Jueves, 23 de Mayo del 2024
turismo



Behavioral Design: ¿qué es y por qué es importante para las empresas?

Publicado el 24/10/23

Retener clientes, conseguir que se registren en la página web de un emprendimiento o que pasen más tiempo navegando en el portal web de una marca es posible a través del Behavioral Design o diseño conductual, una disciplina que ayuda a entender, de forma sistemática, cómo las personas toman decisiones para así construir un acercamiento con mayores márgenes de éxito.

“Según la Facultad de Comportamiento, Mente y Cerebro de la Universidad de Harvard, alrededor del 95% de las decisiones que tomamos son de forma inconsciente. En ese sentido, el Behavioral Design es una herramienta estratégica para las organizaciones de todo tamaño. Dentro de un marco ético, permite comprender e influir en la conducta de las personas, tanto en entornos físicos como digitales”, explica Andrea Chinga, docente especialista en Behavioral Design de la Escuela Superior Toulouse Lautrec.

Aplicado en las estrategias de negocios de las marcas y emprendimientos, cuenta con un sustento científico –anclado en la psicología, economía, antropología y otros- para diagnosticar, por ejemplo, barreras que frenan la toma de decisiones. Además, al entender y aplicar el Behavioral Design, será más fácil reconocer y aprovechar el rol que juega el entorno, así como adoptar una nueva mentalidad centrada en las personas y en su comportamiento.

“Los seres humanos no tomamos decisiones racionales todo el tiempo. Comprender qué es lo que motiva una conducta y el real objetivo principal son la base para aplicar una estrategia creativa que lleve a los individuos, paso a paso, a la acción”, detalla Chinga.

Desde conductas simples como la activación de la pantalla de un celular, hasta conductas más complejas como la adopción de hábitos saludables. En línea con la rigurosidad de la disciplina, solo podemos prometer mayores probabilidades de éxito, mas no la certeza ya que estos elementos no son suficientes para cambiar conductas. Por ello, la Escuela Superior Toulouse Lautrec lanzó el programa Behavioral Design para los negocios, un curso de ochenta horas académicas, impartidas en modalidad online, que incluye formación profunda sobre los fundamentos de esta disciplina, el diagnóstico conductual, diseño conductual, medición de impacto de los diseños conductuales, y el estudio de modelos y análisis vigentes.

Quienes aprendan esta disciplina ganarán conocimientos que les permitirán desenvolverse mejor en los campos de innovación, recursos humanos, investigación de mercados, marketing, roles de product owner, consultoría, entre otros. “Esta herramienta es aplicable en varios campos que involucren mejorar experiencias del ser humano, así como cambios de comportamiento”, agregó la académica.

Ventajas del Behavioral Design para las empresas

Según Andrea Chinga, existen al menos cuatro grandes impactos en las organizaciones que apliquen estrategias del Behavioral Design visibles en sus mediciones internas.

Identifica barreras conductuales  para atenderlas

Permitirá identificar aquellos elementos que paralicen o entorpezcan la toma de decisiones para concretar una compra o adoptar un nuevo hábito. Este diagnóstico señala qué elementos debemos intervenir o eliminar para facilitar la conducta.

Determina qué conductas promover

Entender la complejidad de las conductas humanas les permite a las empresas dimensionar el impacto que puedan tener en el negocio, así como los recursos que demandará la intervención. De este modo, podrán determinar si es conveniente invertir tiempo y recursos en dicha conducta.

Diseña soluciones de alto valor

Comprender mejor la conducta humana repercutirá en la redefinición del diseño de productos y servicios con mejores tasas de conversión al basarse  en  hallazgos científicos sobre la conducta y elementos que la influyen. Finalmente, hay otras dimensiones además de la motivación tan o más importantes a considerar.

Experiencia de usuario mejorada

Al profundizar en las personas, se conocerá mejor sus procesos de decisión y acción, con lo que se harán tangibles mejoras en la experiencia que se le ofrezca a los usuarios. Esto impactará de manera positiva en el diseño y en la evaluación de los indicadores relacionados a ello. Por ejemplo, la experiencia de Spotify Wrapped incluye el uso de varios sesgos cognitivos, así como la gamificación y la personalización que facilitaron la creación de un vínculo emocional con los usuarios y ello, la mayor interacción.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *