Martes, 21 de Noviembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Matemático peruano recibe distinción como “Embajador de los aprendizajes”

Publicado el 09/08/13

La Ministra de Educación, Patricia Salas, distingue hoy como “Embajador de los aprendizajes” al Matemático Peruano, Harald Andrés Helfgott, quien resolvió en abril de este año la Conjetura débil de Goldbach, problema de cálculo no resuelto desde hace 271 años.

La ceremonia de reconocimiento se realizará a las 08.30 horas en el auditorio Samuel Gleiser de la Cámara de Comercio de Lima, ubicada en Av. Giuseppe Garibaldi 396 (Ex. Gregorio Escobedo), Jesús María.

Al término de este acto, el destacado científico ofrecerá una conferencia magistral titulada “Comprobación de la Conjetura débil de Goldbach” y responderá preguntas del público.

Posteriormente a la distinción, el Ministerio de Educación lanzará la Olimpiada Nacional de Matemática y tendrá como invitado de honor al matemático peruano, cuya pasión por los números nació en su casa.

Su padre, quien escribió libros de análisis y geometría, y su madre, quien era estadística, alentaron ese interés. A los doce años, Harald Helfgott frecuentaba las universidades Nacional Mayor de San Marcos y La Católica para aumentar sus conocimientos.

Vivió en el Perú hasta los 16 años, pero vuelve periódicamente a Lima y cuando lo hace da charlas o dicta cursos en el Instituto de Matemáticas y Ciencias Afines (IMCA) y la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Para Helfgott, quien nació en Lima en 1977 y trabaja actualmente en el prestigioso Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia, en el Perú existe talento y tradición matemática.

“El Perú es uno de los primeros países en que se impartió la enseñanza de esta ciencia. Si bien nos hemos retrasado en los últimos años, no hay nada que un buen sistema aproveche bien este talento”, dijo el autor del trabajo que resolvió “La conjetura débil de Goldbach”.

Christian Goldbach fue un historiador, hombre de leyes y matemático de Prusia (1690-1764) y planteó su conjetura en el año 1742.

Foto: Javier Espichán.