Miercoles, 29 de Mayo del 2024
turismo



Republicanos de Estados Unidos

Publicado el 04/09/12

Cuando en unas elecciones hay dos actores centrales, usualmente, pero no siempre, el ganador es aquel que se muestra más capaz de moverse hacia el centro captando a los claves sectores intermedios.

Humala en el Perú y el Partido de los Trabajadores en Brasil dejaron de perder comicios cuando se distanciaron de primigenios discursos izquierdistas y se aliaron con ‘moderados’. En Reino Unido el único candidato conservador que no se desplomó en las municipales del 2012 fue al alcalde londinense Boris Johnson quien adoptó muchas posiciones sociales y centristas apelando a un sector del electorado tradicionalmente laborista.

En el caso de EEUU, los republicanos en el 2008 escogieron como a su cabeza de formula a McCaine, quien buscaba distanciarse de planteos muy conservadores y halcones de la era Bush y adoptaba algunas políticas demócratas.

Sin embargo, esa estrategia fracasó pues no lograron evitar el triunfo de Obama, el mismo que navegaba con viento en su favor ofreciendo cambio y aprovechando el desgaste del bushismo.

Ahora los republicanos han adoptado una fórmula diferente. En vez de pegarse al centro, se han derechizado aún más.

Mitt Romney ya no es aquel ex gobernador de Massachusets quien se mantenía abierto a la regularización de los inmigrantes indocumentados, al aborto, a los derechos de los homosexuales y a diversas políticas liberales, y quien creó una versión local de un sistema público gratuito de salud.

Hoy, más bien, ofrece mano dura y deportaciones masivas a los más de 12 millones de residentes sin papeles y pide revertir concesiones hechas al aborto y a los gays, así como atacar el sistema de salud Medicare, que es una de las estrellas de Obama.

Romney ha escogido como a su compañero de plancha a Paul Ryan, quien es el gurú de los recortes de impuestos y de ofrecer las mayores excepciones tributarias. Esto aunque él no quiere alterar el hecho de que su mega-potencia siga teniendo la mitad de la inversión en armas del planeta.

Romney-Ryan se ufanan de ser muy conservadores y durante estos comicios buscarán empujar a la opinión pública de EEUU hacia rechazar las concesiones históricas que este país ha hecho a derechos de la mujer como es el aborto o a las de las minorías sexuales, y lanzar una ofensiva contra inmigrantes. También pedirán anular controles a la compra personal de armas o para proteger al medio ambiente. En el plano educativo serán hostiles a la teoría de la evolución y buscarán curriculums más influidos por la fe que por la ciencia.

Los demócratas, en vez de buscar polarizar al país entre este programa y el suyo liberal, están, mas bien, adaptándose a la presión conservadora pensando que así no perderán los comicios.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *