Sábado, 18 de Mayo del 2024
turismo



“El Kennedy republicano”

Publicado el 15/03/12

LIMA –

El Partido Republicano de EE.UU. se encuentra en una competencia interna donde debe escoger entre 3 candidatos que no son protestantes, ramal religioso en el cual han estado todos los 44 presidentes que ha tenido la actual megapotencia, con excepción del católico demócrata Kennedy, quien en 1963 fue el último mandatario norteamericano en ser asesinado.

De los 4 contendores a la postulación republicana, solo Ron Paul es protestante, pero su rechazo libertario a la ONU, las bases militares en el exterior y al Banco Federal le hacen inelegible.

Inicialmente el establishment y los medios apostaban por transformar al millonario Mitt Romney como el Kennedy mormón, pero esta religión concita más rechazo dentro de la base evangélica conservadora del republicanismo, la misma que hoy prefiere apuntalar a alguno de estos 2 candidatos católicos: Rick Santorum o Newt Gingrich.

Cuando Kennedy fue electo, él quiso representar a minorías que habían estado tradicionalmente ajenas al poder (como los descendientes de irlandeses y católicos como él y los negros) en oposición a la derecha tradicionalista. Sin embargo, esta vez, los católicos Santorum y Gingrich aparecen como los principales portavoces de dicho ultra-conservadurismo mientras que no despiertan simpatías dentro del cuarto de la población de EE.UU. que es hispana o afroamericana.

A pesar que los latinos representan la mayoría de los casi 70 millones de católicos estadounidenses, ellos no sintonizan con esos 2 correligionarios suyos que hablan de que solo el inglés debe ser la única lengua oficial y que hay que imponer aún más controles anti-inmigratorios.

Mientras que Lugo fue electo en Paraguay como el único exobispo católico en una presidencia americana debido a sus discursos izquierdistas y a la influencia de la “teología de la liberación”, Santorum y Gingrich quieren llegar a ser el primer presidente católico republicano del mayor país protestante del mundo, pero con el apoyo de los evangélicos blancos de la derecha dura y militarista y de la “teología de la prosperidad”.

Si bien Romney es el favorito de los mercados y los medios, muchos cristianos protestantes y católicos no están preparados para aceptar como su presidente a alguien que representa a la iglesia misionera que más busca minar a sus iglesias y varias de sus creencias.

Cualquiera sea el “Kennedy republicano” sus políticas van a ser muy contrapuestas a las del verdadero Kennedy. Mientras este demócrata tendió un puente hacia América Latina con la Alianza para el Progreso, desarrolló la ciencia y buscó una sociedad más liberal e integracionista, Romney, Santorum y Gingrich coinciden en una actitud más beligerante ante varios gobiernos e inmigrantes latinoamericanos y un retroceso hacia una sociedad menos abierta y donde la ciencia deba retroceder ante la fe.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *