Martes, 21 de Septiembre del 2021
turismo


¿Por qué aumentaron los fraudes cibernéticos?

Publicado el 12/08/21

El fraude cibernético es la estafa realizada a través de una computadora conectada a internet. El delincuente acude a herramientas tecnológicas para acceder o vulnerar cualquier sistema de contraseñas y seguridad

Hecha la ley, hecha la trampa dice la frase favorita de estos individuos que con buena base de conocimientos informáticos generales pueden ingresar a cualquier sistema y poder sacar provecho de cualquier manera modificando o extrayendo todo contenido, todo esto acompañado con un engaño que hace que el estafado ingrese o comparta datos personales los cuales facilitan el ingreso a las bases de datos o tarjetas de crédito.

Los ciberdelincuentes ofrecen ofertas atractivas con un anticipo aparte, piden transferencias bancarias a cuentas personales a través de la venta de artículos que son en su mayoría costosos, invitan por mensajes instantáneos a ingresar a los servicios de la banca en línea solicitando descargar e instalar aplicaciones o por medio del nombre de usuario y contraseñas en páginas web apócrifas. Otra técnica utilizada por estos estafadores es la persuasión de sus consumidores a seguir las negociaciones de adquisición del producto fuera de la plataforma digital.

Existen cuatro tipos principales de fraudes cibernéticos:

●        Compra de artículos online

Además de la piratería encontramos estados irreales de los productos, los cuales no cumplen con las características con las que son ofertados, se omite información de contacto, las víctimas no pueden reclamar ni reciben respuestas

●        Pharming / Sitios con Virus

Sitios maliciosos rondando por la web. Una vez que la víctima ingresa, se produce la descarga de un software que roba información sensible como contraseñas o datos bancarios.

●        Phishing / Suplantación de Identidad

Se hacen pasar por una empresa de confianza, luego piden datos personales o financieros. Este tipo de fraude se produce mediante correo electrónico, redes sociales o incluso llamadas.

●        Carding / Robo de Tarjetas Bancarias

Es el uso ilegal de las tarjetas de créditos, el delincuente realiza la estafa por llamadas telefónicas o email, así consigue los datos de la tarjeta de la víctima y realiza compras reiteradas veces.

Si bien no se cuenta con cifras oficiales que reflejen las consecuencias de este delito, la Organización de los Estados Americanos (OEA) estima que la ciberdelincuencia ocasiona costos de aproximadamente 575,000 millones de dólares al año.

Los tipos de fraudes electrónicos más comunes durante la emergencia sanitaria estuvieron relacionados con temas como el covid-19 para ataques en línea.

Estas son las modalidades más frecuentes de estafas online en el Perú:

  1. Páginas falsas de negocios en Facebook.

Los ciberdelincuentes ofrecen a la venta de balones de oxígeno, mascarillas, mamelucos, entre otros productos relacionados a la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus.  Exigen el pago anticipado y las víctimas no reciben los productos ofrecidos.

Las bandas criminales operan con terceros que fueron previamente captados para crear cuentas bancarias y entregar sus tarjetas de débito a cambio de una comisión de 20 a 100 soles. Estas personas son las primeras en ser capturadas por la Policía.

  1. Suplantación de la identidad de marcas. 

La Policía también ha detectado casos de estafas en línea en las que las bandas criminales trabajan con especialistas en informática que crean páginas web falsas suplantando la identidad de destacadas marcas para engañar a los usuarios.

 3.Falsas ofertas de trabajo.

Crean páginas falsas de reconocidas empresas con inexistentes anuncios de oportunidades laborales. Los postulantes no solo envían sus datos personales que pueden ser usados en otras estafas en línea, también se les exige un pago por “certificaciones”. Luego de pagar, se pierde el contacto con la supuesta empresa y esto evidencia el engaño.

En el país, la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología de la Policía Nacional (Divindat) busca empoderar a los consumidores para prevenir los fraudes cibernéticos.

Las instituciones de seguridad nacional emprendieron iniciativas para preservar un entorno digital seguro y resiliente, y a la vez también promover la cultura de denuncia ante posibles delitos cibernéticos en beneficio del consumo responsable.

En caso de ser víctima de un delito cibernético, se debe considerar lo siguiente:
  • Realiza capturas de pantalla y copia las direcciones electrónicas de las páginas web; guarda mensajes, correos electrónicos, fotos y conversaciones, y todo lo que se crea conveniente como para tener un respaldo digital. Las falsas webs son desactivadas luego de la estafa, por eso, es necesario sacar capturas de pantalla como evidencia, además los estafadores suelen eliminar los mensajes enviados y los usuarios no podrán visualizarlos.
  • Además de hacer una captura, debes reportar y bloquear el perfil (en la red social y/o correo electrónico) y compartirlo para difundir al estafador.
  • Si eres padre o madre o tienes un menor de edad a cargo, fomenta a resolver el problema y a prevenir en el futuro.
  • Llama gratis al al 1818 o al teléfono (01) 431-8898. Asimismo, usted puede acudir directamente a la oficina de la Divindat en el piso 9 de la av. España N.° 323, Cercado de Lima.
  • Si eres un oficial de seguridad digital o informática en una institución pública o privada, puedes reportar incidentes de seguridad al Centro Nacional de Seguridad Digital: incidentes@cnsd.gob.pe o al teléfono 01 2197000.
  • Si crees que los datos han sido comprometidos, se debe cambiar inmediatamente las contraseñas de acceso y contactarse con el soporte técnico correspondiente de la cuenta o sistema afectado
  • El coronel PNP Cruz recomendó no realizar transferencias a cuentas personales y verificar en la web de la Sunat que exista la empresa solicitando el número de RUC.

Si tus padres ingresaron al mundo del internet es necesario que puedas informarles sobre los peligros que existen, ya que la mayoría de las estafas son hechas a gente de mayor edad. Para los delincuentes, estas personas son las más vulnerables, ya que son fácilmente persuadidos si no están al tanto.

Tendencia Creciente de Estafas Online

En nuestro país las cifras del Ministerio Público evidencian que las denuncias por delitos informáticos se incrementan aceleradamente año a año.

De octubre de 2013 a julio de 2020, las fiscalías penales y mixtas registraron 21,687 denuncias, de las cuales el 78% de los delitos registrados es por fraude informático, seguido por el delito de suplantación de identidad (13%) y delitos contra datos y sistemas informáticos (6%).

El delito con mayor cantidad de registros, dentro del fraude informático, corresponde a las operaciones y transferencia electrónicas y/o de fondos no autorizados, con el 86%.

Asimismo, se observa que el registro de los delitos ha tenido un ritmo creciente año a año, donde los registros del 2020 representaron el 134% de crecimiento en comparación a los registros del 2017.

Durante los meses de enero y abril del 2021, se han registrado aproximadamente 1200 denuncias de delitos cibernéticos. Principalmente, estas denuncias están vinculadas al fraude electrónico y suplantación de identidad. Es decir, que desde que se inició el año, la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología (Divindat) ha venido recibiendo alrededor de 300 denuncias cada mes. 

El 49% de las empresas peruanas encuestadas por un estudio realizado por Marsh y Microsoft, percibió un incremento en los ataques cibernéticos a raíz de la pandemia, y el 21% considera que la ingeniería social (phishing) es el ciberataque que más se ha incrementado, mientras que el 20% considera que ha sido el malware.

Una de las razones principales que ocasionaron la suba de fraudes electrónicos es la situación emergente del Covid 19 que claramente no trajo solamente problemas y preocupaciones respecto a la salud. Con el aumento de compras, ventas, transacciones, depósitos y del tráfico cibernético en sí; las estafas crecieron notablemente. No solamente la causa se encuentra en el aumento inédito del e-commerce sino también en el trabajo remoto, que es de los factores que incrementó los casos de estafa cibernética vía phishing.

Los fraudes de identidad por email y los robos de datos han sido algunos de los crímenes más reportados en la región durante la pandemia de coronavirus, aun así, presentan un alto riesgo no sólo para los clientes de comercios electrónicos, sino también para entidades y empresas financieras.

Con el fenómeno de la digitalización masiva y el aumento del e-commerce a raíz del aislamiento por Covid, los ciberdelincuentes encontraron nuevas y más formas de criminalizar. Hay más víctimas potenciales para poder atacar: personas vulnerables por falta de ejercicio preventivo o empresas que no toman debidos recaudos de seguridad.

De acuerdo a la analista Melisa Murialdo, otros de los factores es la baja concientización que hay acerca de la privacidad que facilita el mecanismo del fraude informático. Los formularios nos piden nuestros datos personales como el DNI, el teléfono celular para poder avanzar en compras, llenar currículums vitae; pero no nos aseguran que los mismos están protegidos y no tenemos forma de poder negarnos y como todas lo hacen tampoco podemos a veces encontrar fácilmente la fuente de filtración de nuestros datos. Podríamos decir que el mundo de la tecnología siempre tendrá su punto débil, ya que grandes potencias mundiales han sufrido de estos ataques y hasta el día de hoy no se encuentran los culpables; no obstante, ante el marcado y constante avance de los delitos y estafas en internet, la importancia de prevenir y estar informado en épocas de Coronavirus no se limita sólo al área de la salud.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *







Carros Hyundai