Domingo, 23 de Junio del 2024
turismo



PINTOR CON EL ALMA EN LA MANO

Publicado el 27/08/10

Nos abrió su fascinante mundo de puro arte, para confesarnos qué encierra ser pintor y mostrase como orgulloso peruano en las míticas galerías del planeta. Un día, le impresionó ver a orillas del río Chancay, en los valles de su eterno Huaral, impresionantes huacos, inigualables cerámicas, que luego seria la partida de inspiración, de su hoy notable figura en el interminable circulo de la pintura.

Miguel Brenner es su nombre bien ganado y no es casualidad lograr más de 30 años caminando por todo el mundo y exponer junto a los grandes maestros de la pintura. Sencillo y drástico a la vez para hablar de arte en el Perú, Miguel no se calla nada. Así es él.

-Miguel, ¿qué te ha dado la pintura?

“Una de las más grandes satisfacciones de mi vida ha sido ingresar desde muy niño a la Escuela Nacional de Bellas Artes. Y transitar por Europa para consolidar mi carrera, porque ser artista no es del momento.”

-¿Cuál es la fuente de tu inspiración?

“Desde que vi y aprecié a Leonardo Da Vinci. Es como que su alma entrara en mi, así somos los pintores, apasionados.”

-¿Eres creativo o curioso para tu trabajo?

“Imagínate, desde niño me subía a los cerros de mi pueblo, para divisar el paisaje, curiosidad que luego se convirtió en fuente creativa, todo valía, hasta las fantasías.”

-Ustedes hablan mucho del subconsciente.

“Sí pues. Yo lo interpreto como estar uno adentro, pero a la vez vivir tu realidad. Además, es un placer concretar tus sueños.”

-¿Qué escuela más te impresiona?

“El Perú es rico en exponentes, es que hay interminable fuente de inspiración, tenemos privilegiadas regiones, la madre naturaleza es generosa con nosotros. Esto da pie para que existan diversidad de escuelas o referentes. Así por ejemplo tienes la Escuela Cusqueña, bellísima, en pan de oro, con una delicadeza que desborda su valor. Sus cuadros, efectivamente valen oro.”

-¿Alguna vez dudaron de tu autoría?

“Recuerdo que en el colegio, hasta el profesor no creía lo que pintaba, se mostraban incrédulos, como no podía refutarlos, no me quedaba otra que callarme. Imagínate, luego se dieron cuenta de mis trabajos, en papel, hasta que mi maestro me llamo “El mejor pintor del valle” a los 14 años.”

-¿Qué es lo que mas te gusto hacer por esos años?

“Prácticamente dibujar las letras góticas y pintar con los tradicionales lápices Mongoles. Y leer mucho, como el libro de arte, de mi profesor Villacorta, ahora mi admirador.”

-¿Qué sentiste en tu primera salida al exterior?

“Fascinación y otro sueño cumplido. Tres veces a Miami. París, Roma. Reflexionar ante la Capilla Sixtina, asiduo visitador de los domingos y quedar contemplando a Miguel Ángel.”

-La angustia o soledad pasa por tu mente

“Hay que saber compensar en la vida de lo que te hace falta. Cuando pinto, no hay desesperación, porque en algún momento llegara el objetivo trazado. No me siento solo, hay seres queridos, como la familia, base de mi tranquilidad personal. Pintar es estar acompañado.”

-Entonces, ¿cómo nacen tus cuadros?

“El cuadro final es relativo, es una constante de perfeccionamiento, de inspiración plena. La idea es instante, viene como un rayo de luz, hasta llevarla a los pinceles. La inspiración también esta en la calle mayormente. Ah, un cuadro puede estar listo en un día, como en semanas o años. La idea es huérfana de tiempos.”

-Miguel, tú eres un pintor de mundo. Y de nichos, ¿verdad?

“Jamás voy a olvidar mis raíces. Sucede que cuando era “pipiolo”,a los 7 años, y para ganarme algunos centavitos, corría a los cementerios de la ciudad para pintar los nichos y poner los nombres con clase.”

-.¿Cómo ves a los artistas de hoy?

“Talento hay. Aún falta mayor apoyo e incentivos por parte del Estado. Al gobierno central le digo, que me abran las puertas de los Museos. Ser artista aquí, es un acto heroico, porque tiene que luchar ante la dejadez e indiferencia de las autoridades competentes. Vender un cuadro es un milagro.”

-¿Estarías dispuesto a donar uno de tus valiosos cuadros por un fin benéfico?

“Siempre he sido solidario con los que menos tienen. Ya lo hice para el museo de Andahuaylas, inspirada en la obra de Arguedas. Y si por estos días me lo piden, con alma, corazón y vida estaré dispuesto hacerlo, así somos los artistas de vena.”

No había tiempo para más, nos despedimos de este brillante pintor peruano, en su majestuoso espacio de San Isidro, donde uno esta en el cielo, entre sus más bellas obras. No es Miguel Ángel, es Miguel Brenner, el hombre que admira y estuvo muy cerca de la Gioconda, Monalisa. El artista que nos enorgullece mas allá de nuestras fronteras.

Por Marcos Mendoza
Fotos André Mendoza Alvarez



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *