Sábado, 10 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Siete muertos en un ataque contra civiles en una base de la ONU en Sudán del Sur

Publicado el 18/02/16

Yuba, 18 feb (EFE).- Al menos siete personas murieron y 38 resultaron heridas anoche en un ataque contra civiles refugiados en una base de la misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) en la ciudad de Malakal, informaron hoy a Efe testigos.

El vicepresidente del Comité de paz y reconciliación del campamento, Peter Dhikon, explicó a Efe que efectivos del Ejército sursudanés se infiltraron en el recinto y abrieron fuego contra los civiles de forma indiscriminada.

Sin embargo, la UNMISS achacó en un comunicado lo sucedido a un enfrentamiento entre jóvenes de las tribus rivales shilluk y dinka y confirmó por el momento la muerte de cinco civiles.

La policía de la misión internacional intervino lanzando gases lacrimógenos para dispersar a la multitud, según la nota, que insistió en que estos ataques contra civiles pueden constituir crímenes de guerra.

En total, 47.791 civiles están refugiados en la sede de la UNMISS de Malakal, mientras en todo Sudán del Sur hay 198.440 personas protegidas en bases de la misión.

Esta escalada de la violencia en Malakal se produce en el marco de una disputa entre las fuerzas gubernamentales y los refugiados en la sede de la UNMISS por el cierre de un camino, que ha provocado un aumento de los precios de los alimentos.

Parte de los edificios residenciales de la sede fueron incendiados, aunque en su interior ya no había civiles, que habían huido al comenzar los tiroteos, agregó Dhikon.

Una fuente médica del campamento dijo a Efe que la mayoría de heridos presentan impactos de bala y que algunos se encuentran en estado grave.

Los disturbios continuaron hasta hoy en la sede de Malakal, capital del estado petrolero de Alto Nilo.

Desde que comenzó el conflicto entre las autoridades y los rebeldes en diciembre de 2013, se han registrado varios ataques a sedes de la misión de la ONU.

Pocos días después de que estallaran los combates, un ataque de los rebeldes contra la base de la UNMISS en la ciudad de Akobo causó la muerte de veinte civiles y dos cascos azules indios.

Otra veintena de personas perdió la vida en un ataque similar en abril de 2014 contra un campamento de la misión internacional en la ciudad de Bor, en el este del país.

El pasado noviembre, 18 cascos azules y trece de sus colaboradores fueron secuestrados por rebeldes en Alto Nilo, aunque luego fueron liberados.

En un paso para solucionar el conflicto, el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, nombró el pasado día 11 a su rival y líder de los rebeldes, Riak Machar, como vicepresidente primero, en virtud del acuerdo para formar un Gobierno de unidad nacional.