por Lombardi tras la publicación de la noticia por los diarios regionales “Il Quotidiano Nazionale” y “Il Resto del Carlino”.
Según esos diarios la información proviene de una enfermera del centro salud que lo visitó, quien asegura que pudo acceder a los exámenes que le hicieron en los que se certifica que el paciente Jorge Mario Bergoglio tiene un tumor benigno en el cerebro.
“Ningún médico japonés ha visitado al papa ni ha realizado los exámenes que indica el diario”, precisó Lombardi en el encuentro con la prensa.
La publicación, que ha cambiado al menos dos veces de versión en su página on-line, aseguró primero que el papa viajó de incógnito en helicóptero a Toscana para ser visitado por el experto japonés y asegura que un helicoptero de la clínica trasladó al médico especializado en tumores en el cerebro y aneurismas al Vaticano.
“Las oficinas competentes me acaban de confirmar que ningún helicóptero proveniente del exterior aterrizó en enero en el Vaticano”, precisó Lombardi.
Francisco, durante su viaje en junio de este año a América Latina, donde visitó tres países en ocho días y tomó siete vuelos, nunca se vio cansado o enfermo, algo que sorprendió inclusive a los periodistas que lo acompañaron en le vuelo papal.
En noviembre el pontífice emprende otro viaje agotador para visitar tres países de África, después del realizado en septiembre a Cuba y Estados Unidos, con una agenda cargada.
Desde el inicio de su pontificado, en marzo del 2013, Francisco ha hecho varias referencias sobre su edad y ha reconocido que no tiene mucho tiempo de vida por delante, pero nunca ha mencionado que sufriera una enfermedad.
En su juventud, Francisco sufrió la ablación de una parte del pulmón derecho.