Jueves, 8 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Crónica: El regreso a la realidad

Publicado el 19/11/15

Después de la segunda fecha doble, Perú demuestra el bajo nivel conocido

Al parecer un triunfalismo adelantado después de una copa América es lo que más daño nos hace. La eliminatoria pasada no empezamos tan mal como ahora, pero habíamos llegado con el cartel de victoria y con la esperanza puesta en cuatro hombres que creíamos fantásticos, nos llenamos de ilusiones en una etapa donde un mago nunca pudo sacar conejos del sombrero. Sergio Markarian tuvo decisiones equivocadas para plantear un equipo donde dos delanteros de mismas características se estorbaron, Claudio Pizarro tenía que ser el suplente natural de Paolo Guerrero, en ese entonces el director técnico decidió que ambos formen parte del equipo titular y se equivocó. Y se equivocó muchas veces más como para no poner dos volantes de marca fijos decidiéndose por poner a dos jugadores de funciones mixtas. El “mago” Markarian terminó su época en la selección dejando como sustituto a Bengoechea el cual solo emuló las ideas de su mágico maestro, incidió en la estrategia y cayó prácticamente en los mismos errores. Nuestra selección con nueva dirigencia y con nuevo entrenador confió en el trabajo de Ricardo Gareca, que sin bien es cierto fue campeón en el torneo argentino varias veces, no pudo tener la misma suerte cuando estuvo en Brasil, el argentino fue convencido por Juan Carlos Oblitas y llegaron a un acuerdo, el examen principal para el nuevo DT era nuevamente la Copa América, esta vez en Chile y con un grupo más comprometido, bueno, es lo que decían ellos.

El logro de Gareca al conseguir el tercer lugar en la Copa América de Chile nos hizo sentir anímicamente diferente, si bien es cierto en la edición anterior también habíamos logrado un lugar en el podio, esta vez la participación fue diferente. Ricardo Gareca puso en práctica un juego diferente, un equipo con buen toque de balón y con la consistencia de mantener la posesión de una manera inteligente. La nostalgia en ese entonces nos inundaba, nos hacía pensar que el fútbol peruano de antaño había vuelto, pero todo fue una ilusión. Desde que empezó la eliminatoria tuvimos fe en sacar resultados positivos de visita, la versión de Colombia en la primera fecha fue un desastre aún con muchas deficiencias no pudimos rescatar ni un punto en un partido ganable, luego el enfrentamiento con Chile nos hizo volver a nuestra realidad, pensamos que el rico fútbol peruano había vuelto pero nos chocamos con un espejismo de desierto árido, en ese partido tuvimos que volver a defender antes que jugar para que no nos sigan llenando la canasta, un declive del juego y planteamiento del argentino que cambiaba ese cariño especial que le tenían los hinchas por un ácido sentimiento de duda, todos, desde los hinchas más optimistas que no se pierden un solo partido hasta periodistas que quieren ganar más adeptos en el medio hablando mal de los técnicos y de la dirigencia empezaban con su campaña anti – Gareca.

Esta fecha doble empezó sospechosa y eso no lo puede negar nadie, dejaron la Villa Deportiva Nacional donde habían acordado concentrar para los partidos de eliminatorias, las actividades populares con fuerte sonido de parlantes organizadas por los vecinos aledaños eran molestia de los jugadores, al parecer insistieron para irse a un hotel de los mejores en Lima, todos sabemos de quienes viene la insistencia. La nueva regla de la Federación en segmentar periodistas para una conferencia post partido nos hizo dar cuenta que no hay disciplina en el departamento de prensa, problemas que se han suscitado por el nerviosismo de las autoridades, ese era el cambio administrativo. En el campo de juego los cambios también aparecieron, la propuesta de Gareca al inicio de su ciclo en la selección había llegado a su fin, contra Paraguay se jugó horrible, hasta el más optimista de los periodistas pudo haber dicho que lo importante es ganar, y es cierto, pero de que jugamos un mal partido ante una selección irregular era una verdad inobjetable. Tres primeros puntos con un estilo de juego que nadie entendió ¿Cuál fue la razón para que Diego Penny sea el titular y no Gallese? La única respuesta era el “blooper” del chiclayano ante Ayacucho FC donde el brasileño Oliveira le ganó el vivo, pero si fuera por eso tendríamos que poner en esa lista de errores a Diego Penny que también tuvo fallas en los últimos partidos de Cristal. No ponerlo en un partido podría ser aceptable para exhortar al golero al esfuerzo sabiendo que la competencia es buena, pero ponerlo también ante Brasil ya era una exageración. ¿Qué es lo que pasa con Joel Sánchez? Gareca disfrutó de un gran nivel de Joel Sánchez que después de la copa América no tuvo oportunidades en la selección, algo para discutir y analizar, más aún cuando Yordy Reyna tiene participación en todos los partidos y no ha demostrado un nivel aceptable menos para una posición de extremo, el pequeño jugador de las canteras de Alianza Lima fue siempre delantero.

Aparecieron otros problemas en esta fecha doble, como la situación de Paolo Guerrero que lo sacan siempre de los partidos al pegarle fuerte, los rivales ya descubrieron el punto débil del delantero nacional, mientras más lo golpeen Guerrero se debilitará anímicamente. Lobatón y Pizarro con un tema de edad y desgaste, su rendimiento es menor por que no brillan como antes. El rendimiento de Luis Advíncula y Yoshimar Yotún no es el mejor, se notó mucho por las bandas como Brasil hizo lo que quiso. Hemos regresado a nuestra realidad, esa donde todos tienen parte de culpa, dirigentes, entrenadores y los mismos jugadores, que esta última fecha doble han demostrado su falta de compromiso y entrega en los partidos. Que podemos esperar de nuestra selección la próxima fecha, aunque nos toca Venezuela que sobre el papel es ganable, luego tendremos que ir a Montevideo donde los uruguayos demostraron ante Chile que son fuertes en temperamento a pesar de que su juego no es el mejor. Es muy difícil llegar a Rusia, sería mejor empezar por los más chicos para tener retos a largo plazo, mientras que Ricardo Gareca juega a ser terco como lo fue alguna vez Oblitas, y se deje manipular por los jugadores.