Jueves, 8 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Un promedio de 3,300 visitantes al día recibe ciudadela Machu Picchu

Publicado el 13/07/15

Lima, jul. 13. El monumento arqueológico de Machu Picchu recibe a diario un promedio de 3,300 turistas peruanos y extranjeros, razón por la cual se están planteando una serie de mecanismos que permitan balancear mejor el tiempo de la visita para no congestionar el espacio de la ciudadela, se informó.

Ricardo Ruiz Caro, titular de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco (DDCC), precisó que el horario de ingreso al monumento inca es de 07:00 a 17:00 horas, aunque reveló que se estudia la posibilidad de ampliar el horario de visita media hora más.
“Queremos usar más eficientemente el tiempo por cuanto el estudio de capacidad de carga que ya se está culminando, establece que solo 2 de las más de 12 horas de arco solar que tenemos son las que se usan con mucha intensidad”, remarcó.
En declaraciones a la Agencia Andina, Ruiz Caro afirmó que la fortaleza de Machu Picchu cuenta con 4 horas de luz media y otras dos horas donde la luz de día es mínima para la visita.
Desestimó en tal sentido la propuesta de establecer en Machu Picchu un horario de visitas nocturno, por el área es muy sensible desde el lado biológico y ambiental.
“Habría que analizar si el uso nocturno alteraría sistemas de vida. Creemos que a corto plazo no hay posibilidad de un horario nocturno”, reiteró.
Tras revelar que Machu Picchu recibe un promedio de un millón de visitantes al año, Ruiz Caro aclaró que el problema no es la cantidad de personas que visitan este monumento inca sino las condiciones de manejo.
“En las condiciones actuales, que no han cambiado en cerca de 40 años, estamos muy cerca al límite de lo que es razonable recibir para visitas turísticas. Pero entendemos que cuando un nuevo modelo de gestión, donde el espacio turístico se multiplican, el número puede variar sustantivamente”, anotó.
Mencionó por ejemplo la próxima construcción de un centro de visitantes que estará ubicado en el valle de Machu Picchu que permitirá administrar mejor el número de visitantes al monumento.
Reconoció, sin embargo, que el número de visitantes genera un importante movimiento comercial y puestos de trabajo importante para los cusqueños y peruanos en general.
“Solo poner una política que limite el número de visitantes, si bien para nosotros sería muy cómodo como cultura, para el resto de la sociedad genera un problema de oportunidades que se pierden”, subrayó.