Lunes, 5 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

LUIS FELIPE ANGELL (Sofocleto)

Publicado el 13/04/16

Un 14 de abril de 1926 en Paita, Piura, nace Luis Felipe Angell, conocido mundialmente como Sofocleto, diplomático, escritor, periodista, y sobre todo humorista. Está considerado el mejor humorista del Perú y Sud América, y uno de los mejores del Mundo. J. Sinclair le dedica 23 páginas en su Antología general del humor universal.

Sus primeros cuatro años de vida los disfrutó en los balnearios de Paita y Colán (“Luna de Paita y el Sol de Colán”); luego se trasladó a la capital, Lima, con su familia. A esa edad sabía leer a la perfección; a los 7 escribió sus primeros versos; y entre los 8 y 11 años recibió en herencia un gran tesoro: dos grandes bibliotecas de sus tíos abuelos.

Luis Felipe Angell hizo sus estudios primarios y secundarios en varios colegios de Lima: Los Hermanos Maristas, La Merced, La Inmaculada, San Agustín y San Andrés (Anglo-Peruano). Sobre aquellos años, dijo lo siguiente: “Yo fui un niño muy introvertido. Era un gran jugador de bolas. Todos los días me ganaba cien bolas, y las vendía. Mi familia se arruinó bruscamente. Mi padre no tenía una ocupación específica. Era un magnífico cantante, y había vivido en magníficas condiciones toda su vida…Todos mis familiares son de una inteligencia extraordinaria. Entonces yo estaba en segundo de primaria en la Inmaculada, y firmé conmigo el compromiso de llevarme todos los días un sol de plata a mi casa. Yo paraba jugando bolas todos los días en el colegio”.

Su paso por universidad fue similar a la del colegio, puesto que primero estuvo en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, luego en la Universidad Católica, después en Coimbra y por último en la Sorbona en París. En ese lapso aprendió a leer y hablar varios idiomas: inglés, portugués, italiano y francés.

Luis Felipe Angell incursionó en la prensa a través del suplemento El Dominical del diario El Comercio. Posteriormente, colaboró en otros medios como El Correo, Ojo, Expreso, La República, La Mañana y en Selecciones del Readers Digest, en todos sus idiomas. A fines de la década de los setenta, fundó su propio diario: Don Sofo, marcando una época inolvidable con su insuperable humor, cuyo blanco perfecto era el gobierno de turno. Una de sus especialidades consistía en colocarles apodos a los diversos personajes del ámbito político. Era tal el poder de persuasión que el público dejaba de llamarlo por su nombre, para usar su apodo.

Ridiculizar a los políticos lo llevó a sufrir cuatro deportaciones y tres años y medio de prisión. En siete ocasiones su biblioteca fue asolada por autoridades de gobiernos autoritarios. “Todos los grandes escritores terminaron en la cárcel por el humor. El humor ha sido históricamente perseguido. No existe un solo humorista que haya muerto tranquilo: Aristófanes estuvo deportado catorce años, y siete años preso. Cervantes estuvo preso en España porque su pluma era terrible, en primer lugar, inventó el español, así como Shakespeare inventó el inglés, y Dante el italiano. Estos grandes en cuanto se enfrentaron con la realidad fueron aniquilados. El talento tiene estas alternativas, o se rinde o se calla, o se pega a la Iglesia y asume el dogma.”, manifestó.

La obra de Luis Felipe Angell es muy copiosa, “muchas veces más que Félix Lope de Vega, Calderón de la Barca, Quevedo, Gustavo Adolfo Bécquer y todos sus contemporáneos”, refiere Francisco Miró Quesada, siendo las principales: San Camilo, Manual del Perfecto Deportado, La Tierra Prometida, Hacia una Filosofía Universal del Gato, Diccionario Loco, El Virus Matrimonial, La Sábana de Arriba, La Sábana de Abajo, Los Cojudos, Trilogía Universal del Humor, Sofocleto Dominical, Sofonetos y, por supuesto, los Sinlogismos.

Acerca de La tierra prometida, Angell cuenta lo siguiente: “Yo escribí esa novela en seis días. Es el provinciano que llega a Lima, pero por lo que había antes: el imperativo emocional, el sueño de llegar a la capital… La novela ganó, y yo me gané como enemigos a los cuatro escritores que quedaron detrás mío. Nunca más me hablaron. Uno de ellos llegó a decirme que oye, pero cómo es posible que un humorista se ponga a escribir en serio. Otro me dijo que yo no tenía derecho a escribir de esas cosas, porque ése era su terreno”.

Luis Felipe Angell, Sofocleto, falleció en Lima el 18 de marzo de 2004. La muerte no fue un tema ajeno en sus extraordinarios Sinlogismos: “Lo bueno de la muerte es que no se repite” así como tampoco la inmortalidad, la cual sin duda tiene garantizada: “La inmortalidad es el arte de morirse a tiempo“.

SINLOGISMO

Jugar con tramposos es jugar con juego…
El sol se baña a las doce del día, que es su hora de meterse al mar…
La mediocridad es el eje de la nada.
¡Pero, ¿Por qué siempre cazan a las ranas cuando todavía están verdes?.
Los dentistas comen con los dientes ajenos.
La bondad es peligrosa porque todos los cojudos caen.
Para hacer el amor, lo mejor es tener un buen clímax…
Desde que Herodes mató a todos, no hemos vuelto a tener inocentes en el mundo.
La melancolía es el invierno del corazón.
La Ley es una disposición particular que produce una indisposición general.
Las lagartijas son semillas de cocodrilo.
La popularidad es una cuestión de ortografía: En las elecciones hoy te bota quien ayer te votó.
Donde no hay senos no hay celos.
La pechuga es la concha del hombre.
Debe ser una fijación pero cuando se habla de ratas reviso mi lista.
No hay animal racional. Los partidos reciben partidarios tal y conforme se inscriben.
Las viudas siempre buscan futuros entre los presentes….
En el Perú no habrá sabios pero hay sabidos.
Los puntos suspensivos añaden unas gotas de inteligencia a la receta de las frases.
El delito sí paga pero a los intermediarios de la justicia.
El pulpo tiene todo a la mano…
Los puntos suspensivos hacen creer que las cosas tienen importancia.
El vecino es un prójimo inevitable.
La mano siempre sabe cuándo el seno de la mujer tiene su peso exacto.
Los puntuales siempre nos hacen llegar tarde.
Roncar es dormir en nuestro cine interior.
Los mudos no necesitan reclamar la libertad de palabra.
No, yo creo que un cura con falda corta perdería toda seriedad.
La ira viene con tres letras y diez interjecciones incluidas.
El problema de los enfermos graves está en que siempre se mueren a última hora.
Creo que al mar rojo sería necesario hacerle un examen de orina.
En la relación psicológica el torero es la mujer del toro.
Los que bailan flamenco se aplauden ellos mismos.
Las mujeres sensuales tienen dos senos derechos.
Por falta de aire al enano le es imposible pronunciar una palabra de veinte sílabas.
“Impotencia”, no: Yo le diría “Sinpotencia”.
Las mujeres sevillanas sufren del vago.
¡Claro que el Perú esta infestado de cocodrilos… y cada uno en su puesto de Gobierno!.
Las bailarinas danzan en puntas de pie para que los personajes no se despierten…
El río se suelta el pelo en las cataratas.
Así es el destino, pero la pulga siempre pica donde a uno le es imposible rascarse en público.
La historia es la mala memoria de los historiadores.
Nada hay más urgente que el estómago: Nunca tiene un minuto que perder.
La historia es la mala memoria de los historiadores.
No, el jugo de frutas no se puede conjugar.



  • iris bellido
    Por favor, para una monografía, necesito saber de dónde conseguiste las citas de Angell acerca de La tierra prometida. Necesito que lo motivó a meterse en el concurso Mejía Baca..SÉ que tenía una correspondencia personal.Iris Bellido
  • ricardo
    Srta. Bellido:

    Antes que nada, gracias por visitar nuestro portal. Con respecto a su inquietud, debo decirle que el comentario que Luis Felipe Angell hace sobre su obra La Tierra Prometida la extraje de un entrevista que le hizo hace muchos años Mario Campos para la revista Somos (diario El Comercio).

    No sé si tiene conocimiento que el renombrado escritor peruano Julio Ramón Ribeyro escribió una interesante reseña sobre la novela. Está incluida en su libro La Caza Sutil.

    Eso es todo, señorita, lamento no poder proporcionarle más datos.

    Ricardo Vargas

  • Pingback: MilDNews N°215 | MildemoniosCultural()