Domingo, 4 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Parto humanizado en Maternidad: tú decides quién te acompaña y en qué posición dar a luz

Publicado el 13/08/15

Lima, ago. 13. A diferencia de seis años atrás, una gestante del Instituto Materno Perinatal (exMaternidad de Lima) puede ahora decidir quién la acompañará en su parto, en qué posición dará a luz y si quiere o no una inyección con analgésico para atenuar el intenso dolor.

Esto es lo que los responsables de dicha institución perteneciente al Ministerio de Salud han denominado “parto humanizado”, cuyo fundamento es la valoración de las emociones de las personas involucradas en ese momento tan importante de la familia.
Pero además, según explica el director del instituto, Enrique Guevara Ríos, el “parto humanizado” permite un mejor pronóstico de salud para la mamá y el recién nacido: en el caso de la madre se evita una posible hemorragia postparto y, en el caso del bebé, una depresión respiratoria (que puede dejar secuelas a nivel cerebral) o una fractura de clavícula.
Diariamente, la exMaternidad de Lima atiende un promedio de 70 partos, de los cuales 50 son vaginales y 20 por cesárea (operación). De los 50 partos vaginales, unos 30 son humanizados porque reúnen las condiciones antes señaladas.
“Este hospital es el único donde se practica un parto con estas características, no tenemos nada que envidiar a una clínica“, dijo orgulloso Guevara al mostrar a la prensa cómo se realiza la atención justamente hoy cuando se celebra el Día del Paciente. Reconoció, sin embargo, que falta avanzar hasta lograr que todas las gestantes tengan el denominado parto humanizado.
“Hace 20 o 30 años, había hasta dos gestantes que daban a luz en una misma cama. Así era la atención, pero todo ha ido mejorando y desde el año 2009 estamos aplicando el concepto de ‘parto humanizado’. Hemos capacitado al personal y todos nos estamos comprometiendo con esto, desde la dirección hacia abajo. Se tiene que cambiar la forma de pensar”, comentó a la agencia Andina.
Cada alumbramiento ocurre ahora en una sala de parto privada, individual, donde hay una camilla que permite varias posiciones (la mujer incluso puede dar a luz en cuclillas), un baño, un sofá para el acompañante, un monitor y hasta música clásica. 
 
Una de las 17 salas de parto tiene incluso jacuzzi y está destinado para las gestantes que prefieren relajarse con agua tibia, antes que con la anestesia.
“El nivel de satisfacción de las madres que dan a luz por parto humanizado es del 95%; antes del 2009 el nivel de insatisfacción era de 80%”, dijo por su parte John Silva, jefe del Servicio del Centro Obstétrico. Otro dato que añadió es que el 40 o 50 por cientos de los partos vaginales son verticales y no horizontales, porque las mujeres se sienten más cómodas así y el alumbramiento es más rápido.
Otro punto a favor de la exMaternidad es la promoción de la lactancia materna. Aquí, a diferencia de una clínica, no se solicita biberón ni leche maternizada o fórmula, porque eso desalienta la lactancia del bebé y puede hasta generar mastitis en las madres, advirtió Silva. “Ni bien nace el bebé, debe producirse el contacto piel a piel con la madre por el tema de la afectividad y debe darse la lactancia porque es el mejor alimento”.
Durante el recorrido por los ambientes, encontramos a dos parejas jóvenes, una que acababa de recibir a sus mellizos y otra que sufría los minutos previos al parto. En la primera, Nancy Cárdenas (22) dijo que la presencia de su esposo Alexander Estrada (27) “le dio fuerzas y se sintió apoyada”. Sus gemelos Valentín e Ivana pesan 1 kilo 700 gramos y 1 kilo 800 gramos respectivamente.
“Ha sido una experiencia inolvidable. Yo le recomendaría a otros hombres que van a ser padres que se animen a acompañar a sus parejas en el parto, en todo el proceso”, dijo Alexander.
En otra sala de parto, Mijail Menacho (21) y Flor Pérez (24) vivían su drama previo al parto y aunque el rostro de Flor no podía sonreír para las cámaras, ésta confesó que la mano de su pareja le daba fuerzas en este difícil momento. A ella todavía le faltaban unas ocho horas de trabajo de parto para alumbrar.
Si bien el 90% de gestantes que acude a este nosocomio están afiliada al Seguro Integral de Salud (SIS), por lo que su atención es gratuita, el precio aquí difiere enormemente de una clínica. Mientras en la exMaternidad el costo total de la atención es entre 600 y 800 soles en promedio, en una clínica fluctúa entre 2 mil y 5 mil soles.
Es por esta razón, indica el doctor Silva, que la demanda de gestantes ha aumentado en 20% en el último año y seguirá aumentando; por eso, “tenemos que prepararnos para seguir manteniendo la calidad a pesar del aumento del número de pacientes”, que actualmente bordean los 20 mil al año.