Lunes, 21 de Agosto del 2017
turismo

Frontera Sur

corte-de-la-haya-peru-chile

.

Frontera con Chile

A lo largo de su corta pero intensa vida republicana, los peruanos hemos tenido conflictos con todos los países limítrofes: Ecuador, Colombia, Brasil, Bolivia y Chile. Algunos se resolvieron por la vía diplomática; otros, después de un enfrentamiento armado. En casi todos, incluso en aquellos en los cuales derrotamos a nuestro enemigo de turno, terminamos por ceder territorios. Nunca, como en aquellos infelices episodios de nuestra historia, nos ha venido a pelo aquella frase de “Perú, país generoso“. Sin embargo, aún así, hay dos países con los cuales parece que nunca vamos a limar asperezas: Chile y Ecuador.

Como si no hubiesen sido suficientes los beneficios obtenidos tras la Guerra del Pacífico, nuestros hermanos del sur siguen tratando de sacarnos ventajas en todos los planos. En el político, presionando al poder judicial para expulsar a Aerocontinente, a fin de favorecer a su aerolínea, Lan Chile, algo que finalmente consiguieron; en el diplomático, adhiriéndose a la CONVEMAR para apropiarse de una buena parte de nuestro mar territorial; en el legal, despojándonos de uno de nuestros patrimonios nacionales: el pisco, y, ahora último, del suspiro limeño (por la empresa Soprole S.A.); en el militar, vendiéndole municiones a los ecuatorianos en pleno conflicto del Cenepa y adquiriendo armas militares de última tecnología (1); y en el económico, propiciando una invasión comercial sin precedentes en nuestra historia.

Pocos son los que recuerdan que la invasión de Chile a Antofagasta – antes de la guerra, territorio boliviano – en su fase inicial se llevó a cabo por la vía económica; el resto de la historia ya lo conocemos: Chile se apoderó de Antofagasta y de los territorios peruanos de Tarapacá y Arica.

Pero vayamos a datos concretos. Chile exporta a nuestro país productos químicos, plásticos manufacturados (2), papel y carbón, gasolina de motores, nitrato de amonio, cátodos de cobre refinado, cigarrillos, etcétera. Es decir, importamos productos más o menos elaborados. Nosotros, en cambio, exportamos a Chile fundamentalmente materias primas y minerales: molibdeno, aceites crudos de petróleo, aceite de hígado, zinc, plomo, estaño, camisetas de algodón, entre otras.

En lo que se refiere a inversiones, la desproporción es mayor. Nuestro país ocupa, actualmente, el primer lugar en la expansión inversora chilena, con un 27%, seguido por Colombia con 23% y Brasil con 18%. El monto global de la inversión llega a los 4,500 millones de dólares. En cambio, las inversiones peruanas en Chile alcanzan tan solo los 50 millones de dólares.

La inversión chilena en nuestro país está presente en diversos sectores económicos: minero, retail, industrial metálica, lácteo, pinturas, textil, farmacias, aerocomerciales, agroindustriales, entre otros. A continuación presentamos una lista parcial de estos sectores:

Ripley, Saga Falabella, Sodimac, Casa & Ideas, Tottus, AFP Unión, AFP Nueva Vida, Profuturo AFP, Aetna Pensiones, Banco Solventa, Banco del Trabajo, Unibanca, Solución Financier, Serbanco, Lan Perú, Fasa, Inkafarma, Diveimport, Rosen Perú, Sociedad de Cartera del Pacífico, Inversiones Distrilima, Cerámica San Lorenzo, Industrias Tricolor, Peruplast, Americatel, Adexus Perú, Tech Park, Costa Perú, Aetna Internacional, Wastt’s, Cinemark, Editorial Enotria, Daewoo Electrónica del Perú, Sociedad de Inversiones Valpo, Systral Perú, Corpora Tresmontes, Frutaroma del Perú, Dyno Nobel-Samex, Tramarsa, Milo, Ideal, Molikids, Colgate, Ambrosoli, Costa, Hellman’s, Dorina, y un largo etcétera (3).

Como seguramente habrás podido notar, en algunos casos, para competir sin inconvenientes, se valen de nomenclaturas nacionales: Lan Perú, Peruplast, Systral Perú, Frutaroma del Perú, Rosen Perú, Adexus Perú, Costa Perú, Daewoo Electrónica del Perú e Inkafarma.

Sin embargo, a pesar de las facilidades que le hemos brindado, no siempre nos corresponden con gratitud. Así, tenemos el caso de la empresa Lucchetti, que no tuvo reparos en utilizar toda clase de subterfugios para instalar su fábrica en los Pantanos de Villa, considerado área natural protegida por el Estado peruano. O aquel en el cual las aeronaves de Lan Perú se dedicaron a difundir un video en el que se mostraban aspectos degradantes de nuestro país.

¿Qué hacer como peruano? Algo muy simple, pero a la vez muy significativo: comprar productos peruanos. Si queremos a nuestro país, un Perú en el cual prevalezcan los peruanos, lo peruano y lo producido por peruanos, no lo pensemos más, compremos productos peruanos. No nos contentemos con ver desfiles escolares y/o militares, colocar una bandera en la azotea de nuestra casa, pegarnos una escarapela en la solapa, ni cantar el himno nacional en el estadio cuando juega la selección peruana. Vayamos más allá de los simples gestos nacionalistas, afrontemos nuestro patriotismo con verdadera vocación. Para mayor seguridad, a la hora de adquirir un producto, presta atención al código de barras. Todos los productos peruanos comienzan con los números 775.

No se trata de fomentar sentimientos xenófobos, se trata de crear conciencia nacional entre nosotros. Ya es hora de que cambiemos de actitud, de dejar de lado nuestra tendencia hacia la pasividad. Apostemos por el Perú, pero con hechos concretos y con la participación de cada uno de nosotros.

(1) En los próximos días el gobierno de Chile se dispone a aprobar un financiamiento por US$450 millones para la modernización de las Fuerzas Armadas. Esta cantidad incluye la adquisición de 18 aviones F-16 de segundo uso ofrecidos por Holanda.

En los últimos diez años Chile ha comprado 2 submarinos nuevos, 350 modernos tanques Leopard, 24 cañones autopropulsados, 10 cazabombarderos F-16 nuevos y 18 de segunda mano, 8 modernas y avanzadas fragatas de segunda mano, 400 blindados de combate de M-113, YPR-765 y marder, 12 helicópteros Bell-412 y 10 helicópteros de transporte EC-725 Cougar.

(2) De proseguir el mismo ritmo de crecimiento experimentado en el primer semestre del presente año, las manufacturas chilenas llegarían a los 421 millones de dólares, es decir, 165 más que el año pasado.

(3) Las empresas de comercio minoritario Paris y Hites han sostenido conversaciones con socios locales para invertir en el Perú en los próximos tres años, mientras que Parque Arauco (grupo Said), ya comenzó su expansión, comprando el 45% del mall Mega Plaza en Lima.

*

DEUDA PENDIENTE

Aquellos peruanos que consideran que la Guerra del Pacífico corresponde a un episodio del pasado y por consiguiente minimizan los actuales incidentes generalmente provocados por nuestros hermanos del sur, deberían tener presente lo siguiente. En marzo de 1881 – tercer año de la guerra referida – el ejército chileno ingresó a la Biblioteca Nacional (1) y se apoderó de más de 50, 000 ejemplares, entre los cuales se hallaban manuscritos de virreyes y cronistas, códices, incunables y otros documentos de suma importancia.

A pesar de que los sucesivos gobiernos solicitaron la devolución, las autoridades chilenas siempre se negaron a hacerlo, aduciendo que desconocían el paradero de los libros o, lo que es peor, que ignoraban su existencia. Sin embargo, gracias a una investigación ordenada por el ministro de Educación chilena, Sergio Bitar, se pudo localizar 3,788 ejemplares en la Biblioteca Nacional de Chile.

El 06 de noviembre del 2007 el gobierno chileno decidió devolver los 3,788 volúmenes a la Biblioteca Nacional. La devolución estuvo a cargo de la directora nacional de la Dibam, Nivia Palma Manríquez, y de la subdirectora de la Biblioteca Nacional de Chile, Ximena Cruzat.

Aun cuando se trata de un acto encomiable, está claro que esta cantidad sólo representa un porcentaje ínfimo de lo que se llevaron. Si son 50, 000 los libros saqueados por los soldados chilenos, cifra consignada en una carta de Ricardo Palma dirigida al entonces presidente de la República Nicolás de Piérola, estamos hablando, entonces, de 46, 200 ejemplares que al gobierno chileno le faltan por devolver. El gobierno chileno sigue, pues, teniendo una deuda pendiente con nuestro país.

(1) Este no fue el único atropello cometido por el ejército chileno, también saquearon el Museo Nacional, el Palacio de la Exposición, la Escuela de Medicina, los Museos Raimondi, otras bibliotecas como la de San Marcos e incluso muebles y esculturas.

En un artículo recientemente publicado en Chile (Diario Siete), se da cuenta del minucioso inventario de los objetos extraídos de la Biblioteca Nacional a cargo de Ignacio Domeyko, rector de la Universidad de Chile, considerado el intelectual más brillante del país en aquel entonces.



  • ivan

    viva el peru.

  • milagros

    frontera sur

  • juan

    en Tacna en realidad se vive el patritismo y deberia ser en todo el pais para ser + unidos.saludos desde california.

  • Martin

    Bien, La UNMS o RREE o la BN deberían hacer un pedido formal de esos escritos, libros, etc…
    no es nuevo, egipto lo está haciendo con sus articulos..antiguos…
    Podrías escribir acerca de la frontera Peru-Colombia?

  • Luis

    Deberian actualizar el tema el asunto de la delimitación maritima ante la Corte Internacional de la Haya. Creo que hay suficientes fuentes respecto al tema. Gracias.

  • yovanny alvareola

    Yo no soy i peruano ni chileno pero esta persona que escribe esto, lo que quiere revivir un muerto, y buscar pelea

  • miguel alvarado lopez

    jajajajajaja……