Miercoles, 17 de Octubre del 2018
turismo


¿Por qué temerles a las Centrales de Riesgo?

Publicado el 04/04/13

En la mayoría de personas, existe un equivocado temor cuando se refieren a estar dentro de una Central de Riesgos. Lo cierto es que, desde el momento que tenemos acceso a una tarjeta de crédito o débito, o se obtiene un préstamo en una entidad financiera figuramos en la base de datos de una Central de Riesgos o de la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS).

¿Es legítimo repeler la idea de estar en una Central de Riesgo? Según, Yanina Cáceres, Directora de Negocios de de Sentinel, este pensamiento erróneo genera confusión en las personas, pues una Central de Riesgos es una entidad especializada en almacenar datos del comportamiento comercial y financiero de las personas, registrándose no sólo las situaciones de incumplimiento sino también el récord de quienes atienden sus obligaciones financieras oportunamente.

“La información que manejamos en Sentinel y que se tiene en cualquier otra Central de Riesgos es una suerte de radiografía de cómo las personas naturales y las empresas cumplen o no con sus compromisos dentro del sector financiero y otros. Los datos son actualizados mensualmente por las entidades reguladas y no reguladas, con información de cada uno de sus clientes”, anotó.

Yanina Cáceres explicó que tener información crediticia ayuda a conocer cómo se comporta un cliente con sus pagos y puede predecir como será en el futuro con sus obligaciones.

Por ello, las personas deben centrar su preocupación en mantener un récord normal, cumplir con sus pagos, para tener un buen perfil, a fin de ser consideras para acceder a muchos beneficios de productos y servicios, por ejemplo, obtener un préstamo para la compra de una casa, estudios, otros.

De igual modo, existen cada vez más organizaciones que revisan esta base de datos para contratar a un nuevo trabajador y evitar que sucedan futuras situaciones que puedan perjudicar a la empresa.

“Es importante que las personas sepan que nuestra razón de ser es brindar información. Todos tenemos derecho de conocer cómo está nuestro historial crediticio una vez al año de manera gratuita. Procure siempre que sus egresos no excedan una buena parte significativa de sus ingresos. Esto es parte de su educación financiera”, finalizó.