Martes, 21 de Mayo del 2024
turismo



El año en el que los famosos sufrieron robo de fotos “hot”

Publicado el 26/12/11

El 2011 varias actrices y cantantes famosas sufrieron el robo de imágenes eróticas. Entre ellas estuvieron Scarlett Johansson, Mila Kunis, Rihanna y Blake Lively, que se animaron a posar desnudos en su intimidad, pero los hackers se encargaron de hacerlo público.

Scarlett Johansson, quien fue la estrella de Lost in Translation (Perdidos en Tokio) y Match Point, sufrió el robo de imágenes privadas tomadas por ella misma con su celular y que la muestran en un baño totalmente desnuda, de espaldas y reflejada en un espejo.

La misma “escenografía” escogió la modelo y actriz Blake Lively -ex novia del intérprete Leonardo DiCaprio- para tomarse fotografías sin ropa. Pero un hacker se las sustrajo y su representante tuvo que salir a dar la cara por ella, negando que se tratara de la protagonista de Gossip Girl.

Mila Kunis fue otra víctima del mismo ciberpirata de Scarlett, Christopher Chaney, quien subió a la web fotos íntimas que la intérprete se habría tomado en una habitación junto al cantante Justin Timberlake, que aparece sin camiseta en una cama y con ropa interior femenina sobre su cabeza.

La artista Christina Aguilera también sufrió una intrusión de este tipo, una de las tantas causas por las que 2011 no fue un buen año para ella. Además de separarse del padre de su hijo y engordar varios kilos, un hacker ingresó en los documentos de su estilista y sustrajo una serie de imágenes comprometedoras, que rápidamente fueron subidas a Internet. La cantante aparecía semidesnuda y luciendo provocativos atuendos y, según reveló su manager, las imágenes “habían sido tomadas en la privacidad de su vivienda”.

También los videos hot se convirtieron en la nueva preocupación de las estrellas internacionales. La cantante Rihanna, quien ya había sido víctima de la divulgación de imágenes privadas, no la pasó nada bien cuando se enteró de que una cinta erótica -en la que aparecía manteniendo relaciones sexuales con el rapero J. Cole- estaba nada menos que en manos de un representante de la empresa de contenidos para adultos Hustler. “No les creemos. Ustedes necesitan más público… y claro, ¡también necesitan un video de sexo que sea real!“, salió a desmentir en su cuenta de Twitter.

Temas:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *