Sábado, 10 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

¿Comprar o Alquilar una Vivienda? Evalúe la opción que más le conviene

Publicado el 21/04/16

Tener una casa propia es el sueño de muchos. Por ello, si está en sus planes adquirir un Inmueble financiado debe tener en cuenta que es necesario tener el efectivo suficiente para pagar la cuota inicial y los gastos asociados al Crédito Hipotecario.

Además de ello la cuota mensual que se origine del financiamiento de la compra y los costos -tanto por mantenimiento, como por gastos de arbitrios municipales- asociados al nuevo inmueble.

“La compra de un inmueble es una inversión que genera estabilidad en las familias, pues contará con una casa propia donde vivir tras la jubilación. Es un activo que forma parte del patrimonio familiar”, afirma Patricia Jiménez, gerente de productos Retail de Banco Interbank.

De otro lado, también considera que la decisión de alquilar una vivienda también es una opción, sobre todo cuando las familias están empezando a formarse.

Para la ejecutiva de Interbank, la decisión de alquilar o comprar depende sobre todo del momento que está viviendo la familia o la persona interesada.

“Por ejemplo, si acaba de independizarse y sus ingresos son reducidos, es muy probable que no tenga el capital inicial o la estabilidad en sus gastos para embarcarse en una deuda de largo plazo”, refirió.

Si por el contrario ya tiene unos ahorros que pensaba destinar a la compra de un inmueble, cuenta con ingresos estables y encuentra una vivienda que se ajuste a su presupuesto, puede ser la oportunidad que estaba esperando, agregó.

“Es importante tener en cuenta que para poder adquirir un inmueble uno debe planificarse y desarrollar un hábito de ahorro”, subrayó.

Algunas recomendaciones de Patricia Jiménez sobre este tema son: establecer el monto máximo de endeudamiento. Así, el primer paso es evaluar el precio de la vivienda para calcular el valor máximo que pueden asumir. Para esto se debe considerar el ingreso total de la pareja, las deudas y según eso definir la cuota máxima que se puede pagar.

Es importante recordar que para acceder a un crédito hipotecario, se debe contar con la cuota inicial mínima. Una vez que han logrado ahorrar para este fin y sabiendo qué valor de inmueble pueden adquirir, recomendamos iniciar la búsqueda de la vivienda.

En segundo lugar, destinar como máximo 40% de los ingresos al pago de deudas. La pareja debe evaluar la capacidad de pago mensual en conjunto. Si se mantienen otras deudas, estas también deben sumarse al momento de calcular el máximo que podrá destinarse al préstamo hipotecario.

En tercer lugar, tomar un crédito hipotecario en la moneda en la que perciben los ingresos. Con ello se evitarán estar expuestos al riesgo cambiario y provocar un descalce entre sus gastos e ingresos.

En cuarto lugar, evaluar alternativas de financiamiento para adquirir una vivienda. El sistema financiero ofrece alternativas que permiten a la pareja comprar un inmueble juntos a través de la calificación directa o a través del ahorro.

Es importante elegir estructuras de financiamiento que se ajusten a las características y necesidades de las parejas en cuanto al tipo de producto, al plazo que requiere su ejecución, si es en proyecto o inmueble ya construido, entre otros.

Finalmente, definir la ubicación. A la hora de elegir un inmueble donde vivir (alquiler o compra), es fundamental tener en claro en qué distrito quiere vivir, ya que de eso dependerá la distancia a recorrer para acceder a su centro de trabajo, sistemas de transporte, centros comerciales y el nivel de seguridad y congestión vehicular que deberá afrontar.