Jueves, 18 de Abril del 2024
turismo



Adiós a la magia de ‘Tití’ Henry

Publicado el 16/12/14

Thierry Henry decidió colgar las botas a los 37 años. El delantero francés se retira tras una trayectoria plagada de éxitos y siendo uno de los atacantes más importantes de finales del Siglo XX y principios del XXI.

El galo comenzó a brillar en su país. El Mónaco fue quien le dio la oportunidad de convertirse en profesional en la temporada 1994/95. Con 17 años inició una carrera que le llevaría a jugar en alguno de los clubes más importantes del mundo. Tras un desapercibido paso por la Juventus, ‘Tití’ fichó por el Arsenal, club en el que cosecharía sus mayores éxitos como fútbolista y donde se haría un hueco en la historia del conjunto inglés.

Como ‘gunner’ marcó más de 230 goles en los cerca de 390 encuentros que disputó durante ocho campañas. Durante ese periodos, sus goles ayudaron a que los londinenses levantaran dos Premier League, tres FA Cup y dos Community Shield. Se convirtió en máximo goleador de la liga inglesa en cinco ocasiones y logró la Bota de Oro en el año 2004 y 2005.

En 2006 recibió el Balón de Bronce y un año después estampó su firma en un contrato con el Barcelona. Henry jugó como azulgrana durante tres temporadas y entra en la historia del club catalán al conquistar seis títulos con Pep Guardiola en el banquillo en una sola temporada. ‘Tití’ cierra su etapa en Can Barça logrando dos Ligas, una Copa del Rey, una Supercopa de España, una Liga de Campeones, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes.

Líder ‘bleu’ y aventura en Estados Unidos
Pero el momento más importante de su carrera llegaría con la selección francesa. Thierry Henry se retira del fútbol habiendo conquistado el Mundial de 1998 y la Eurocopa del año 2000. El delantero formó parte de uno de los mejores combinados nacionales que haya visto Francia en toda su historia.

Con 35 años, y ya retirado de la selección ‘bleu’, decide aventurarse en la que sería su última avenntura: jugar en los New York Red Bull. En la MLS llega como una estrella y juega como tal. Deja goles de bella factura y muestra su magia al otro lado del charco. Ahora esa magia se apaga. El fútbol pierde a un delantero que hacía del gol un arte.

 



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *