Jueves, 13 de Mayo del 2021
turismo


Italia seguirá el modelo coreano en su lucha contra el coronavirus

Publicado el 21/03/20

Italia se prepara para cambiar en su estrategia de lucha contra el coronavirus: El «modelo italiano» no está dando los resultados esperados y se dispone a seguir el ejemplo de Corea del Sur, sin duda mucho mas eficaz a la vista de los números sobre la difusión de los contagios y muertos: En Italia se ha producido 47.021 infectados y 4.032 muertos (cifras oficiales del viernes), en un país de 60 millones de habitantes. La diferencia con Corea del Sur, con 51 millones, es abismal: 8.652 contagiados y 92 muertos. Estos datos han abierto los ojos a las autoridades políticas y sanitarias italianas, que, a pesar de las medidas adoptadas hasta ahora, temen un colapso en ciertas regiones si no se frena la epidemia, porque las cifras de la emergencia sanitaria crecen de forma imparable.

Es evidente la frustración de las autoridades sanitarias cuando se cumple justo un mes de la explosión de la epidemia en Italia: «Esto no va bien, no va bien», reconoce el profesor Giovanni Rezza, del comité sanitario que asesora al gobierno y director del departamento de Enfermedades Infecciosas del Instituto Superior de Sanidad. Hay un claro motivo para la decepción generalizada. Teniendo en cuenta que han pasado casi dos semanas desde que el gobierno adoptó duras restricciones en los desplazamientos y en las libertades individuales, sobre todo en las regiones del norte, se creía que ahora podría estar llegando una situación estacionaria. Los datos confirman lo contrario: «Es evidente que estamos aún en fase de crecimiento. Estas cifras dicen que probablemente han surgido nuevos focos de la epidemia. Sabemos que la situación en Lombardía es realmente catastrófica. En particular en Bérgamo y Brescia. Focos importantes hay también en Emilia-Romaña y las Marcas», añade el profesor Rezza. Solo en la región de Lombardía los contagiados son 22.264 y los fallecidos 2.549.

Los límites del modelo italiano
Parece claro que el llamado «modelo italiano», que han seguido varios países europeos, no está dando los frutos deseados. De ahí que el gobierno italiano esté observando desde hace días el modelo de Corea del Sur y se prepare un cambio de estrategia, según confirma a Repubblica el profesor Walter Riciardi, de la Organización Mundial de la Salud y consejero del gobierno sobre las medidas a adoptar para combatir la epidemia: «Desde hace días estudio el gráfico (47.021 infectados en Italia y 8.652 en Corea del Sur). Y cuanto más lo miro más me convenzo que debemos seguir la estrategia adoptada por Seul. De acuerdo con el ministerio de Sanidad, estoy proponiendo que se adopte también en Italia. Hemos ya activado un grupo para definir los detalles».

Confirma también la necesidad de adoptar el método coreano Enrico Bucci, profesor de Biología de los sistemas den la Temple University de Filadelfia, que desde hace días estudia la difusión del coronavirus en Italia: «Las curvas de la epidemia en Corea nos indican que la contención del virus funciona y es posible, si se escogen medidas que en Italia no han sido adoptadas. Pero aún estamos a tiempo».

Claves del modelo coreano
La clave del modelo coreano es conocida: Realización de muchos test sobre el coronavirus entre la población (300.000) y auxilio de la tecnología para señalar los contagiados con síntomas aunque leves y las personas con las que habían entrado en contacto. Cada uno de los casi 9.000 que resultaron positivos a los test ha sido «espiado» por las autoridades sanitarias coreanas a través de sus datos médicos, los GPS de los teléfonos móviles, las cartas de crédito y las numerosas telecámaras de vigilancia. Entrecruzando todas esas informaciones se encontraban las personas que podían haber entrado en contacto con el Covid-19 y las han aislado, en sus casas o en hospitales, según sus condiciones de salud y el resultado del test. Además una app señala los lugares en que han estado las personas de riesgo y de esta forma quien hubiera frecuentado los mismos lugares podían someterse voluntariamente al test”.

El problema de la privacidad
El problema con el que se enfrenta Italia para imponer ese sistema es que, según el derecho italiano, se pone en riesgo la privacidad de los ciudadanos, sobre todo por el control del uso de los móviles, cartas de crédito y videocámaras: «En efecto los obstáculos, justamente puestos por el derecho italiano, son tales que impiden tal intromisión en la vida privada de los ciudadanos. Pero es necesario considerar que la democracia es fundamental, pero con ella en el cementerio no hacemos nada», afirma el profesor Enrico Bucci. Esta convicción la expresaba con una rotunda frase el profesor Massimo Galli, jefe del departamento de enfermedades infecciosas del hospital Sacco de Milán: «Mejor encerrados en casa que muertos, no salgan a la calle».

Entre los expertos se abre paso que se deberán modificar ciertas reglas sobre la privacidad en esta época de grave emergencia: «En lo referente a la privacidad, nos encontramos frente a un problema muy importante y se estudiará con gran cuidado. Pero es necesario comprender que estamos en una situación de extrema gravedad». Paradójicamente, se considera que esa limitación o suspensión de la privacidad, podría significar el retorno a la «libertad» para la mayor parte de la población, que se vería libre de esta plaga que es el Covid-19: «Es verdad; al individuar precozmente todos los contagiados, podremos garantizar los que no tienen problemas para circular libremente», afirma el consejero del gobierno, Walter Riocciardi. En efecto, Corea del Sur no ha cerrado sus ciudades por la epidemia, como está sucediendo en el resto del mundo.

En estos momentos, Italia está ya preparada para partir con el modelo coreano, una vez que se resuelva el obstáculo inicial sobre la privacidad, para el que ya se estudia también una solución: «Tan pronto como se resuelvan los problemas referidos a la privacidad, con una ley ad hoc, estamos listos para partir, porque desde el punto de vista tecnológico tenemos todo lo que es necesario, a comenzar por los operadores del sector – compañías telefónicas, bancos, etc.- que nos han ofrecido el máximo de la colaboración».

El fin justifica los medios
Entre los expertos se está abriendo paso la convicción de que es justo tutelar el derecho a la vida, por lo que son «justas las prohibiciones en una grave emergencia sanitaria», según afirma el prestigioso jurista Gustavo Zagrebelsky, presidente emérito de la Corte Constitucional italiana: «La Constitución prevé que la libertad de circulación y la libertad de reunión puedan ser restringidas por motivos de salud, seguridad, incolumidad pública. En las situaciones de emergencia el fin justifica los medios. Pero ciertamente no todos. No serían admisibles los medios contrarios a la dignidad de los seres humanos y los discriminatorios», declara a Repubblica el famoso constitucionalista italiano, quien también tranquiliza sobre las medidas extraordinarias a adoptar sobre la privacidad: «No veo pruebas de dictadura».

Todo pues está listo en Italia para seguir el modelo coreano, en la confianza de que se rebaje sustancialmente la imparable y vertiginosa ascensión de la curva de contagiados: «Nuestra curva se reducirá –asegura Walter Ricciardi- pero más lentamente que la coreana, que se ha estabilizado a velocidad supersónica. Pero al activar la misma estrategia de Seul podemos acelerar (para contener la epidemia). Y esto es lo que ahora debemos hacer comprender a todos».

FUENTE: ABC



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai