Domingo, 21 de Abril del 2024
turismo



Solo el 24% de las instituciones de nivel inicial cuentan con apoyo adecuado para estudiantes con discapacidad

Publicado el 22/03/24

Lima, 22 de Marzo del 2024.-La inclusión educativa de estudiantes con necesidades educativas especiales (NEE) en Perú enfrenta numerosos desafíos, desde la falta de profesionales capacitados hasta la carencia de infraestructura adecuada en los centros educativos. A pesar de los esfuerzos normativos y el avance registrado en algunos indicadores, aún persisten brechas significativas que dificultan el acceso a una educación de calidad para este grupo de estudiantes.

Según la Defensoría del Pueblo, la población escolar con alguna discapacidad ha experimentado una disminución en los centros educativos estatales. Aproximadamente, para septiembre de 2023, se contabilizaban alrededor de 83 mil alumnos con discapacidad matriculados en educación básica, lo que representa una reducción del 7.5% desde el año 2019. Esta tendencia preocupante señala la necesidad de abordar los factores que contribuyen a la deserción escolar de estudiantes con NEE.

“Entre estos factores, se destaca la falta de profesionales capacitados para apoyar a estos estudiantes. Aunque existen normativas que establecen la reserva de vacantes para estudiantes con discapacidad en todos los niveles educativos, en la práctica, muchas instituciones no cumplen con esta disposición. La falta de personal capacitado es un obstáculo adicional para brindar una educación inclusiva de calidad”, comentó Lilia Calmet, directora de Formación Inicial en Innova Teaching School.

FALTA DE PROFESIONALES

Según el portal de Estadística de la Calidad Educativa (Escale) del Ministerio de Educación,solo el 24% de las instituciones de nivel inicial cuentan con apoyo adecuado para estudiantes con discapacidad. Es decir, si bien se tiene avances en el porcentaje de instituciones educativas que atienden a estudiantes con NEE y reciben apoyo del Servicio de Apoyo y Asesoramiento a Estudiantes con Educación Especial (SAANEE), aún es insuficiente.

La situación es más crítica en áreas rurales, donde solo el 11.3% de los centros educativos brindan apoyo del SAANEE a estudiantes con NEE, en comparación con el 27.3% en áreas urbanas. Para el nivel primario, el porcentaje de colegios que atienden a estudiantes con NEE y reciben apoyo del SAANEE es del 23.8% a nivel nacional, siendo del 35.7% en áreas urbanas y del 14% en áreas rurales.

En cuanto al nivel secundario, solo el 24.4% de los colegios brindan apoyo adecuado a estudiantes con NEE, con un 34.1% en áreas urbanas y un preocupante 13% en áreas rurales. “Estas disparidades reflejan la necesidad urgente de mejorar la infraestructura y los recursos disponibles para la educación inclusiva en todo el país”, agregó Calmet.

Otro aspecto relevante es la falta de infraestructura adecuada en los centros educativos. Solo el 16.8% de los locales educativos públicos que albergan estudiantes con discapacidad física o motora cuentan con servicios higiénicos acondicionados para personas con discapacidad, lo que representa una barrera adicional para la inclusión educativa.

En el panorama privado, aunque ha aumentado el ingreso de estudiantes con discapacidad, los colegios no siempre cumplen con las normativas de reserva de vacantes. Aunque el ingreso de estudiantes con discapacidad a colegios privados ha aumentado en los últimos años, la capacidad de estas instituciones para brindar apoyo adecuado también se ve desbordada. Según la normativa peruana, cada salón de clases debe tener un máximo de dos alumnos con discapacidad, pero ahora se pueden encontrar entre tres y cuatro niños con discapacidad por salón.

RATIO ALUMNOS POR DOCENTE

El promedio de alumnos por docente es un indicador clave que afecta directamente la calidad educativa en el Perú. Según datos hasta el año 2023, el país cuenta con 8.3 millones de estudiantes matriculados en educación básica regular, atendidos por unos 594 mil docentes. De estos, 419 mil trabajan en instituciones públicas y aproximadamente 175 mil en el sector privado.

A nivel nacional, el promedio de alumnos por docente se ha mantenido estable desde 2016 hasta 2022, oscilando entre 14 y 15 alumnos por docente en el nivel inicial. Sin embargo, se observa una ligera disparidad entre la gestión pública y privada, siendo ligeramente más alto en las escuelas públicas. Además, las áreas urbanas presentan un promedio de 16 estudiantes por docente, frente a los 12 en zonas rurales.

En el nivel de educación primaria al 2022, el ratio promedio es de 14 estudiantes por docente a nivel nacional, pero con una diferencia notable entre áreas urbanas y rurales: 17 alumnos por docente en áreas urbanas y 12 en zonas rurales. Para la educación secundaria al 2022, el promedio es de 12 estudiantes por docente a nivel nacional, mostrando una distribución similar entre áreas urbanas y rurales, con 14 alumnos por docente en áreas urbanas y 10 en zonas rurales.

“Si bien estos números sugieren una carga de trabajo manejable para los profesionales de la educación, es importante reconocer las disparidades entre áreas y tipos de escuelas. Abordar estas diferencias es fundamental para garantizar una educación equitativa y de calidad para todos los estudiantes del país”, concluyó Calmet.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *