Sábado, 17 de Abril del 2021
turismo


No se gana pero goza

Publicado el 04/08/12

La Fundación Euroidiomas presentará en su Espacio de arte la muestra “No se gana, pero se goza” de la joven artista Liliana Ávalos, egresada de la Escuela nacional de Bellas Artes. La inauguración será el viernes 10 de agosto en calle Libertad 130 Miraflores.

En “No se gana, pero se goza” la artista nos ofrece un insólito recorrido por la ciudad de Lima, habiendo encontrado un imaginario a reivindicar en el diario quehacer y sobrevivencia del trabajador ambulante,. “Es por ello que la artista no duda en apoyarse de su cámara fotográfica para captar los intricados códigos que median los intercambios de productos que se suscitan en los mercados de su entorno”, afirma César Ramos. Esas primeras fotografías han sido luego intervenidas en sus serigrafías para imponerle color y algo de ternura. De esta manera, el cantante, el pintor, la emolientera, el vendedor de globos, entre otros, se dan cita en esta nueva propuesta de la artista.

 

Desde su posición de artista plástica, Liliana Ávalos recompone su mundo privado al hacer más amable el encierro y las horas de trabajo que suponen ser un ama de casa. La calle no ha estado exenta de la mirada de esta artista: ya la ha fotografiado antes como en las Caseritas de Valdivieso. Así, en “No se gana, pero se goza”, Ávalos explora otra vez ese camino y privilegia al sujeto de la calle. Jugando con los tonos chicha propios del lugar en el que vive (el Cono Norte), buscando suavizar la rudeza del trabajo en la calle, pero también evidenciar el proceso a través del color, el punto en el que el artista se siente medianamente satisfecho con su producto final, en palabras de la escritora Victoria Guerrero.

“No se gana, pero se goza” se inaugura el viernes 10 de agosto a las 7:30 p.m. en el Espacio de Arte de la Fundación Euroidiomas, calle Libertad 130 Miraflores. Estará abierta hasta el 29 de agosto, lunes a viernes de 9:00 a.m. a 8:00 p.m. y sábados de 9:00 a.m. a 6:00 p.m. El ingreso es libre.

Mayor informació

Sobre la artista:

Liliana Ávalos (1974) es egresada en Pintura de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Primer Premio en VII concurso Paisaje Urbano Winsor & Newton y ENSABAP 1998 y seleccionada en importantes concursos como el VII Salón Nacional de pintura, ICPNA, Concurso internacional Something Special 2004, entre otros. En 2001 presentó su primera individual “De Ocasión” en el Espacio Arte de Euroidiomas, en 2004 la bipersonal “Línea blanca. Avalos/Orbegoso en Centro Cultural Ricardo Palma y en 2010 su última individual “El hogar como patria” en Bruno Gallery.

Entre sus colectivas internacionales “Arquitecturas Imaginarias de Emilio Westphalen” en Centro de Arte Moderno de Madrid – España, II Bienal de Arte Hispano. Bronx. Nueva York – USA 2010, “Arte peruano Contemporáneo” en Galería Felipe S. Gutiérrez de la UNAM en Québec, Canadá 2005. , I Muestra de Arte Latinoamericano en Galería del Ayuntamientode Castelldefels. Barcelona – España 2002

Sobre la muestra:

NO SE GANA, PERO ¿SE GOZA?

Por Victoria Guerrero Peirano, escritora

He seguido la trayectoria de Liliana Ávalos y he admirado la perseverancia de un proyecto que apuesta por la vida cotidiana y lo doméstico. Así, desde una sensibilidad y un posicionamiento estético y político de lo que se ha considerado por siempre como el espacio “privado”, Ávalos empezó a realizar serigrafías de aparatos domésticos, de esos que “ayudan a mamá”, visibilizando un espacio en el que crecemos: entre la ternura y la rudeza. Pero el mundo de Liliana se ha ido ampliando: los objetos y los soportes se salieron del marco de la serigrafía o el óleo para dar paso a las esculturas blandas, objetos hechos en tela de costal o plástico rugoso (como los escudos o la instalación Papa Arariwa, entre otras), objetos confortables que hacen de este mundo un lugar mucho más soportable y vivible.

Así, en “No se gana, pero se goza”, Liliana explora otra vez ese camino y privilegia al sujeto de la calle. Esta exposición usa fotografías que a su paso por la calle toma Lili y que luego son intervenidas a través de la serigrafía u otras técnicas, y cuya finalidad es mostrar la otra cara del hogar, su extensión, el mercado de caseritas y caseritos. De esta manera, la artista recupera lo manual a través de la sobrevivencia de los otros, que es también su propia sobrevivencia: el cantante, el pintor, el vendedor de caldo de mote, entre otros, se dan cita en esta nueva propuesta. Ella los visita día a día a través de su trabajo como ama de casa y como documentalista de su propia vida. Su arte radica en recuperar la labor de las manos del propio artista en las manos de otros y en imponer algo de ternura en la rudeza de una vida sobrevivida a pulso

NO SE GANA PERO SE GOZA

Por César Ramos Aldana, curador independiente

La joven artista Liliana Ávalos viene librando una lucha personal por crear desde su cotidianeidad un lenguaje que le permita sustentar un discurso artístico donde habite lo nacional centrado en aquellos temas domésticos que la desbordan y la colman. Una forma que ha encontrado la artista para expiar sus tensiones y aplacar sus iras ha sido apropiarse de sus limites y confines a través de su trabajo pictórico. El imaginario que ella reivindica aflora en cada uno de los objetos que ha desarrollado: mullidos y apachurrables, no como representación de aquel confort que ofrece el rostro consumista de plazos perentorios y en cómodas cuotas mensuales, sino en el disfrute trágico de la jaula de oro que se torna, en su discurso plástico, expresión de rebeldía lozana, juguetona e irónica al expropiarle al capital las enrevesadas formas de la alienación.

He aquí donde Ávalos fortalece su visión. Esta nueva exposición individual nos ofrece un insólito recorrido en los agrestes contornos de su día a día. En la apropiación de sus disgustos y sin sabores frente a esa comodidad pretendida y soñada, símbolo medible del gran logro clase mediero a la que aspira toda familia que se respete, con empuje y pretensiones. Sus escenas fotografiadas, pintadas o serigrafiadas, se componen de una manera fácil de entender, su arte representa aquel mundo de las cosas reconocibles, aquellas que le atraen a las masas, escenas de ciudad llenas de color y movimiento, aquel que sustenta el tipo de arte no académico y que es paralelamente popular porque se sirve de temas cotidianos relacionados directamente con la exaltación de lo sencillo y común. Mas que documentar la realidad hay una tensión entre la aparente concentración y las fuerzas inherentes del mercado.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai