Jueves, 22 de Octubre del 2020
turismo


Desgarradoras escenas en pasión y muerte de Jesús

Publicado el 04/04/15

Bajo un inclemente sol y en una reverberante loza del parque principal de Ciudad Eten (Chiclayo-Lambayeque) al mediodía de este Viernes Santo, Anthony Brayan Silva Zarpán, representando a Jesús de Nazareth, en el torso desnudo recibió unos cuarenta azotes de manos de jóvenes soldados; al punto que centenares de pobladores de ese distrito y otros lugares de la región seguían con expectativa las incidencias de tan dramático suceso protagonizado por unos 150 jóvenes de esta localidad.

Los latigazos se dieron cuando a Jesús lo presentaron en su periplo judicial entre Anás, Caifás, Pilatos y Herodes, previa su Vía Crucis que lo llevó a un recreado Monte del Calvario frente al Santuario del Divino Niño del Milagro, donde se escenificó su crucifixión.

En el parque de Ciudad Eten se observaron episodios de burlas y torturas a cargo de los sayones que incluso colocaron a Jesús una corona de espinas. Tras lavarse las manos, Pilatos puso en manos de la multitud si salvar a Cristo o a Barrabás, condenándolo así a muerte.

Aquí, Leydi Espinoza Morales, quien dramatizó a una desconsolada María y Arnaldo Silva López, que hizo del frío Pilato, fundieron sus versiones histriónicas con lo que, según los evangelios canónicos, pasó en esos momentos por la vida de Jesús. Los gritos desesperados de María, que presenciaba el sacrificio de su amado hijo por salvar al mundo, taladraron el alma de los lugareños.

Niños, jóvenes y adultos, se sintieron estremecidos ante tan reales y desgarradoras escenas que dicen de los últimos días cruciales que vivió Cristo en la tierra y acompañaron el camino de Jesús por las estaciones preparadas por diversas calles de la ciudad. Así, Anthony Brayan fue cargando la cruz desde el parque principal de Ciudad Eten hasta los cerca de dos kilómetros que separan este lugar con el Santuario del Niño del Milagro, frente al cual, en un montículo natural, se escenificó el Gólgota.

En el Monte del Calvario ya permanecían las cruces con Dimas, el buen ladrón, a su derecha y Gestas, el Mal Ladrón, a su izquierda. El drama llegó a su punto más impactante cuando Leydi Espinoza,  María, se acercó hasta el madero y se arrodilló besando los pies de su hijo. Con gritos desgarradores imploró por su vida. Anthony Brayan, Jesús, sólo atinó a decir: todo está consumado. Y expiró.

Varias horas antes, en la noche del Jueves Santo, también en el parque principal de Ciudad Eten y con la presencia de centenares de pobladores, se escenificó la oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní, la traición de Judas, el arresto y la pasión de Jesucristo.
 
La Semana Santa

La Semana Santa en Ciudad Eten se inició el domingo pasado. La bendición de las palmas fue en la Av. Mariscal Castilla y luego los feligreses encabezados por el P. Eleuterio Vásquez Gonzales, párroco del lugar, llegaron a la iglesia Santa María Magdalena. La imagen de Jesús ingresando a Jerusalén, fue trasladada en un burrito.

El grupo “Jóvenes promoviendo la fe católica” que promueve las escenificaciones, tiene como coordinador general y responsable teatral a Luis Gabriel Reque Chafloque. Junto a él cuidan cada detalle los jóvenes Erick Mocsup Ucancial, coordinador de asuntos oficiales; Sandra Castro Reque, coordinadora de economía y actividades; Viviana Cumpa Millones, coordinadora de vestuario; Bruno Reque Rubio y Aldair Ángeles Millones, coordinadores de prensa y propaganda; Deysi López y Carlos Nuntón, coordinadores de asistencia teatral y Jesús Senmache Velásquez, coordinador de disciplina. Entre los jóvenes que participan del espectáculo, se cuentan estudiantes de las Instituciones Educativas “Pedro Ruiz Gallo” y “Sabiduría de Dios”, así como de los diferentes grupos parroquiales de esta que es considerada como la “Tercera Ciudad Eucarística del Mundo”.

Cabe señalar que el reto comenzó en el 2013, cuando tres jóvenes se propusieron demostrar cómo vivir y reflexionar la Semana Santa. Así, la primera escenificación congregó a 50 jóvenes y se hizo en un día. Para el 2014 se integraron 120 jóvenes –entre ellos escolares de la Institución Educativa Pedro Ruiz Gallo– y las escenas se representaron durante dos días. Por primera vez se hizo una peregrinación desde la ciudad hasta el santuario del Divino Niño del Milagro.

Los jóvenes elaboran ellos mismos sus vestuarios y asumen con profesionalismo la dirección de cada escena. Este año cuentan con la asesoría espiritual del P. Eleuterio Vásquez Gonzales. “Para solventar el costo de las vestimentas, nosotros realizamos actividades, pero también recibimos la colaboración de algunos paisanos así como el respaldo económico de nuestros padres”, refiere el coordinador general, Luis Gabriel Reque Chafloque.

Jesús León Ángeles 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *






Carros Hyundai