Domingo, 4 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Papa saluda fieles en su llegada al Palacio Nacional en México

Publicado el 13/02/16

El papa Francisco saludó este sábado a ancianos y minusválidos que lo aguardaban en medio de miles de fieles, en el inicio de su agenda oficial en México, con la expectativa de que ofrezca una luz de esperanza frente a los problemas de violencia y corrupción que golpean al país.

Apostados en las afueras de la Nunciatura, donde pernoctó, y en el céntrico Zócalo donde iniciaría sus actividades, multitudes de católicos desafiaron el duro frío matinal para ver al líder del catolicismo mientras entonaban canciones como la tradicional “Cielito Lindo”.
Después de que miles de personas lo recibieran en las calles de la capital la noche del viernes con cánticos y  música de mariachi, Francisco arrancará su agenda en Ciudad de México con una reunión en el Palacio Nacional con el presidente Enrique Peña Nieto.
Al salir de la Nunciatura, Francisco se bajó del papamóvil para acercarse a sus fieles, donde recibió el abrazo de ancianas y saludó y dio su bendición a un grupo de minusválidos en sillas de ruedas.
“Su visita nos llena de esperanza, nos refuerza el espíritu. Es un país con mucho dolor por este problema tan grande que tenemos de la violencia”, dice Ema Torres, una ama de casa de 70 años que esperaba ver al papa desde el amanecer frente a la Nunciatura.
Este sábado será la primera vez que un presidente mexicano reciba en el Palacio al jefe de la Iglesia católica, un gesto simbólico en un país devoto pero con una larga tradición laica y que apenas en 1992 restableció relaciones diplomáticas con el Vaticano.
Miles de entusiastas fieles se congregaron en el Zócalo para recibir al pontífice en su llegada al Palacio Nacional.
“Ojalá que el presidente escuche el mensaje del papa, que nos volteé a ver a nosotros los pobres”, dijo Carmela González, una mujer de 52 años que vendía en la calle banderines y decoraciones con las fotos de Francisco.
La visita del papa a México fue buscada con insistencia por el gobierno de Peña Nieto, que ha sido blanco de fuertes críticas por la situación de derechos humanos en el país y casos como la desaparición y presunta masacre de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.
Tras el encuentro con el presidente, el pontífice visitará la catedral metropolitana para, en la tarde, encabezar uno de los actos espirituales más esperados de su visita: la misa en la Basílica de la Virgen de Guadalupe, a quien Francisco ha encomendado su viaje.
“El encuentro del papa con la Virgen de Guadalupe será monumental. Él es un gran devoto mariano y la Virgen de Guadalupe no es sólo reina en México sino emperatriz de América”, estima Andrew Chesnut, profesor de estudios de religiones en la Universidad de Virginia Commonwealth, Estados Unidos.
Francisco ha manifestado su emoción por estar en el santuario y ha dicho que, al terminar la misa, le gustaría rezar solo y en silencio frente a la imagen de la virgen.