Domingo, 19 de Mayo del 2024
turismo



“Asesinados que asesinan a sus asesinos”

Publicado el 25/10/11

LIMA – En la historia mundial hay varios casos en que exhibir el cadáver de un líder muerto es algo que ayuda a desmoralizar a los derrotados, pero que también acaba generando lo opuesto.

Lo primero es algo que pasó con los de Mussolini y Hitler, pues luego de su muerte se impuso una coalición mundial que completamente reestructuró y reflotó a los países derrotados en la II Guerra Mundial. En cambio, en 1946 cuando turbas de bolivianos colgaron a su dictador Villarroel acusándolo de nazi-fascista, dieron paso a que 6 años después sus partidarios realizasen la mayor revolución popular suramericana.

Luego otro gobierno boliviano quiso humillar al Che Guevara mostrando su cadáver ultimado tras haberse rendido, pero con ello popularizó su imagen transformándole en ícono de cuanta protesta hay. En cambio, a Abimael Guzmán no se le golpeó y en la cárcel se le desmoralizó tanto que ahora él pide la libertad de quienes le capturaron.

Libia queda debajo de Roma, donde hoy imperan los discípulos que ésta antes crucificada, aunque allí el mártir que se celebra es el guerrero musulmán Omar Mukhar, quien en 1931 fue colgado por Roma por liderar la resistencia nacional contra la ocupación mussoliniana.
Ambos bandos de la actual guerra civil libia reivindican su figura, pero mientras el nuevo gobierno quiera mostrar al cadáver de Gadafi como si fuera el de un Mussolini, las fuerzas de sus hijos y seguidores querrán presentarlo como el Omar o Che del Siglo XXI, mientras que Chávez ya lo trata como un “mártir revolucionario”.

El nuevo régimen libio cree que le es útil mostrar imágenes de un Gadafi paseado ensangrentado y maltratado como un trofeo de guerra delante de un carro militar y luego como un cadáver abaleado estando rendido, incluso en medio de un congelador industrial al que acuden mirones que hacen cola.

Dicho despliegue propagandístico es una muestra de inseguridad, pues el gobierno transitorio al menos en 3 veces anteriores aseguró falsamente haber atrapado a alguno de los Gadafi y porque así cree que impondrá rápidamente su victoria total.
Sin embargo, ello puede jugar en su contra. En las Naciones Unidas y en Rusia se viene cuestionando esta conducta que contradice a los tratados de Ginebra que sostienen que a los prisioneros de guerra se les debe respetar su integridad física y, en caso de querer condenarlos por crímenes, se les debe conducir a tribunales. Los videos muestran que a Gadafi primero se le atrapó vivo y luego se le paseó como rata que merecía ser maltratada hasta que habría sido abatido.

El saber cómo tratar a un adversario capturado es una decisión muy importante. Este es el tercer enemigo principal de la OTAN que cae en una de las 3 guerras post-11S. En los 2 primeros casos se buscó evitar transformarlos en mártires: A Hussein le atraparon vivo y luego lo juzgaron, desacreditaron y sentenciaron y a Bin Laden se le ejecutó sin que EE.UU. quisiese revelar muchas fotos o el lugar de su entierro.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *