Menu
Categories

Sobrinos de la primera dama de Venezuela son condenados a 18 años de cárcel
14/12/2017 Internacional

El juez de distrito Paul Crotty sentenció a Franqui Francisco Flores de Freitas y a Efraín Antonio Campo Flores, sobrinos de Cilia Flores, la esposa del mandatario venezolano Nicolás Maduro.

Los hombres fueron arrestados en Haití en noviembre del 2015 y fueron llevados a Estados Unidos después de una operación encubierta de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por su sigla en inglés).

Los fiscales dijeron que ambos conspiraron para usar un hangar presidencial de un aeropuerto venezolano para enviar 800 kilogramos de cocaína a Honduras, los que posteriormente viajarían a Estados Unidos.
La fiscalía federal había pedido al juez que impusiera una sentencia no menor a 30 años de prisión para los venezolanos y multas entre los 50.000 y los 10 millones de dólares.

– Operación encubierta –

Los dos sobrinos fueron detenidos en Haití en noviembre del 2015 por la DEA, que llevó a cabo operaciones encubiertas en Venezuela y Honduras para capturarles.

Habían viajado a Haití en un avión privado y con pasaporte diplomático para ultimar detalles con su contacto para mandar la cocaína, que sería enviada desde Venezuela a Honduras y de allí a Estados Unidos.

La sentencia había sido aplazada varias veces a la luz de nueva evidencia presentada por la fiscalía, incluidos chats telefónicos entre los dos acusados en los cuales intercambian fotos de una cabeza decapitada y un cuerpo desmembrado, y chats entre los acusados y otras personas en los cuales se discuten presuntos asesinatos.

“En este caso, el gobierno busca una sentencia a cadena perpetua contra acusados sin antecedentes penales, donde no hubo droga incautada y no hubo acusaciones de violencia”, dijeron los abogados defensores Randall Jackson y David Rody en una carta al juez Crotty.

– “Venganza” –

Cilia Flores consideró el arresto de sus sobrinos como un “secuestro” y dijo que se trataba de “una venganza”. Para Maduro, la meta de Estados Unidos es atacar a su gobierno.

“¿Ustedes creen que son casualidad (los ataques)? ¿Que el imperialismo haya creado una causa que tiene como único objetivo atacar a la primera dama, a la primera combatiente, a la esposa del presidente, ustedes creen que es casualidad?”, preguntó el mandatario socialista hace poco más de un año, durante un mitín.

Los factores agravantes del caso son la intención de enviar más de 450 kg de droga a Estados Unidos, el uso de un arma de fuego, el uso de un avión en conexión con la conspiración, supervisión de otras personas o el pago de sobornos a fuerzas del orden.

Los dos venezolanos escucharon la audiencia a través de audífonos.

El juez se dijo sorprendido por cómo habían actuado y consideró que “no fueron los traficantes más astutos”.

Uno de los abogados de los acusados, Randall Jackson, argumentó en una audiencia celebrada en octubre que “hay cero pruebas” de que las armas eran de sus clientes (fotos de un arma aparecieron en el teléfono de uno de los sobrinos), que nunca transportaron droga en un avión ni pagaron sobornos y que no eran jefes de nadie, pero el juez desestimó sus objeciones.

“Todo es parte de lo mismo: (estos factores) les daban más chances de tener éxito” en su conspiración, dijo el juez Crotty.

El juez rechazó no obstante otros dos factores agravantes presentados por el gobierno, dando la razón a la acusación: obstrucción de justicia y amenaza creíble de violencia para cometer el crimen.

Fuente: AFP / EFE

  
*