Lunes, 20 de Mayo del 2024
turismo



Crónica: Hay goles en la vida, yo lo sé – Vallejo campeón del Torneo del Inca

Publicado el 27/04/15

César Vallejo se coronó con justicia en el Torneo del Inca

Las grandes colas se formaban a las afueras del estadio Nacional, las rutas del Metropolitano abarrotadas desde el norte y el sur, y la calle Isabel La Católica se llenaba cual procesión en mes de octubre, los angelitos del cuadro blanquiazul llegaban de todos lados de Lima Metropolitana, uno de los pocos días donde era inevitable cruzarse con alguien en la calle con camiseta de Alianza Lima y es que la mitad del país estaba expectante y listo de dar la vuelta olímpica que si bien es cierto no iba a acabar con las críticas de su eterno rival pero demostrarían con ese hermoso plato labrado, que son el equipo sensación, el equipo que marca la diferencia en estos momentos, y claro, si se tumbaron al que parecía más efectivo y con mejor juego que supuestamente era la Universidad San Martín. La casa de las apuestas marcaban todos para Alianza Lima, inclusive en las apuestas del barrio, “dos chelas y un cebiche” me imagino a los hinchas de la U diciéndole a algún pariente o amigo solo para amargarle la vida, y muchos blanquiazules hasta doblaban la apuesta, la previa había marcado a todos los diarios y programas deportivos dándole toda la cobertura al equipo más popular mientras que Vallejo si es que tenía suerte tal vez podría entrar en la página 4 o solo como relleno de información, que más se podía decir del cuadro norteño, marcaba noticia el hecho de que muchos ex aliancistas se enfrentaban al equipo del cual son hinchas, luego de eso no había más que decir por parte de los poetas, sin embargo, Alianza Lima llenaba páginas centrales y era dueño de las portadas, los días previos solo se hablaba de los once de Sanguinetti que eran motivo de hacer largas colas en los puntos de venta de entrada, causando inclusive hasta peleas entre hinchas para tener la oportunidad de celebrar con su equipo y gritárselo a los hinchas de la vereda del frente.

Abarrotado completamente el coloso de José Díaz, todos vestidos de blanquiazul con excepción de quinientos trujillanos vestidos de naranja que habían llegado a la capital en unos buses contratados por el tío Acuña, y es que es válido, bueno el propósito de la gerencia de Vallejo para apoyar a los hinchas fue traerlos en caravana, y no solo eso, en la Plaza de Armas de la ciudad de la primavera también disfrutaban los que no pudieron hacer el largo viaje, una pantalla gigante con animación de personal de la Universidad hicieron que todos se deleiten con el pundonor de los muchachos norteños que dejaron el alma en la cancha. Y es que el partido se caracterizó por eso, prácticamente con las ganas de Alianza por hacer buen fútbol pero con demasiada autoconfianza que les resultó caro al final. Sanguinetti mandó a la cancha a un equipo que podía asombrar a cualquier hincha en el estadio, y hasta asombró a los periodistas que cubríamos el partido, ¿cuál era la intención poniendo desde el inicio a Mauro Guevgeozian en lugar de Osnar Noronha? Pues hasta ahora no hay una respuesta lógica, el trabajo fue perfecto con el charapa que era apoyado por Cristian Cueva y por Landauri, puede ser que la ausencia de Gabriel Costa pudo haber generado una necesidad urgente de cambiar de plan ofensivo, y es que tener a un hombre “9”, es decir, un delantero que puede dar más en el juego aéreo que tocar el balón le generaría a Alianza la opción de centrar desde los laterales y es por eso que Jean Deza fue incluido para que junto a Roberto Guizasola por la banda derecha pueda alimentar al “armenio” mientras que por el otro sector Trujillo y Landauri harían lo mismo, y no solo eso, para demostrar que el juego aéreo era el arma principal para Alianza siempre se apoyó en las pelotas paradas con los centrales, es por eso que Marcos Miers anotó el primero con esta mencionada fórmula. Alianza en los primeros veinte era el dueño del campo, usando siempre el balonazo desde el centro y costados, ¿pero este accionar podría ser leído por Franco Navarro en los minutos posteriores?, claro que sí, y el estratega estaba listo para cambiar el chip en plena primera etapa.

Alianza había insistido con el mismo juego después del gol en una pelota parada, el conjunto poeta sabía que si los circuitos que originaban el desenvolvimiento de Alianza nacía desde su campo, lo más idóneo era poner un candado en ese sector, es por eso que después de los primeros veinte la primera consigna que daría Franco Navarro es presionar ahí, donde Míguez y Atoche tuvieron más de un problema, Chávez y Quinteros cerrando las salidas por las bandas, y en el medio uno de los héroes del partido Emiliano Ciucci fue el caudillo para lo que intentaban mandar los balones aéreos, siempre resguardaba el medio Rinaldo Cruzado que era el que escudaba al argentino, entonces los Grones empezaron a entrar en desconcentraciones, los nervios se trasladaban a la parte de los zagueros, por ahí era muy difícil que Vallejo no intente inquietar, al hacerse difícil la salida de los aliancistas los ataques fueron disminuyendo y empezaron las imprecisiones, cuando el gol llegó para los poetas por parte de Montes, todos vieron una réplica del gol inicial, el cabezazo del delantero ex – Alianza Lima casi rompe la red del arco, era un empate merecido pues los norteños ya habían demostrado que habían mejorado y cambiado la cara del Vallejo que inicio las acciones, es así como se irían al descanso, como se moverían las pizarras era lo más curioso, en Alianza tenían a Noronha y parecía ser la opción más lógica para tener sorpresa en la ofensiva.

Un segundo tiempo con piezas de ajedrez sin mover rápido, el que necesitaba de esto era Alianza, de eso no hay duda, todos esperaban a Noronha por Guevgeozian para cambiar de ritmo y de ideas pero eso no llegó, los ataques eran para ambos, tanto Alianza Lima como Vallejo tenían opciones pero los que seguían incidiendo en imprecisiones eran los victorianos, era una pelea aparte de los centrales de cada equipo donde eran ligeramente superiores los poetas. Hasta que llegó el primer cambio, Sanguinetti había decidido sacar a Jean Deza para poner al colombiano Preciado en la misma posición como volante extremo pero con ritmo diferente, la misión del colombiano era salir corriendo desde el medio para romper líneas contrarias, pero esto no funcionó, jugar con Preciado en el campo era como jugar con uno menos. Franco Navarro decidió que era la gran oportunidad de Víctor Cedrón de demostrar que es un jugador elemental para cualquier equipo y es por eso que ingresó en lugar del lesionado Ronald Quinteros y vaya que fue un problema para su ex equipo, algunos minutos después de su ingreso y en un juego repetido que eran contras al arco de Forsyth por derecha llegó el centro para Vican y este conectó el segundo tanto, un baldazo de agua fría para las cuatro tribunas.

Noronha entró muy tarde para tratar de buscar el empate, y bueno que decir del ingreso de William Mimbela prácticamente ni lo vimos en acción, con esto Vallejo tenía solo en mente el contraataque, priorizaba la defensa y eso funcionaba, la cuenta la cerraría Daniel Chávez con otro cabezazo era el minuto 40 de la segunda mitad y todo estaba liquidado, la muralla naranja que puso Vallejo era difícil de derrumbar y así hubieran jugado diez o quince minutos más es muy probable que Alianza no pueda llegar a otro gol. Final del partido y Alianza veía el torneo perdido, los hinchas victorianos no lo podían creer, se fueron con rostros desencajados ante el resultado que ni el más negativo de los Grones hubiera pensado, pero lo cierto es que la Universidad César Vallejo mostró algo más que fútbol, demostró el compromiso que desde inicio de año tuvieron, es por eso que el puntaje en la etapa de los grupos lo puso como el primer clasificado, una alegría para los trujillanos que hicieron el largo viaje y a todos aquellos que estaban en la plaza de armas allá en la ciudad del norte, es un premio al esfuerzo donde se demuestra una vez más como en la época de Cienciano campeón internacional o el Juan Aurich y sus últimos campeonatos, el equipo chico puede demostrar que es grande, y agrandarse más aun cuando tienes un estadio lleno que está en contra tuyo, una proeza de Vallejo, un aplauso para el equipo poeta que ya está clasificado a los play off de fin de año para definir al campeón nacional, y bueno por mi parte, tengo una apuesta que pagar pues yo también pensé que los hombres de Sanguinetti estarían festejando hasta el momento.

.

.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *