Miercoles, 29 de Mayo del 2024
turismo



“Neurosis histérica” individual de Adriana Tomatis

Publicado el 07/03/13

 

En el marco de las celebraciones por el Mes de la Mujer, Fundación Euroidiomas presenta en su espacio de arte la exposición “Neurosis histérica”, individual de la artista Adriana Tomatis en la que se aborda la psique femenina, invitándonos a reflexionar sobre las sensaciones y emociones que afrontan las mujeres. No es gratuito que el título incluya la palabra histeria que proviene de la palabra útero, esa matriz interior de la mujer desde donde la artista escudriña la construcción de nuestras psiques y retinas a partir de lo que vemos.

Neurosis histérica, nos muestra el paso de un trabajo de carácter social a un trabajo más personal e introspectivo de la artista que, para esta muestra, ha recurrido a imágenes rescatadas de viajes personales, la mayoría fotografías hechas por ella misma y que son convertidas en exilios interiores, por el desenfoque. “Como en el cuadro en que la artista nos toma una fotografía: un autorretrato cubierto por la cámara fotográfica. La observamos sin verla mientras nos captura como imagen. Juegos de miradas y de roles. Ella no busca guiarnos; por el contrario, nos muestra personajes carentes de nitidez para que cada espectador les dé su propio sentido. Retratos a ser configurados nuevamente desde la opacidad, según la imagen o reflejo que el observador necesita representar en su mente”, escribe Susana Torres. La artista se basa también en la famosa película de Ingmar Bergman, Persona, citada en algunos de los óleos que forman parte de la muestra.

Adriana Tomatis Souverbielle (Lima, 1981) es artista visual egresada de la Escuela Superior de Arte Corriente Alterna en la especialidad de pintura, con Medalla de Oro a la Excelencia 2006. Su producción artística oscila entre la pintura, la fotografía y el video. Ha participado en numerosas exposiciones colectivas como “Godard”, muestra sobre el cineasta Jean Luc Godard en el Centro Cultural de España, “Lo Cholo en el Perú. Racismo, Violencia y Mestizaje” en la Biblioteca Nacional del Perú, “Desplazamientos / Nuevos Artistas” en la galería Artco (2007), entre otras. En 2008 presentó su primera muestra Individual titulada “Happy Days”, en la galería Vértice. En 2010 realizó la co-curaduría, junto con la artista Claudia Coca, de la CASONA VPERU. Es miembro del directorio y curadora del Centro Cultural Juan Parra del Riego de Barranco.

Neurosis histérica se inaugura el 20 de marzo a las 7:30 p.m. en el Espacio de Arte de la Fundación Euroidiomas, calle Libertad 130 Miraflores. La exposición podrá visitarse hasta el 8 de abril y el horario de visitas es de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 9:00 p.m. y sábados de 9:00 a.m. a 6:00 p.m. Ingreso libre.

 

Texto de Susana Torres

Artista visual y curadora

“¿Crees que no lo entiendo?

El sueño imposible de ser.

No de parecer, sino de ser…

el abismo entre lo que eres para los otros y para ti misma,

 el sentimiento de vértigo y el deseo constante de, al menos, estar expuesta,

 de ser analizada, diseccionada, quizás incluso aniquilada…”

 

Monólogo del personaje de la doctora en la película Persona

filmada por Ingmar Bergman en 1966.

Bokeh significa desenfoque en japonés. Es un efecto utilizado en la fotografía por el que se enturbian zonas de la imagen para, por contraste, darle importancia a otras más nítidas, dirigiendo así nuestra mirada a la composición.

A diferencia de ese recurso, Adriana Tomatis nos presenta una serie de retratos con imágenes desenfocadas en su totalidad. Ella no busca guiarnos; por el contrario, nos muestra personajes carentes de nitidez para que cada espectador les dé su propio sentido. Retratos a ser configurados nuevamente desde la opacidad, según la imagen o reflejo que el observador necesita representar en su mente.

Las pinturas de Tomatis se originan en fotografías casi siempre hechas por ella misma. Episodios escogidos por su mirada en diversos viajes personales. Viajes convertidos ahora en exilios interiores, por el desenfoque.

La exposición se ofrece así como el cuarto de los espejos en una feria de curiosidades. Un recinto en el que los cuadros nos observan como reflejos deformados, cuyas distorsiones, sin embargo, revelan otra realidad, de manera más eficaz y profunda.

Lacan decía que el analista le devolvía al analizante su mensaje invertido a manera de un espejo. Y en este reflejo no perfecto el analizante se reconocía. Pero es difícil reconocernos desde la distorsión de nuestra imagen, más aún, desde el engaño de la nitidez supuesta.

Los espejos nunca reflejaron la realidad, son respuestas inversas a una pregunta primera hecha imagen. Caretas de la realidad que muestran en su mentira la verdad oculta detrás de lo obvio.

Persona significa máscara. Aquel objeto que cubre el rostro y no deja verlo claramente, pero representa el deseo del portador, su desear ser, su aparentar. Persona es también el título de la famosa película de Ingmar Bergman que Tomatis cita en dos de los retratos aquí expuestos. Protagonistas que miran su propio reflejo en trance de confusión de roles. Roles intercambiables en los que ellas se reconocen a través del otro, no desde ellas mismas.

Como en el cuadro en que la artista nos toma una fotografía: un autorretrato cubierto por la cámara fotográfica. La observamos sin verla mientras nos captura como imagen. Juegos de miradas y de roles.

El poder de la imagen no está en la imagen misma, sino en lo que construimos en nuestras psique y retina a partir de lo que vemos. Todo ello enmascarado en una estética nouvelle vague, de pasteles fríos que parecen hablar de otro tiempo y otro espacio.

Otra identidad: imágenes que no pretenden ser sino parecer.

Mayores informes:

 

Issela Ccoyllo / Isaura Díaz

Telfs. 215-5593 / 99938-1000 / RPM *343031

issemar@yahoo.es / fundación@euroidiomas.edu.pe



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *