Sábado, 3 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Túneles Santa Rosa y San Martín serán entregados por Aniversario de Lima

Publicado el 13/01/16

El Alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, inspeccionó hoy los trabajos finales en los Túneles Santa Rosa y San Martín, que conectarán San Juan de Lurigancho con el Rímac, y anunció que será entregada a la ciudad este 18 de enero.

La construcción de los túneles está casi culminada y actualmente se ultiman detalles de cara a la inauguración y puesta en marcha de esta importante obra, que conectará los distritos señalados a través de la avenida Prolongación Tacna.

Esta misma ruta permitirá crear una nueva ruta de acceso y salida a San Juan de Lurigancho, el distrito más poblado del país con más de un millón de habitantes pero que hasta ahora solo contaba con dos accesos: uno por la zona de Acho y el restante por el área conocida como Puente Nuevo.

Los nuevos túneles enlazarán directamente con las avenidas Tacna, Garcilaso de la Vega y Arequipa, permitiendo así la conexión de San Juan de Lurigancho con Cercado de Lima, Jesús María, Lince, San Isidro y Miraflores, abriendo así el camino para conectar con los distritos del litoral a través de la Costa Verde.

El túnel Santa Rosa tiene una extensión de 243.88 metros, mientras que el túnel San Martín alcanza los 248.88 metros. La altura total de cada túnel es de unos 8 metros mientras que el ancho de la calzada supera los 11 metros de longitud. Cada túnel tendrá dos carriles para la circulación vehicular.

La administración municipal retomó en enero de 2015 los trabajos de excavación y perforación de los túneles, que habían sido interrumpidos desde 2011, y en junio pasado anunció que la construcción había avanzado hasta un 50 por ciento debido a un acelerado ritmo de trabajo dispuesto en consenso con la empresa contratista.

Los trabajos realizados incluyeron también el reforzamiento integral de los túneles, la colocación de micropilotes, tubos de acero inyectados en cemento, arcos metálicos y mallas de acero, la estabilización de las laderas adyacentes y su enmallado para asegurar la seguridad y acabar con el riesgo de derrumbes.