Sábado, 25 de Mayo del 2024
turismo



“Gringo Gingrich”

Publicado el 24/01/12

LIMA – Las internas para elegir al candidato republicano en EE.UU. constantemente dan vuelcos de opinión. Primero el mormón ‘moderado’ Mitt Romney encabezaba las encuestas hasta mediados del 2011, pero luego la punta pasó en agosto al conservador evangélico Rick Perry, en noviembre al negro Herman Cain, a fines del 2011 a Newt Gingrich (ex jefe de la Cámara de Representantes en 1995-99) y desde hace alrededor de un mes nuevamente a Romney.

Dos de los que lideraron los sondeos ya se han retirado por haberse desplomado en éstos: Cain y Perry. Gingrich empezó a declinar cayendo en poco tiempo de un 35% a un 15% en las encuestas. Otro conservador católico como él, Rick Santorum, llegó a sobrepasarle e incluso ganó la primera primaria (Iowa, 3 de enero 2012).

Sin embargo, en la tercera elección en Carolina del Sur el sábado 21 Gingrich se revitalizó, se impuso con amplio margen y ya tiene más delegados que cualquier otro competidor. Gingrich está en su momento. Si hasta hace unos días se pensaba que Romney era el único republicano que pudiese competir con Obama ahora él es el que más podría quitarle la eventual representación republicana al mormón, religión que muchos protestantes y católicos niegan que sea cristiana.

Entre Gingrich y Romney no hay muchas diferencias pues ambos concuerdan en retornar a una política exterior e inmigratoria más dura, son conservadores sociales muy religiosos y quieren menos impuestos, regulaciones e intervención estatal en la economía. Gingrich quiere aparecer como el abanderado de las capas medias y pobres blancas y religiosas, pese a una gran fortuna y a haber dejado a 2 esposas por mujeres más jóvenes, y cuestiona a su rival por su voracidad capitalista y falta de escrúpulos en despedir trabajadores.

Romney le retruca que él, a diferencia suyo, sí tiene experiencia en administrar un estado y empresas y es un hombre de familia.

Romney representa a los pragmáticos ‘moderados’ y ‘pronegocios’ del republicanismo. Él mismo ha adoptado en el pasado posiciones proliberales ante el aborto, los gays y la medicina estatizada. Gingrich, en cambio, es un conservador más crudo que quiere a nivel de todo el país cortar todo fondo público para abortos, anular toda unión homosexual, permitir permisos de trabajo para menores de edad, rechazar mayores controles a la ecología o al uso de armas privadas y perforar pozos y minas ‘aquí, ahora y con menos tributos’.

Gingrich sintoniza con los conservadores religiosos y el ‘Partido del Té’, dice que el enemigo externo e interno de EE.UU. es el ‘Islam radical’, quiere vetar el que en EE.UU. los musulmanes puedan desarrollar su código religioso (sharia) o erigir una mezquita cerca a lo que fueron las Torres de Manhattan. Niega que los palestinos sean un pueblo, acusa a la autoridad palestina de ser ‘terrorista’ y pide una línea más intervencionista ante Irán, Siria y Egipto y una ofensiva diplomática ‘prodemocracia’ ante Rusia, China y Cuba.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *