Viernes, 2 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Burkina Faso: Al menos 23 muertos de 18 países en ataque yihadista

Publicado el 16/01/16

Uagadugú, ene. 16. Al menos 23 personas de 18 países murieron en el ataque cometido por yihadistas en un hotel y un restaurante frecuentados por extranjeros en la capital de Burkina Faso, donde las fuerzas de seguridad mataron a cuatro asaltantes.

En total 126 personas fueron liberadas, incluidos 33 heridos, del hotel de cuatro estrellas Splendid, en el que normalmente se alojan extranjeros y personal de Naciones Unidas, después de que las fuerzas de seguridad retomaran el control del establecimiento y del vecino restaurante Cappuccino a primera hora del sábado, anunció a la AFP el ministro de Interior Simon Compaoré.
La operación concluyó a mediodía, indicó una fuente de seguridad. Cuatro yihadistas, entre ellos, dos mujeres, fueron abatidos en la operación.
Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) reivindicó el ataque, explicando que se trataba de una “venganza contra Francia y los infieles occidentales”, según un comunicado detectado por el observatorio estadounidense SITE.
Los atacantes eran miembros del grupo Al Murabitun, basado en Malí y dirigido por Mojtar Belmojtar, dijo SITE.
La fuente de seguridad indicó que al menos 23 personas habían muerto en el asalto, añadiendo que el balance podría aumentar.
Además de los cuatro atacantes muertos, un quinto habría podido refugiarse en un bar cercano, dijeron testigos que lograron escapar.
Entre los yihadistas abatidos había “un árabe y dos africanos negros”, según Compaoré.
Por su parte, el ministro de Comunicaciones, Remis Dandjinou, dijo a la AFP que la operación había sido conducida por tropas locales con el apoyo de las fuerzas especiales francesas. Añadió que entre los supervivientes se encontraba, ileso, el ministro de Trabajo, Clement Sawadogo.
El presidente Roch Marc Christian Kabore, investido hace solo un mes, visitó el hotel el sábado pero no hizo declaraciones.
– ‘Había sangre por todas partes’ –
El sábado por la mañana, la entrada principal del hotel estaba en llamas y podían oírse gritos en el interior.
“Fue horrible, la gente estaba acostada y había sangre por todas partes. Disparaban a la gente a quemarropa”, contó a la AFP Yannick Sawadogo, uno de los rehenes que consiguieron escapar.
“Les oímos hablando e iban caminando entre la gente y disparando a quienes no estaban muertos. Y cuando salieron, provocaron un incendio”, añadió.
El ataque se produce dos meses después de otro atentado yihadista en el lujoso hotel Radisson Blu de la capital de Malí, Bamako, en el que murieron 20 personas -entre ellos, 14 extranjeros-, reivindicado por el mismo grupo autor de este último ataque en Uagaduguú.
El sábado SITE difundió una conversación telefónica de uno de los asaltantes en la que afirmaba: “He contado 18 (cuerpos), pero hay al menos 30 muertos”.
– ‘Odioso, cobarde’ –
La embajada francesa había indicado horas antes en su página web que había un “ataque terrorista” en curso, pidiendo a la gente que evitara la zona. El presidente francés François Hollande condenó en un comunicado este ataque, tachándolo de “odioso y cobarde”.
Con el aeropuerto de Uagadugú cerrado por el ataque, los vuelos de Air France desde París habían sido desviados al vecino Níger.
El ejército burkinabé afirmó que 20 personas fuertemente armadas habían llevado a cabo un ataque el viernes cerca de la frontera con Malí, matando a dos personas -un oficial de policía y un civil- y dejando dos heridos.
Un oficial de Defensa estadounidense afirmó, bajo condición de anonimato, que Washington podría ofrecer servicios de vigilancia con drones.
En Burkina se han producido varios ataques en los últimos meses, pero hasta ahora ninguno en la capital.
En abril, un rumano, jefe de seguridad de una mina en Tambao (norte), fue secuestrado en una operación reivindicada igualmente por el grupo Al Murabitun.
Burkina Faso forma parte del G5 Sahel, grupo de cinco países de la región que se coordinan y cooperan en materia de desarrollo, seguridad y lucha contra el terrorismo.
También apoya a la misión antiterrorista francesa Barkhane, que abarca cinco países de la región del Sahel; las fuerzas especiales francesas se encuentran apostadas en las afueras de Uagadugú.