Jueves, 2 de Diciembre del 2021
turismo


Unión Europea detecta un auge de desinformaciones procedentes de medios rusos

Publicado el 20/03/20

Rusia está desplegando su potencial cibernético para convertir el coronavirus en instrumento para sembrar confusión y extender el miedo en Europa. Estas maniobras pueden tomar la forma de especulaciones rebajando el impacto del Covid-19 al de una simple gripe, como publicó una plataforma pro Kremlin, o bien la de augurios dramáticos advirtiendo de que este virus acabará con la civilización que conocemos. “¿Cuáles serán los próximos pasos lógicos después de la marcha triunfal del coronavirus a través del planeta? En el mejor de los escenarios, la aparición de varias zonas relativamente cerradas, civilizaciones, grandes espacios, y en el peor de los casos, un mundo de Mad Max y de Resident evil ”, intoxica Geopolitica.ru.

Otras plataformas lanzan teorías conspirativas, situando el origen del virus en una poderosa arma biológica que preparaban los norteamericanos, o acusando a las grandes farmacéuticas de exagerar su impacto para sumar ventas, sin olvidar mencionar nombres de personalidades supuestamente infectadas como el papa Francisco.

“Están jugando con las vidas de la gente”, advierten los portavoces de la Comisión Europea

Según el análisis que hace el equipo de expertos del Servicio de Acción Exterior de la UE, el objetivo de la desinformación pro Kremlin no es vender una idea determinada, sino confundir a la audiencia, expandir “hechos alternativos”. Es una práctica habitual de los medios prorrusos que ahora ha encontrado una nueve fuente de alimentación con esta pandemia. Los equipos de la UE han detectado una campaña de desinformación significativa llevada a cabo por estos medios para empeorar la percepción del impacto del coronavirus, causar desconcierto y disparar la alarma social.

“Nosotros subrayamos que la fuente o bien está basada en Rusia, o bien puede ser rastreada hasta una plataforma que es obviamente o ha sido identificada en el pasado como pro Kremlin”, dijo el portavoz de la Comisión Europea, Peter Astano, quien reconoció que se ha producido un aumento de esta desinformación alimentada desde fuera de la Unión Europea por medios o plataformas con relación directa o indirecta con Moscú.

Son afirmaciones que se basan en los análisis que lleva a cabo de forma regular la East StratCom Task Force creada en el 2015 por la UE con el objetivo específico de vigilar las campañas de desinformación que lleva a cabo Rusia.

Desde Moscú se niega cualquier implicación en estas campañas de desinformación relacionadas con el coronavirus. “Son alegaciones infundadas que, en la actual situación, son probablemente el resultado de una obsesión antirrusa”, dijo el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov. El desmentido tiene poca credibilidad en Bruselas. “Ya se sabe que la reacción oficial de Rusia es distanciarse y decir que no son ellos”, dijo el portavoz de la Comisión.

En un documento interno del Servicio de Acción Exterior de la UE, dependiente del alto representante, Josep Borrell, que cita la agencia Reuters, se indica que “el objetivo primordial de la desinformación del Kremlin es agravar la crisis de salud pública en los países europeos (…) en línea con la estrategia más amplia del Kremlin de subvertir las sociedades europeas”. Los expertos europeos han detectado cerca de 80 casos de desinformación desde el 22 de enero y destacan como el canal sostenido con fondos públicos de Rusia RT en español se sitúa en la posición número 12 entre las fuentes más populares para seguir la información sobre el coronavirus entre enero y mitad de marzo. Estos datos se basan en la cantidad de noticias compartidas en los medios sociales.

Los análisis de la task force europea que sigue la desinformación procedente de Rusia subrayan que la función de estos mensajes, expandidos a una audiencia internacional por las plataformas pro Kremlin, es “sembrar la discordia”. Estos portales y medios bombardean a la audiencia con docenas de declaraciones distintas, versiones, explicaciones, filtraciones, supuestas revelaciones sensacionales y teorías conspirativas. Todo para socavar la credibilidad de los servicios de salud y de las autoridades nacionales e internacionales.

“Están jugando con las vidas de la gente –dijo el portavoz de la Comisión, Peter Stano–, por ello nuestro mensaje a la gente es que tengan mucho cuidado”. Se trata de comprobar las fuentes y no caer en las trampas que se plantan, en los bulos y las medias verdades que muchos usuarios contribuyen a expandir dándole al botón de retuitear, sin la más mínima verificación.

FUENTE: LA VANGUARDIA



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *







Carros Hyundai