Domingo, 20 de Septiembre del 2020
turismo


Remodelada Biblioteca Nacional con sede de Abancay abre sus puertas

Publicado el 08/02/10

Las grandes y antiguas puertas de la sede histórica de la Biblioteca Nacional del Perú, se abrieron a las 8 de la mañana de hoy para mostrar sus remodelados y modernizados ambientes y cobijar a cientos de estudiantes y lectores que concurrirán después de cuatro meses a la sede de la avenida Abancay.

Ahí encontrarán pisos nuevos, escaleras relucientes, estantes modernos y una mejor distribución para atender con mayor comodidad a los mil usuarios que concurren diariamente a leer, buscar investigaciones o a pasar gratos momentos de tertulia en cómodos ambientes.

“Se han modernizado los ambientes con el objetivo de ofrecer a los usuarios servicios totalmente renovados y satisfacer las demandas de información, educación permanente, cultura y recreación de los ciudadanos de Lima, del Perú y extranjeros, de todas las edades, que visitan las instalaciones”, dice la directora de la biblioteca, Margarita Martínez.

Señala que en cuatro meses se remodelaron ambientes que en 70 años nunca habían sido refaccionados y se cambiaron muebles, como los estantes, que provenían de tiempos inmemoriales.

“Toda la estantería se ha cambiado y se colocaron techos acústicos y vidrios reforzados para disminuir los ruidos externos”, anota Martínez.

El cierre se produjo en octubre del año pasado para cumplir con los trabajos de remodelación de la Tercera Etapa del Proyecto de Inversión Pública Recuperación de la Gran Biblioteca Pública de Lima, aprobado en 2009.

La finalidad era recuperar las instalaciones del histórico local, declarado monumento patrimonio cultural de la Nación por el INC el 9 de marzo de 1992, y convertirlo en una biblioteca segura y acogedora. Y se cumplió el objetivo. Desde el ingreso se observan los grandes cambios que se lograron en cuatro meses de trabajo.

Todas las salas de lectura y las oficinas administrativas tienen pisos laminados, en otros ambientes se colocó mayólica de alto tránsito y durabilidad, se mejoraron los ambientes del auditorio central del edificio y se reemplazaron las estanterías de metal por melamine. Asimismo, se remodelaron el Patio Republicano y la pileta, y se han pintado todas instalaciones de la Biblioteca.

Tecnologías

Durante el proceso de remodelación se equiparon las salas con sistema Wi-Fi para aquellos usuarios que opten por llevar su laptop para realizar sus tareas o investigaciones. Además se han remozado y comprado más computadoras para la sala de internet y se equipó la Sala de Exposiciones para eventos visuales.

La sede Abancay tiene doce salas, aparte del Auditorio Sebastián Salazar Bondy, el Teatrín y la Sala de Invidentes, donde se realizan talleres y actividades culturales, como funciones de teatro y exposiciones, además de jornadas para fomentar la lectura, como cuentos de estación y el Club de Lectura.

“Esta es una biblioteca antigua, pero con ideas modernas, abierta al público, que puede venir sin necesidad de tener ningún carné a leer o gozar de alguna de las actividades culturales que permanentemente se programan en la biblioteca”, manifiesta la directora. Es una oportunidad para visitar nuevamente la sede que guarda en sus ambientes toda la historia republicana del país.

Rico legado histórico

El 28 de agosto de 1821, a un mes de haber proclamado la independencia del Perú, el general don José de San Martín firmó el decreto de creación de la Biblioteca Nacional y la definió como “una de las obras emprendidas que prometen más ventajas a la causa americana” porque se le destinaba “a la ilustración universal, más poderosa que nuestros ejércitos para sostener la independencia”.

El 17 de setiembre de 1822 se inauguró la Biblioteca Nacional, que contaba con 11 mil 256 volúmenes que procedían de la antigua biblioteca de los jesuitas y de donaciones particulares, entre ellos 600 libros de propiedad del general San Martín. Como primer bibliotecario fue nombrado el clérigo arequipeño y brillante orador del Congreso Constituyente don Mariano José de Arce.

El histórico local de la cuarta cuadra de la avenida Abancay debió enfrentar duros acontecimientos a lo largo de su historia. Primero, el ingreso de las tropas realistas en Lima entre 1823 y 1824, lo que ocasionó la pérdida de buena parte de la colección con que contaba al momento de su inauguración.

Después, durante la Guerra del Pacífico, tras las batallas de San Juan y Miraflores, los chilenos ingresaron en la ciudad de Lima y ocuparon diversos edificios públicos, entre ellos la Biblioteca Nacional, que fue saqueada, perdiéndose una gran cantidad de libros.

Firmado el Tratado de Ancón, el presidente Miguel Iglesias llamó para dirigir la Biblioteca Nacional a don Ricardo Palma, quien entregó 29 años de su vida a esta labor. Palma, autor de las famosas Tradiciones peruanas, es conocido como el “Bibliotecario mendigo” por su infatigable labor de solicitar donaciones a las naciones hermanas, aprovechando su ya ganada fama de escritor.

Posteriormente, otro hecho trágico marcó historia en la BNP: un incendio, ocurrido el 10 de mayo de 1943, que destruyó valiosísimo material de nuestra Biblioteca, que era, junto con las de México y Río de Janeiro, una de las mejores de América.

Luego de producido el hecho, el gobierno de Manuel Prado nombró a Jorge Basadre como director de la Biblioteca Nacional. Él, con una paciente labor, levantó a la BNP de sus cenizas y la convirtió en una institución altamente técnica, que se ha mantenido hasta nuestros días.

Cultural

-1 La sede Abancay de la BNP recibe mil usuarios diarios en temporada alta y 700 en temporada baja que se desplazan en sus 5,794 metros cuadrados.

-2 Los lectores son escolares y universitarios que vienen de Breña, San Juan de Lurigancho, Rímac, San Martín de Porres y Lima.

-3 Tiene alrededor de 500 mil libros que cubren las necesidades de información, estudio o entretenimiento de los usuarios.

Datos

-La primera etapa de recuperación de la sede Abancay se inició en junio de 2008 al 16 de setiembre del mismo año. Se invirtieron 600 mil nuevos soles.

-La segunda etapa se realizó en junio y julio de 2009. Se invirtieron un millón 500 mil nuevos soles y se cambiaron las instalaciones eléctricas y pisos, entre otros.

-La tercera etapa de recuperación de la sede Abancay tuvo un fondo de 3 millones 500 mil nuevos soles. El local cerró por cuatro meses para hacer las remodelaciones.

(FIN) DOP/RES



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai